El 2 de septiembre de 2015 nos llegaba una imagen que conmovía al mundo, pero no le hizo cambiar lo suficiente para entender lo que hace falta para ayudar a terminar con el terrible conflicto de Siria.

El pequeño Aylan muerto ahogado en una playa de Turquía.

La imagen del cadáver de un niño de 3 años ahogado en una playa de Turquía se divulgaba en múltiples fotografías, causando indignación y dando a conocer al mundo una realidad que por entonces muchos desconocían.

Según la ONU, más de 360.000 migrantes llegaron a Europa a través del Mediterráneo en ese año 2015. De los cuales 2800 fallecieron durante la travesía.

En el mundo se rindieron múltiples tributos a la muerte de Aylan Kurdi, y entre ellos un incalculable número de dibujantes plasmaron el terrible hecho.

Ese mismo mes la Unión Europea decidió dar un pequeño paso, llegando a un acuerdo de “reparto de refugiados”. La cifra finalmente se decidió que fuera de 160.000 refugiados en dos años, con el objetivo de aliviar a los países de llegada: Grecia e Italia.

Han pasado 2 años desde aquel triste acontecimiento y lejos de reducirse el número de muertos en el Mediterráneo y sin ningún tipo de respuesta por parte de la UE para impedirlo.

La cifra de niños refugiados ahogados mientras trataban de alcanzar las costas europeas, desde que apareciera Aylan en las playas de Turquía en el 2015, asciende a más de 500, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Save the Children el pasado viernes organizó un acto para denunciar la “falta de voluntad política” para solucionar la crisis de los refugiados.

En la plaza de Colón de Madrid se simuló una playa con cerca de 500 siluetas, una por cada niño refugiado muerto en el Mediterráneo.

Con este acto querían rendir homenaje a las víctimas y recordar a la Unión Europea que es absolutamente necesario que  los Estados establezcan vías seguras y legales para aquellos que huyen de la violencia y el conflicto porque de otra manera la cifra de muertos y desaparecidos en el mar no van a cesar.

 

Save the Children exige a la Unión Europea:

Que mejore las vías seguras y legales para que los refugiados puedan solicitar asilo en los países de origen o tránsito y asegure unas políticas de retorno basadas en el respeto de los derechos humanos.

Que forme parte de las operaciones de búsqueda y rescate de migrantes y refugiados en el Mediterráneo y facilite el trabajo de las organizaciones humanitarias en las mismas.

Que en los programas de reubicación y reasentamiento se priorice a la infancia, especialmente a los menores extranjeros no acompañados, que siguen esperando en Grecia, los Balcanes e Italia. Los procedimientos deberían tener siempre en cuenta el interés superior del menor, así como las necesidades, habilidades y preferencias de los solicitantes de asilo.

Compromiso de España y la Unión Europea para acoger a los refugiados

Nos encontramos ante el mayor movimiento de personas en el continente europeo desde la Segunda Guerra Mundial.

Los refugiados están llegando principalmente a Grecia, cruzando el mar Egeo, y a Italia desde las costas de Libia, y sus países objetivo son sobre todo Alemania y Suecia.

La Unión Europea se comprometió a llevar a cabo un programa de acogimiento de refugiados, que afectan a sirios y eritreos, entre todos los países que la forman, dando refugio a 160.000 personas en dos años, y hasta ahora se ha ayudado solamente a 44.400.

El próximo 26 de septiembre se termina el plazo para que España cumpla su compromiso de acoger a más de 17.337 refugiados. Antes del 20 de julio 1.499 personas reasentadas de Turquía, Líbano o Jordania, y antes del 26 de septiembre 15.888 refugiados reubicados de Italia o Grecia.

A 26 días para que termine dicho plazo solo han llegado a nuestro país 1.888 personas, un 10,8% de lo comprometido.

Mientras tanto, más de 62.000 refugiados permanecen bloqueados en Grecia, incluyendo a 14.300 en las islas. De ellos, 20.300 son niños y 2.200 han hecho el viaje solos.

En lo que llevamos de año 2017 más de 2.410 refugiados y migrantes han muerto o han desaparecido en el Mediterráneo mientras que el número de personas que sí han conseguido alcanzar la costa asciende a 120.975.

La ruta central establecida entre Italia y Libia, considerada la más peligrosa, sigue siendo el trayecto más mortífero con 2.244 víctimas en 2017.

Las políticas basadas en la seguridad y no en los derechos humanos no sólo provocan muertes, sino que impiden a los que sí que han podido llegar desarrollar una vida plena en Europa.

A finales de julio, sólo Malta ha cubierto la cuota de refugiados que se le asignó, calculada en función del nivel de renta y población de cada país.

Letonia, Noruega, Finlandia, Lituania, Luxemburgo y Suecia estaban cerca de hacerlo mientras que los grandes países, en especial Francia y España, siguen resistiéndose a la hora de cumplir lo pactado.

Por otro lado los grandes países del Este (Polonia, Hungría, Eslovaquia y República Checa) directamente no han querido participar en el plan.

Cuando escuchamos a ciudadanos europeos quejarse de la llegada de refugiados, deberían pensar y reflexionar que países mucho más pequeños y con muchos menos recursos como Jordania o Líbano acogen en la actualidad a millones de refugiados.

El medio millón de personas que han entrado en Europa no representan más que un 0,1% del total de la población europea. Esta cifra es insignificante si se compara con el 25% de refugiados que acoge Líbano o el 20% de Jordania. Visto con perspectiva la argumentación de que estamos sufriendo una avalancha de refugiados, no es más que una mera disculpa para no cumplir con nuestras obligaciones de “Derechos Humanos”.

Parece que la nueva política de la UE, en vista de la incapacidad de cumplir con lo pactado sobre el reparto de refugiados y de gestionar el continuo flujo de personas que huyen de la guerra, en palabras de Óscar Camps, director de la ONG Proactiva Open Arms es “externalizar“:

“La política de la UE es externalizar fronteras y pagar a terceros países para que hagan el ‘trabajo sucio’ saltándose los derechos humanos, la Convención de Ginebra y todos los convenios internacionales a los que Europa está suscrita. Esta es la realidad y el resto es demagogia”

Según Camps se está llevando a cabo una campaña de descrédito de la labor de las ONG´s:

“Primero hay que desacreditar a las ONG porque dejan en evidencia a la UE y a su inacción en cuanto a las labores de salvamento en el Mediterráneo. Una vez conseguido eso, hay que ponerles normas para que no hagan lo que quieran, las cuales aceptamos porque son las mismas que ya cumplimos.”

El acuerdo de la UE con Turquía

En marzo de 2016 los dirigentes europeos se reunieron en Bruselas y acordaron que:

Toda persona que llegara de manera irregular a las islas griegas sería devuelta a Turquía, solicitantes de asilo incluidos.

A cambio, Turquía recibiría 6.000 millones de euros para atender a la inmensa comunidad de refugiados que acogía el país, los nacionales turcos podrían viajar a Europa sin visado y, cuando disminuyera el número de llegadas irregulares, se activaría un programa humanitario de carácter “voluntario” para trasladar a personas sirias desde Turquía hasta otros países Europeos.

No está claro que las condiciones del acuerdo sean legales, pues las devoluciones de solicitantes de asilo a un tercer país que no les ofrece igual protección no son admisibles según la Convención de Ginebra, más aún a un estado que no es miembro pleno de la misma.

Además la premisa en que se basaba el acuerdo de “que Turquía es un lugar seguro para las personas refugiadas” es más que cuestionable según Amnistía Internacional.

En los meses siguientes a la entrada en vigor del acuerdo, los comités de apelaciones sobre asilo de Grecia resolvieron en muchos casos que Turquía no ofrecía protección real a los refugiados.

El acuerdo de la UE con Libia

La UE firmó con Libia el 6 de julio de 2017 un acuerdo para frenar la llegada de africanos a Europa.

Libia es un estado fallido, sin un gobierno estable, con tres facciones que se disputan el poder, de las que la UE sólo reconoce al Consejo Nacional de Transición.

“Es realmente alarmante que se haya llegado a un acuerdo con un país como Libia que no respeta los derechos humanos y que permite el asesinato, la esclavitud, la violación, entre otras violencias.”

En palabras de Óscar Camps, director de la ONG Proactiva Open Arms

“Libia, a través de uno de los grupos armados que tiene el control de la ciudad de Trípoli -único reconocido por Europa, que se le financia, se le dota de material y se le instruye-, ha pasado de una actitud de vigilancia expectante, de control de sus aguas territoriales, a una actitud muy agresiva, por no decir hostil”

Según esta ONG el 30% de la población Libia vive del tráfico de personas. En lugar de poner medios para perseguir a los refugiados en el mar, deberían poner los medios para perseguir a las mafias por tierra, pero claro, en ese caso las mafias no recibirían el dinero de los refugiados a los que trasladan hasta llegar a las costas, ahora vigiladas por Libia.

Fuente. Leer más en El Diario

El infierno de los refugiados

Parece ficción, pero todo indica que lo que está ocurriendo es que el infierno ya está aquí.

Los refugiados que huyen de la guerra sufren el acoso de las mafias para llevarlos al “paraíso europeo”. Pues bien, parece que gran parte de esas mafias destinan el dinero a financiar el yihadismo que les ha hecho huir de sus países.

Primero a los refugiados les bloquearon la ruta de los Balcanes. Más tarde la UE intenta evitar que lleguen por el Mediterráneo a Grecia e ITalia y firma un acuerdo con Turquía, un país en el que los derechos humanos dejan mucho que desear. Ahora con el acuerdo de la UE con Libia, se premia a un país que se nutre en gran medida de la mafia que traslada por tierra a refugiados hasta las costas.

¿Hasta cuando vamos a dejar que exista este infierno?

¿Pensamos que a nosotros no nos va a llegar?

Lo mismo pensaron los países europeos de los atropellos nazis y al final llegó la II Guerra Mundial.

España debería ser más acogedora

Cerca de 500.000 españoles refugiados llegaron a Francia en 1939 en los últimos meses la Guerra Civil Española, huyendo de las temibles represalias de los fascistas, que declararon el final de la guerra el 1 de abril de 1939.

El exilio de los españoles constituyó para el gobierno francés un problema económico y político. Se promovió la re-emigración a terceros países tales como México, Chile y República Dominicana, las tres únicas repúblicas americanas que aceptaron oficialmente a los republicanos españoles.

Los españoles soportaron insufribles condiciones en los improvisados campos de internamiento, coincidiendo además con el pleno invierno, durmiendo en la mayoría de los casos en las playas sin un techo y apenas comida que llevarse a la boca, todo esto después de haber sufrido una guerra y haber visto como morían sus compatriotas, quedaban mutilados o “habían sido desaparecidos” por las tropas fascistas.

España, que no hace tanto tiempo sufrió en sus carnes las miserias de una guerra, debería sentirse si cabe más solidaria con estos refugiados del Siglo XXI, y sus ciudadanos deberían exigir al gobierno que cumpla con sus compromisos con la Unión Europea, con los Refugiados y con la Humanidad.

La petición en Amnistía Internacional

NO DEJES QUE SE AHOGUEN: INSTA AL GOBIERNO DE ESPAÑA A CONSIDERAR LA VIDA POR ENCIMA DE TODO

Para firmar la petición

Hasthags

Tuits de interés

 

Fuentes y enlaces de interés

Save the ChildrenAcción en calle: Dos años después de Aylan, una playa en colón rinde homenaje a los más de 500 niños que han muerto en el Mediterráneo 1-09-2017

Amnistía Internacional. El acuerdo UE-Turquía, un año de vergüenza para Europa. 20-03-2017

Infolibre500 siluetas de niños recuerdan en Madrid a los ahogados en el mar dos años después de la muerte de Aylan 1-9-2017

PúblicoEuropa destina 130 millones a convertir Libia en su nuevo ‘muro’ antiinmigración 8-2-2017

CTXTEuropa, barrera para los refugiados. 20-06-2017

La Vanguardia. La brecha de la solidaridad agrieta la UE

El Diario“La UE quiere echar a las ONG porque son testigos incómodos de la realidad del Mediterráneo”. 14-08-2017

InfolibreEl presidente del Parlamento Europeo quiere un acuerdo migratorio en Libia similar al de Turquía

Sin Permiso. UE-Libia: un acuerdo vergonzoso a costa de los refugiados 11-07-2017

InfolibreEspaña ha recibido 604 de los 18.000 refugiados que se comprometió a reubicar antes de finales de 2017. 26-09-2016

BBCCrisis migratoria europea: quién era Alan, el niño ahogado junto a su familia en Turquía. 2-9-2015

PlayGround16 conmovedoras ilustraciones para homenajear al niño sirio ahogado. 4-9-2015

Capital¿Quién era Aylan, el niño ahogado en el mar de Turquía? 

Canal N. Aylan Kurdi: marroquíes rinden tributo al niño sirio ahogado 7-9-2015

Pueblos en resistenciaLos refugiados sirios y la mano negra de la CIA. 20-09-2015

Wikipedia. Exilio Republicano español.

Biblioteca virtual Miguel CervantesExiliados y emigrados: 1939-1999

Exiliados Republicanos1939. El éxodo republicano

El País. El Gobierno libio prohíbe a las ONG entrar en sus aguas

El EspañolAsí son las cuatro rutas de la inmigración a Europa. 24-10-2015

Europa PressGrecia no tiene refugiados para reubicar y CEAR denuncia que el programa es un “fraude”. 7-09-2017

El HuffPost. CEAR denuncia que hay 21.000 expedientes de asilo sin resolver en España.

El HuffPost. Este es el argumento de España para incumplir su cuota de refugiados. 22-06-2017

El HuffPost. Bruselas urge a los países de la UE a acoger más refugiados del Mediterráneo central. 29-08-2017

CEARCEAR denuncia el fracaso de los acuerdos de reubicación y exige una revisión inmediata de los criterios del programa para que se cumplan los compromisos adquiridos 7-09-2017

El PaísLas nuevas esclavas del siglo XXI. 4-09-2017

La VanguardiaGrecia comunica a España que ya no tiene ninguna persona reubicable. 7-09-2017

PúblicoLa UE, lejos de cumplir su compromiso de acogida de refugiados. 20-06-2017

Organizaciones

venidya.org – @VenidYa

proactivaopenarms.org – @openarms_fund