Viñeta Eneko – @EnekoHumor

Artículo de Caracola – @carolacaracola5

 

Vienen sucediendo una serie de acontecimientos últimamente que me hablan, una vez más, de la deficiente calidad democrática en la que vivimos. Nada nuevo pero no deja de ser necesario recordarlo para que no dejemos de ser muy conscientes.

Me estoy refiriendo concretamente a la tolerancia y sobre todo a la dificultad para erradicar al fascismo de nuestra sociedad. El fascismo es una ideología intolerante, entre otras cosas, lo que la hace incompatible con un sistema democrático, por eso otras democracias que sí son maduras lo han erradicado de sus sociedades por la vía de la ilegalización como a cualquier otra amenaza contra el sistema.

Anomalías democráticas en nuestro Estado sabemos que hay muchas y casi todas proceden de la tolerancia con el mantenimiento del legado franquista. La más flagrante es la existencia de una Monarquía que se nos impuso por expresa designación del dictador Francisco Franco desde dos días después de su muerte y que 43 años después ningún Gobierno se ha cuestionado ni se ha atrevido a contravenir la voluntad del dictador.

¿Qué voy a decir del Monumento al fascismo? El Valle de los Caídos. Un santuario en honor al dictador, un templo de homenaje al franquismo y una fastuosa ofensa y humillación a las víctimas del Franquismo que están enterradas allí, junto a su asesino como ofrendas y triunfos de un régimen sanguinario y fascista. El Valle de los Caídos es una gigantesca burla al enorme sufrimiento que padeció este país.

Otro claro ejemplo de tolerancia inadmisible con el fascismo es la existencia de la Fundación Francisco Franco dedicada, según se cita en sus fines, a “Difundir y promover el estudio y conocimiento sobre la vida, el pensamiento, el legado y la obra de Francisco Franco Bahamonde…”. Es decir, exaltación del fascismo y otra clara ofensa a las víctimas del franquismo a las que nadie se ocupa de proteger. Me parece muy correcto que se proteja el dolor de las víctimas del terrorismo, cuya ofensa te puede llevar en este país a la cárcel, pero con el mismo criterio ¿Por qué no se protege a las víctimas del franquismo de las muestras de exaltación de los asesinos fascistas? Porque el franquismo, el fascismo gozan de tolerancia en este país, lo cual debería ofendernos a todos.

Es un dato muy conocido, pero que conviene recordar, que la cuenta de twitter de la Fundación Francisco Franco está bloqueada por el Estado alemán por considerarla delictiva por apología del fascismo. Podríamos aprender algo.

Por otra parte, nuestro Código Penal (CP) tipifica como delitos las ofensas a la Corona, (art. 490.3 y 491 CP), véase el caso de Valtonyc; la apología o enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas, (art. 578 CP), véase el caso de Hásel; o las ofensas al sentimiento religioso (art. 525 CP), véase el caso de Willy Toledo; pero curiosamente nuestro Código Penal no recoge como delito ni la apología del fascismo ni, como ya dije antes, la humillación a las víctimas del franquismo.

Otra manifestación de la protección al fascismo son las infames medallas al torturador Billy el Niño de las que sigue disfrutando, cuatro medallas por su “brillante trayectoria como eficaz torturador”… Este país hay días que da mucho asco.

Y cito otro ejemplo muy relevante, el vergonzante Ducado de Franco que el rey Juan Carlos I concedió el 26 de noviembre de 1975 a la hija del dictador «en atención a las excepcionales circunstancias y merecimientos que en ella concurren», según se cita en el decreto de concesión. Fijémonos en la fecha: 26 de noviembre de 1975, es decir solo 6 días después de la muerte del dictador y 4 días después de que el príncipe sucesor Juan Carlos de Borbón nombrado por Franco, “ascendiese” a rey, es decir, fue una de sus primeras decisiones como monarca. Desde entonces, casi 43 años después ningún Gobierno de esta “democracia” se ha preocupado de cuestionarse la ética de este nombramiento, ni siquiera la propia Corona lo que dice mucho de ella.

Bien, pues todos estos casos citados como ejemplos de protección del fascismo en España: el Valle de los Caídos, la Fundación Francisco Franco, la no tipificación como delito de la apología del Franquismo, las medallas al torturador Billy el Niño, o del Ducado de Franco se han utilizado por algunos de nuestros Gobiernos como elementos sobre los que actuar para eliminarlos y últimamente mucho más; el Gobierno de Pedro Sánchez los situó en su agenda pero ¿Qué nos encontramos? Siempre la misma disculpa, que su eliminación choca con una legislación que o bien obstaculiza, o lo imposibilita. “No se puede eliminar el Ducado de Franco”, “No se le pueden quitar las medallas a Billy el Niño”… ¡Cobardía! No hay voluntad y sí mucha tolerancia con estos asuntos que hace muchos años que deberían estar resueltos.

Está claro que durante 43 años en este país se legisló, expresamente o por omisión, para proteger el legado Franquista y si un Gobierno con voluntad democratizadora quiere eliminar el fascismo, podrá hacerlo. Tenemos un Parlamento que tiene como una de sus principales funciones la de legislar, crear legislación y un Gobierno que comparte con el Congreso y con el Senado la iniciativa legislativa. No se trata más que de querer, que de derribar los obstáculos legislativos que estratégicamente se hayan podido situar para “no tocar lo que no se toca”. escudarse en los obstáculos legales es elocuente y debemos tenerlo en cuenta.

 

Tuits, Posts

 

 

 

 

 

Ver más

El Confidencial: El Gobierno busca la fórmula jurídica para sacar a Franco del Valle antes de agosto

Diario16: Felipe VI no hace nada para evitar que la nieta de Franco herede el Ducado que otorgó su padre

El Plural: La Fundación Francisco Franco llama a un nuevo “alzamiento”

ElDiario.es: Billy el Niño tiene cuatro medallas que aumentan su pensión un 50%

 

Artículos relacionados en La Política

 

Patada a la democracia en la boca: El BOE publica que María del Carmen Martínez-Bordiú es ya oficialmente duquesa de Franco

 

España, el reino de las fundaciones fascistas

 

Yo no voté a ningún rey y tú tampoco

 

¿Por qué Juan Carlos I otorgó el título de Duquesa a la hija del dictador Francisco Franco?