Viñeta Eneko – @EnekoHumor

Artículo de Caracola – @carolacaracola5

 

Ahí está con su copa de vino en la mano. La misma mano con la que empuñó sus útiles de tortura o con las que golpeó sin piedad a personas como a Lidia Falcón.

Ahí está, con esa mirada, con esos mismos ojos con los que contemplaba con placer los gestos del dolor inmenso que él mismo producía. Decía Lidia Falcón que le brillaban los ojos de placer mientras la torturaba y le decía: “Así no parirás más… ¡Puta!”.

Ahí está, entre la gente, como si fuese una persona normal y no un sádico torturador fascista. Nadie parece incómodo con su presencia. Se tolera perfectamente. Comparte vino e, imagino, saludos y conversaciones con los antiguos compañeros.

Ahí está y lo grave es que si está es porque alguien lo ha invitado. En una comisaría, celebrando el Día de la Policía, en una fiesta entre compañeros de un cuerpo policial de una supuesta democracia. Quien lo invita es el jefe de la Comisaría de ese distrito… José Manuel Mariscal de Gante y Mirón.

¿Pero en qué país vivimos? Hace algo más de un mes, conocíamos que en Alemania eran arrestados dos policías por realizar el saludo nazi, un gesto recogido entre los delitos que comprende la, allí ilegal, apología del fascismo. ¿Podemos concebir que en Alemania se invitase a una fiesta a un nazi de los que participaron en las torturas de los campos de concentración y que además ese individuo estuviese condecorado con cuatro medallas pensionadas? Está claro que no.

Al jefe de la Comisaria que invitó a Billy el Niño a esa celebración se le va a abrir un expediente del que ya veremos cuál será el resultado, pero continuará tranquilamente en su trabajo puesto que no puede ser cesado porque no sé qué norma lo impide… ¡Siempre igual! Aquí no pasa nada y en un mes ni nos acordaremos de que José Manuel Mariscal de Gante y Mirón sigue como jefe de una Comisaría de Policía y al paso que vamos, Antonio González Pacheco, ‘Billy el Niño’, seguirá con sus medallas pensionadas porque seguirán buscando la manera de cambiar la norma que también impide quitárselas.

Cansa decirlo pero la realidad me obliga una y otra vez. Este país tiene una insostenible tolerancia con el fascismo; arrastramos las consecuencias de una falsa transición en la que todo quedó “atado y bien atado” y hoy vivimos en una débil democracia en la que se ha normalizado lo que no es normal.

No es normal que un gobierno presuntamente democrático mantenga en su puesto a un jefe de una comisaría que ha invitado a una celebración a un reconocido torturador.

No es normal que ese reconocido torturador siga ¡ni un día más! disfrutando de los beneficios económicos de las cuatro medallas concedidas como premio a “los servicios prestados” y el gobierno de Sánchez sigue estudiando cómo quitárselas… No me extraña que Lidia Falcón, desesperanzada, le dijera a Jesús Cintora en una entrevista: “Me moriré viendo a ‘Billy el Niño’ paseando por Madrid en una vejez dorada”.

Y cito a Lidia Falcón por ser una emblemática víctima de Billy el Niño pero sabemos que hay muchas más esperando justicia y sobre todo, esperando que algún día dejen de burlarse de ellas.

Esta misma semana, las víctimas de Billy el Niño, cansadas de esperar justicia del Estado que deberías dársela, han viajado al Parlamento europeo para denunciar la impunidad de las causas contra el Franquismo en España y para reclamar para ellos la justicia que merecen. Vergonzoso que no encuentren en su país una respuesta adecuada a una petición tan elemental.

Al mismo tiempo, conocíamos que la Fiscalía no considera conveniente que se investigue a Billy el Niño por torturas en 1974. En este caso, quien está reclamando justicia es Felisa Echegoyen, una mujer que aquel año, tras acudir a una asamblea, fue torturada durante 6 días en dependencias policiales. La Justicia española ha archivado su querella por considerar que los presuntos delitos de tortura están prescritos, pero los delitos de lesa humanidad no prescriben nunca, por eso Felisa Echegoyen ha recurrido el archivo.

El Gobierno de Sánchez prometía mucho ─y ya confiábamos poco─, pero todo sigue por hacer, todo sigue en estudio ─“lo están estudiando”─ y así van pasando los meses sin que haya un gesto real de regeneración democrática.

Mientras, tanta tolerancia con el fascismo, tanta normalidad ante lo que no es normal, tanto mirar para otra parte, tanta falta de reacción, tanta izquierda dormida y segmentada está permitiendo que las ratas se reproduzcan y talvez lo hagan con más rapidez de lo esperado y llegue un día en el que, cuando nos queramos dar cuenta, no veamos donde poner un pie en el suelo de tanta rata paseando por nuestras calles.

 

Ver más

Público.es: El torturador ‘Billy el Niño’, invitado oficial en un acto de la Policía en Madrid  05-10-2018 

Público.es: El comisario que invitó a ‘Billy el Niño’ a un acto no puede ser destituido porque obtuvo su plaza por concurso de méritos 06-10.2018

Público.es: Pablo Iglesias denuncia que el comisario que invitó a un acto oficial al torturador Billy el Niño es hijo del juez que encarceló a su padre  06-10-2018

Kaosenlared.net: Suspenden a dos policías en Alemania por hacer el saludo nazi 05-09-2018

Público.es: Billy el Niño, mientras torturaba a Lidia Falcón: ‘Ya no parirás más, puta‘  27-06-2017

La Sexta TV:  Lidia Falcón, víctima de torturas: ‘Me moriré viendo a ‘Billy el Niño’ paseando por Madrid en una vejez dorada’  24-06-2018

ElDiario.es: Las víctimas de Billy el Niño reclaman que el Parlamento Europeo investigue el bloqueo de los juicios del franquismo 09-10-2018

Cadena SER: La Fiscalía pide que ‘Billy el Niño’ no sea investigado por torturas en 1974  09-10-2018

 

Artículos relacionados en La Política

Las víctimas vivientes del franquismo y de una laxa transición democrática: “Los bebés robados”

Sacar a una momia, no acabará con el Franquismo

 

Tuits y posts