Viñeta de Eneko – @EnekoHumor

Artículo de Simone Renn – @SimoneRenn

 

Víctor Jara, el trovador de la revolución socialista del Gobierno de Allende en Chile, el cantautor de la juventud de muchas de nosotras con el que aprendimos a reivindicar la libertad y la democracia, asesinado por los esbirros de Pinochet, por fin ha recibido justicia.

Los autores de su asesinato han sido juzgados y castigados, aunque algunas pensemos que el castigo recibido aun debería ser más duro, pero visto lo que ocurre en España con la Justicia y los crímenes de la dictadura, este juicio nos parece un sueño.

La mujer de Víctor Jara, Joan Jara, junto con sus hijas Manuela Bunster y Amanda Jara, quienes han tenido que esperar 45 años para que se hiciera justicia con su marido y padre, emitieron un comunicado tras la sentencia, en el que dieron las gracias al juez Miguel Vázquez, a la Brigada de Derechos Humanos de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI), a los abogados que participaron en la causa y a quienes entregaron su testimonio sobre este caso. En el comunicado. se podía leer:

“Sin duda este fallo es una derrota importante para los que quieren negar la historia y un duro golpe a la impunidad. Pero también es cierto, que un fallo condenatorio que llega después de 45 años, difícilmente puede ser considerado justo.”

Para contextualizar el personaje de Víctor Jara a los más jóvenes, podríamos decir que el crimen de Jara es en Chile el equivalente al asesinato de Federico García Lorca en España llevado a cabo por las tropas fascistas de los rebeldes contra la República y la Democracia, del General Franco.

Víctor Jara

Víctor Lidio Jara Martínez, conocido como Víctor Jara, nació el 28 de septiembre de 1932 en una familia de campesinos en el sur de Chile. Su madre, Amanda, que además de ama de casa tocaba la guitarra y cantaba, fue quien le transmitió su amor por la música. Víctor asistió al colegio, pero además tuvo que ayudar en las labores del campo desde bien pequeño.

La familia se trasladó a Los Nogales y el joven tuvo que abandonar los estudios y se dedicó a trabajar ayudando a un transportista. Cuanto tenía 15 años falleció su madre, buscó refugio en la Iglesia y por consejo de un sacerdote entró en el seminario para estudiar como sacerdote.

Dos años después de su ingreso, abandonó el seminario al comprobar su falta de vocación, tras haber practicado allí el canto gregoriano y la interpretación de la liturgia. Tras dejar el seminario, prestó el servicio militar, al término del cual ingresó en el coro de la Universidad de Chile, participando en el montaje de Cármina burana, comenzando así su trabajo de investigación y recopilación folclórica.

Jara con 24 años se unió a una compañía teatral e inició los estudios de actuación y dirección en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile. A modo de anécdota, como no tenía dónde dormir, pernoctaba en inmediaciones de la escuela.

Desde aquí crecería y compaginaría su carrera como director de teatro y como músico y cantante, componiendo su primera canción “Paloma quiero contarteen 1961. Con la canción «Plegaria a un labrador» ganó el primer premio en el primer festival de la Nueva Canción Chilena, y viajó a Helsinki para participar en un acto mundial en protesta por la guerra de Vietnam.

A finales de los 50 Jara conoció a la bailarina y coreógrafa de origen inglés Joan Turner, con quien tendría su hija a la que llamaría igual que a su fallecida madre, Amanda.

En Berlín en 1970, participó en la Conversación Internacional de Teatro y en Buenos Aires en el I Congreso de Teatro Latinoamericano. En esa época, participó en la campaña electoral de la Unidad Popular y presentó el álbum Canto libre.

En los 70 su fama despega y sus canciones se convierten en símbolo de toda una generación.

Jara compuso el himno del partido Unidad Laboral de Salvador Allende “Venceremos” y cuando éste llegó a ser presidente de Chile Jara fue nombrado embajador cultural. El nuevo embajador siguió compaginando su actividad con la música y sacó el disco “El derecho a vivir en paz” y su último álbum “Canto por travesura”.

A cuatro días antes del Golpe de Pinochet, le preguntaron a Víctor ¿Qué es patria? y respondió:

“Patria es el amor a mi hogar, mi mujer y mis hijos. Es amor a la tierra que me ha ayudado a vivir; es el amor a la educación y al trabajo; es amor a los demás que trabajan por el bienestar común; es amor a la justicia como instrumento del equilibrio para la dignidad del hombre; es el amor a la paz para gozar de la vida; el amor a la libertad, no al libre albedrío, no a la libertad de unos para vivir de otros; sino la libertad de todos. La libertad para que yo exista y existan mis hijos, y mi hogar y el barrio y la ciudad y los pueblos y todos los contornos donde nos ha correspondido forjar nuestro destino. Sin yugos propios ni yugos extranjeros.”

Mucho antes del golpe de estado de 11 de septiembre de 1973, Chile  había despertado en el mundo  un gran interés intelectual, político e ideológico, por su capacidad -dentro de  un sistema democrático- para hacer cambios políticos por la vía electoral. Cuando Salvador Allende, “un socialista cuya trayectoria democrática  era conocida”, fue elegido Presidente, muchos artistas e intelectuales de numerosos países vinieron a Chile para observar y participar en la revolución pacifica que Allende proponía. Con Allende y la Unidad Popular, Europa parecía haber descubierto Chile.

Chile  había despertado en el mundo  un gran interés intelectual, político e ideológico, por su capacidad -dentro de  un sistema democrático- para hacer cambios políticos por la vía electoral.

Este interés por Chile se multiplicó con motivo de los conflictos derivados de la nacionalización de sus yacimientos de cobre. Al  ver atacados sus intereses, las compañías multinacionales mancomunadas con el  Gobierno de Estados Unidos se opusieron a la nacionalización, llevando a cabo un complot en contra del Gobierno de la Unidad Popular.

El 11 de Septiembre de 1973 el general Augusto Pinochet dio un golpe de estado contra el Gobierno Constitucional de la República de Chile, el mismo día en el que Víctor debía acudir a la universidad a actuar junto a Allende en un acto llamado “Canto a la vida”, la esposa de Víctor quiso alertada por la revuelta quiso impedir que su marido acudiese, pero el cantante decidió que debía asistir.

Los tanques invadieron la universidad y tras ser detenido Víctor Jara junto a otras 5.000 personas es trasladado al estadio de Chile, un recinto deportivo que hoy lleva su nombre. Allí fue reconocido por uno de los militares y comenzó su cruel tortura le realizaron quemaduras con cigarrillo, le rompieron los dedos, le cortaron la lengua para luego invitarle a cantar sus canciones, y lo sometieron a simulacros de fusilamiento. Finalmente, el 16 de septiembre Víctor Jara murió acribillado por 44 balas.

 

 

Así comenzó una de las más brutales y enconadas persecuciones que haya conocido Chile y América Latina y el resto del mundo.

Los pueblos del mundo reaccionaron, sus fuerzas políticas se dispusieron a dar su apoyo a una lucha liberadora que pusiera término a la dictadura militar y restituyera la democracia y el estado de derecho en Chile.

Se podría afirmar que este movimiento por la causa de la libertad de Chile tiene parangón sólo con la ola de solidaridad que suscitó la guerra civil española o la agresión norteamericana a Vietnam.

El mundo de la cultura formó parte fundamental de esta gran ola de solidaridad internacional ya que artistas como Violeta Parra, Víctor Jara, Ángel e Isabel Parra, Quilapayún, Inti Illimani y Patricio Manns, ya habían llamado la atención con la Nueva Canción Chilena y la noticia de la tortura y asesinato de Víctor Jara en el Estadio Chile, conmocionó al mundo entero, la comunidad artística internacional reaccionó de inmediato condenando el hecho, solidarizando activamente en los  múltiples homenajes que se le rendían a Víctor en muchos países durante todos los años que duró la dictadura militar.  Artistas –por nombrar algunos,  como Pete Seeger, Aldo Guthrie, Harry Belafonte, Joan Manuel Serrat, Silvio Rodríguez, Bono, Peter Gabriel, entre los mùsicos.  Entre los dramaturgos, Harold Pinter, Darío Fo, actores como  Dame Peggy Ashcroft, Emma Thompson, Vanessa Redgrave, Jack Lemon, Martin Sheen y muchos otros. Entre los poetas, Alberti, Cardenal, Alexandre, Adrian Mitchell. La lista es larga en cada área del arte.

Llega la Justicia

El cuerpo de Víctor Jara, símbolo de la canción protesta en su país y en el mundo entero, fue exhumado en el 2009 por orden judicial para la realización de un estudio que determinara las causas precisas de la muerte. En el informe se destacaba el hecho de que se encontraron más de 30 lesiones óseas producto de fracturas provocadas por heridas de proyectil, y otras provocadas por objetos contundentes, diferentes a las heridas de bala.

Tras el estudio realizado se llevó a cabo una ceremonia oficial en la que participó la que entonces fuera presidenta de Chile, Michelle Bachelet.

El juez chileno Miguel Vázquez, el pasado 3 de julio, condenó a nueve exmilitares del asesinato de Victor Jara, y de Littré Quiroga, abogado y director de Prisiones en aquellos tiempos.

El magistrado condenó a los exoficiales: Hugo Sánchez Marmonti, Raúl Jofre González, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Haase Mazzei, Ernesto Bethke Wulf, Juan Jara Quintana, Hernan Chacon Soto y Patricio Vásquez Donoso, a 18 años de cárcel. Rolando Melo Silva fue sentenciado a cinco años por encubridor del secuestro y asesinato.

Por otro lado el Estado chileno deberá indemnizar a su familia con 1,8 millones de euros.

La justicia chilena también persigue al exoficial Pedro Pablo Barrientos Núñez, que se instaló en Florida. Chile pidió la extradición a Estados Unidos y todavía no ha sido concedida.

Durante la dictadura de Augusto Pinochet, según datos oficiales, unos 3.200 chilenos murieron a manos de agentes del Estado, de los que 1.192 figuran aún como detenidos desaparecidos, y otros 33.000 fueron torturados y encarcelados por causas políticas.

Tuits

 

 

Enlaces de interés

Wikipedia. Víctor Jara

Fundación Víctor Jara. Declaración Familia de Víctor Jara 7-07-2018

El País. La muerte lenta de Víctor Jara 5-12-2009

CNN. ¿Qué significan para Chile las sentencias contra militares que mataron a Víctor Jara en 1973? 6-07-2018

ElDiario.es La familia de Víctor Jara dice que la condena a militares es un duro golpe a la impunidad 8-07-2018

El Universal. Condenan en Chile a nueve exmilitares por el asesinato de Víctor Jara.

Youtube. ¿Quién mató a Víctor Jara?

El País. Chile hace justicia con Víctor Jara y con su historia 7-7-2018