Ilustración de Eneko – @EnekoHumor

Artículo de Simone Renn – @SimoneRenn

Muchos me preguntan por qué soy republicana, y yo les pregunto ¿y tú por qué no lo eres?

Me cuesta entender cómo es posible que en el Siglo XXI todavía haya personas que defiendan la monarquía. Y es que ya lo decía Clara Campoamor:

¡República, República siempre! Me parece la forma de gobierno más conforme con la evolución natural de los pueblos.

Cuatro son los argumentos que más se repiten entre quienes defienden la monarquía:

Las personas más mayores argumentan: “nos proporciona estabilidad”. Y la verdad es que no lo veo. ¿Es que todavía hay miedo de que vuelva la Dictadura? ¿Tendría que ser el Rey quien la defendiera? ¿La defendería? La democracia la debemos trabajar día a día, y defenderla entre todas y todos. La Estabilidad la debe proporcionar el pueblo soberano que se autogobierna, sin necesidad de nadie que ejerza de “figura paternal”.

Al rey lo preparan para ser Jefe de Estado desde que nace. De hecho, el comentario que más se ha escuchado sobre Felipe VI es que “está muy preparado”. En España hoy en día hay gente muy preparada para desempeñar el papel de Jefe de Estado/Presidente. Muchos son los países con Presidente además de contar con Canciller/Primer Ministro en Repúblicas cercanas, que ocupan mejores puestos que nuestro país en ámbitos económicos, sociales o culturales: Francia, Alemania, Finlandia…, hasta Portugal ya nos ha adelantado en muchos aspectos, y ninguna de estas Repúblicas precisa de Rey alguno. Por otro lado, si nos tocase un heredero de la Corona que fuera una sinvergüenza, porque ocurrir, puede ocurrir, entonces ¿qué es lo que deberíamos hacer, porque la ley española blinda al Rey? Sin embargo, a un Presidente en una República democrática se le puede relevar si no cumple y ¡listo!

Nos podemos relacionar más fácilmente con otros países monárquicos y nos trae beneficios económicos. Esto puede que sucediera en otras épocas, pero hoy en día las relaciones económicas entre los países no se miden en centímetros de corona, sino en saber hacer las cosas bien.

Tiene mucho glamour. Que la realeza esté muy preparada en clases de interpretación actoral, no lo pongo en duda, pero a la hora de la verdad ya hemos visto recientemente como al igual que cualquier otra familia, la realeza tiene sus “rifirrafes“,  y si hablamos de moda, en España ya contamos con magníficos ejemplos que son iconos de la moda y no pertenecen a la realeza. Por cierto, pienso que a la princesa Leonor y a su hermana Sofía, deberían dejarles vestir de una forma un poco más actual. Perdón por el comentario, pero es que no me he podido resistir.

Ahora miremos las ventajas de la República: Los valores son los que dan carácter al modelo de Estado, con la ejemplaridad de los servidores públicos.

Mientras un estado monárquico “no tiene valores per se”, pues dependen del personaje que interprete el papel de Rey, en un estado con República los valores son innatos, las voluntades se comprometen en promover la justicia social y la solidaridad, bajo el compromiso de “la igualdad de oportunidades para todas y todos”.

Que un estado sea una República no garantiza que se cumplan en todo momento estos valores, pues como se dice en los teoremas “es condición necesaria, pero no suficiente”, pero insisto es “condición necesaria”.

Por contraposición un estado monárquico se sostiene bajo la condición necesaria de “privilegios” de una persona y su familia, así, muchos en una monarquía parlamentaria como la nuestra, pueden pensar que si nuestra sociedad se sustenta “en los privilegios”, ellos quieren formar parte de esa cadena de favores, y harán lo que sea preciso para conseguirlos, creyéndose con tanto derecho y tan impunes como el propio Rey.

No hay verdadera democracia sin República: «sin soberanía del pueblo, plurinacionalidad, igualdad entre mujeres y hombres, educación pública y laica que atienda a los dones de cada niña y niño, cultura, sanidad pública, tribunales independientes, política exterior de paz y progreso, derechos sociales y laborales, defensa del mundo rural, de la ciencia y la industrialización con desarrollo equilibrado y sostenible», en definitiva, en España necesitamos una República federal y laica donde conviva lo público y laico en equilibrio con la empresa privada, el derecho a culto y el derecho a la sanidad y educación privada, siendo el estado el garante de mantener la armonía necesaria, buscando siempre el bienestar de todo el pueblo. Y esto no es imposible, ya hay Estados que lo están llevando a cabo con grandes resultados.

Además, añadido a todo lo anterior, la monarquía me parece un ataque per se contra los derechos humanos de los niños. ¿Por qué una niña o un niño tiene que verse sometido desde que nace a los rigores de la educación para ser en un futuro Rey o Reina? Juan Carlos I “fue vendido por su padre”, sí “vendido”, pues fue entregado con 10 años al Dictador Franco para que los Borbones pudieran algún día recuperar la corona y todos sus privilegios. El Rey Felipe VI no pudo casarse con quien quiso, por ser Rey, recordemos los diferentes episodios de las elecciones de pareja del que entonces fuera príncipe. Las mismas princesa Leonor y su hermana Sofía, con su corta edad, estos días se han visto obligadas a representar ante toda España una patética escena de “reconciliación familiar”. ¿Qué es lo que están aprendiendo estas niñas? A mentir a millones de personas desde pequeñas, de manera que se ven obligadas a interiorizar la mentira como algo natural, porque deben parecer “perfectas”, pues NO, son tan humanas como cualquier otra niña española y deberían tener el derecho a serlo.

Los privilegios y la impunidad se acaba convirtiendo en corrupción, es su evolución natural, y si queremos vivir en un país justo es preciso reconvertir la Corona y la Casa Real, de manera que los miembros que hoy en día la forman ocupen aquellos puestos en la sociedad española, que por sus capacidades y preparación les corresponda como ciudadanos de pleno derecho como el resto de españolas y españoles.

Si hay que buscar ejemplos de Repúblicas propongo la de Finlandia, una próspera República que “curiosamente” se convirtió en 1906 en tener el primer parlamento del mundo que instituyó la igualdad entre mujeres y hombres, aprobando no sólo el sufragio universal, sino también el derecho universal de presentarse como candidato a la elecciones, y desde entonces Finlandia ha ido creciendo en valores democráticos y en el estado de bienestar de sus ciudadanos.

Está claro que el hecho de que España se convierta en una República, no nos garantiza que todo vaya a ir mejor, pero desde luego para que vaya mejor sí es preciso que seamos una República, en donde los privilegios y la impunidad no reinen por derecho de nacimiento.

Como nos propone Eneko en su magnífica viñeta, ha llegado el momento de pintar entre todos un país en el que todas y todos nos sintamos partícipes de él, y para eso es preciso utilizar un “lienzo en blanco”.

Tuits

 

 

Artículos relacionados

Enlace a múltiples artículos del Especial República 14 de abril

Yo no voté a ningún rey y tú tampoco 8-02-2018

¿Por qué Juan Carlos I otorgó el título de Duquesa a la hija del dictador Francisco Franco? 5-04-2018

Grandes momentos en la Casa Real: El besamanos 4-04-2018

Según “Il Corriere della Sera” los hombres de servicio del rey Juan Carlos lanzaron a una modelo al mar desde su barco, cuando se dieron cuenta de que la reina Sofía estaba llegando al yate 12-01-2018

PP, PSOE y C´s rechazan despenalizar las injurias a la Corona 14-03-2018

Fuentes y enlaces de interés

Nuevatribuna.es La República es posible 16-04-2017

Cuartopoder El fundamento, el sentido de la idea republicana 13-04-2016

Ecorepublicano. Comunicado Al Servicio de la República 22-03-2017

Cuartopoder Las Juventudes Socialistas reivindican la República y el PSOE les reprende 13-04-2018