Viñeta de El Koko – @Elkokoparrilla

Artículo de Doctor Kolimari – @DKolimari

 

Las encuestas ya lo habían previsto y las elecciones legislativas le dieron la mayoría a los demócratas. A partir de ahora, el mandatario estadounidense tendrá que negociar con el partido de la oposición importantes puntos de su agenda de gobierno.

En el tiempo que lleva como presidente, Trump se había beneficiado hasta ahora de un Congreso relativamente amistoso. A pesar de lo cual, no ha logrado sacar adelante sus propuestas de campaña emblemáticas. La construcción del muro en la frontera con México y otras medidas anti-migratorias; la derogación del sistema sanitario “Obamacare”; y la reducción de impuestos no se han materializado. A partir de ahora el presidente tendrá que negociar con los congresistas demócratas a los que ha despreciado en sus declaraciones en público.

En el caso del muro de México, su construcción implica un coste que tendría que ser aprobado por la cámara que ahora controlan los demócratas. Con respecto a la reforma de las leyes migratorias para endurecerlas, también debería contar con una votación a favor en el Congreso. Trump se vería forzado a negociar con algunos congresistas demócratas susceptibles a la inmigración para conseguir que voten a su favor. De otra manera, podría aprobar medidas a través de decretos presidenciales que no pasarían por el Congreso.

Casi imposible es que consiga sacar adelante la eliminación de la “nacionalidad por nacimiento”. Para poder cambiar las condiciones de la obtención de la nacionalidad se requiere una modificación de la Constitución. Y para poder cambiar la Constitución necesitaría un apoyo masivo del Congreso. La abolición del “Obamacare”, el seguro popular aprobado por el gobierno de Obama, también parece lejano teniendo en cuenta que el presidente ni siquiera ha logrado el apoyo de todos los republicanos a esta medida.

Donde es más probable que haya acuerdos con los demócratas es en la reducción de los impuestos. Cuando los demócratas no tenían el control del Congreso acusaban al presidente de beneficiar a los ricos con estas reducciones fiscales. Sin embargo, ahora que la pelota está en su tejado es muy probable que cambien de opinión, so pena de ganarse importantes enemistades entre el empresariado y las élites.

Por otra parte, la nueva situación abre la posibilidad a una destitución (impeachment) del presidente por el Congreso. La última vez que se realizó uno en EEUU fue en 1998 contra el presidente Clinton por el affaire Lewinsky. Para poder sacar adelante un proceso político contra el presidente, el Congreso necesita una causa de fuerza mayor. Es un paso a meditar por los demócratas porque si el proceso fracasa puede reforzar al presidente en popularidad.

Los supuestos vínculos de la campaña de las elecciones presidenciales con Rusia y las no aclaradas declaraciones de impuestos del presidente, con la mayoría de los demócratas en el Congreso ahora pueden ser un grave problema para Trump.

Las dos posibles causas de fuerza mayor que están ahora mismo sobre la mesa son: los supuestos vínculos de la campaña de Trump con Rusia y las no aclaradas declaraciones de impuestos del presidente. En el caso de los vínculos con Rusia, las pruebas son muy inconsistentes. A pesar de que los grandes medios de comunicación que apoyan a los demócratas insisten en esta vía, parece poco probable que vaya a dar algún fruto.

Es más factible que salga algo de las relaciones de Trump con el fisco. El gobierno ha bloqueado el acceso a la información sobre las declaraciones de impuestos del presidente. Ahora que los demócratas controlan el Congreso podrán hacer más presión para desbloquear esta información. Si se demostrara que hay algo turbio en el pago de sus impuestos, Trump podría verse en apuros como Al Capone.

Pero también estas elecciones han dejado cosas positivas para el presidente. Los republicanos han reforzado su mayoría en el Senado, la otra cámara de representantes. El Senado tiene el poder de nombrar a altos funcionarios de las instituciones, principalmente a los jueces de la Corte Suprema, que pueden ser un apoyo para el presidente en una situación de crisis.

Por otro lado, el retroceso en las urnas no ha sido tan grave y deja abierta la puerta a una reelección de Trump en 2020. Los republicanos han ganado en los cruciales Estados de Florida, Iowa y Ohio. Además, a partir de ahora Trump tendrá a quién culpar si sus políticas no salen adelante.

 

Ver más

BBC Elecciones en Estados Unidos: 5 cosas que Trump ya no podrá hacer sin un acuerdo con los demócratas tras perder los republicanos la Cámara de Representantes 7-11-2018

BBC Elecciones en Estados Unidos: 4 cosas que van a cambiar ahora que los demócratas recuperaron el control de la Cámara de Representantes 7-11-2018

La Vanguardia Los gráficos y mapas para entender los resultados de las elecciones legislativas en EE.UU 7-11-2018

Wikipedia Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible

ABC Trump promete acabar con la nacionalidad por nacimiento 30-11-2018

Wikipedia Congreso de los Estados Unidos

El Economista Sistema político 8-11-2018

Wikipedia Impeachment

 

Artículos relacionados en La Política

Elecciones en Estados Unidos: Los demócratas ganan en la Cámara de Representantes, los republicanos en el Senado y las mujeres alcanzan récord de representación