España y Guinea Ecuatorial tienen mucho en común y Ramón Nsé Esono nos lo cuenta cada semana.

Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia respecto a España el 12 de octubre de 1968 y es para muchos de nosotr@s una gran desconocida que iremos descubriendo con el humorista gráfico ecuatoguineano Ramón Nsé Esono, que a pesar de haber estado preso en su país por sus ideas, lo sigue amando profundamente.

Artículo y viñeta Ramón Nsé Esono, JamónyQueso – @Guineaeslomejor

 

Hola a todos…

Hace bien poco se celebraba lo que llamarían en casa de Antonio García-Trevijano (kíp-in-pís) “la fiesta de la hispanidad”. Y menciono al más que conocido abogado porque más español imposible. Pero también porque durante los previos al 12 de octubre pasado, me dediqué un poco a tratar de leer un poco más sobre ese personaje del que tanto se habla en mi tierra cuando nos encontramos en las puertas de dicha “fiesta de la hispanidad”. Y es que resulta que al parecer, él, y otros famosos de la cosa política española como Luis Carrero Blanco, hace ahora 50 años, decidieron jugar a ser “los que deciden qué españolidad debía mantenerse entre esos africanos del golfo aquél”. Y la liaron parda como parda era toda su existencia en mi tierra.

Esa “pardiez” de ellos les colocó en la historia de nuestra joven nación, que incluso con el luego “Materia Reservada”, sus conexiones con lo nacional acabó tapado ante los ojos de los españoles que existen en España. Es decir que nadie en España podía estar del todo al día de los tejemanejes que se traían, de forma muy reservada, esos personajes que en mi tierra estuvieron despachando con los procederes de nuestra independencia. Garcia Trevijano además parecía muy habitual por Estoril, al mismo tiempo que en la península disfrutaba lanzando dardos al régimen en donde Carrero Blanco iba a llegar muy alto después de la muerte del Dictador que fue al final el verdadero artífice de que el huevo de la dictadura en el nuevo país fuese cascado. Resumiendo:

Nos libramos de ser siervos de Suárez, Gonzales, Aznar, Zapatero, Rajoy, Sanchez, y quien con votos o sin ellos decidan los españoles que les mande.

Librarnos de esos apellidos tan españoles no nos garantizaba a nosotros los de mi tierra que íbamos a “vivir de pm” mientras celebramos cada año aquella efemérides “de libertad e independencia”, no. Ni en broma. Nosotros desde 1968 no hemos tenido ese tipo de apellidos tan importantes en lo político para hispanohablantes. Pero si nombres muy españoles como Francisco o Teodoro. ¿Me captan o cambio de registro?. Ah!, que no me captan… vale, cambiemos de registro.

Si Don Quijote de la Mancha regresase a la vida del siglo 21 y él y yo nos encontrásemos en un desierto, pensemos que no es racista ni esclavista, y me preguntase por mi nombre, yo le respondería: me llamo Ramón.

¿Ramón?, ¿cómo que Ramón?, se preguntaría el Caballero del yelmo y lanza igual de sorprendido como sorprendidos suelen ser algunos hispanohablantes que me he encontrado por América que por yo ser negro, africano, no les cabe en el coco que pueda yo tener como nombre “Ramón”.

Al amo de Sancho le tendría yo que explicar algo que a muchos en este siglo les cuesta entender, ya que al ser humano parece que le gusta lo fácil, y no la fuente misma de lo que facilita las razones por las que, en fin… Le tendría que explicar que en realidad en mi poblado nadie me llamaría “Ramón”, entre otras cosas porque ese nombre no forma parte de mi cultura. Mi nombre REAL es Nze. Y alberga significados y tiene un largo camino más allá de que España luego quiso catolicanizarnos incluso una vez consumado el divorcio institucional del 68.

Al amo de Rocinante a lo mejor le interesaría saber más sobre ese negrito en mitad del desierto y que se llama “Ramón” como si hubiese nacido en la mismísima Castilla y León. Nunca lo sabremos. Pero…

Pero yo que “le conozco”, le diría que no se preocupe por mi que ya bastante tengo con llamarme “Ramón” para el grueso de la comunidad hispanohablante. Que más le valdría preguntarme por la España, el Reino, actual.

Por ejemplo, le contaría que Franco fue un Dictador como Francisco Messé. Que Aznar se siente tan endiosado como Teodoro “El Último Rey Franquista”. Que Gonzales es calcado al Boss de ANDOGA. Que Catalunya quiere emular a los negros del golfo, pero siguen como el MAIB. Que los jueces españoles temen a los bancos españoles. Que nació un nuevo Iglesias para el socialismo. Que se vende armas a un régimen que no duda en usarlas CONTRA inocentes. Que San Miguel teme a la palabra “Herriko…”. Que Billy el Niño es como Efambá en eso de disfrutar del dolor ajeno… vamos, ¿qué es lo que no le contaría yo al tildado como loco por la literatura?.

¿Que dicen que no están entendiendo nada de lo que hoy trato de transmitirles?.

Pues nada, nada, ustedes pasen de “mi locura” y dense una vuelta por su mundo hispanohablante. Pueda que como yo no tenga más luces que el burro de Sancho, me cueste redactar “mi mundo” como lo hiciera Don Miguel de Cervantes.

Pero si sé que si hubiese estado en ese avión que salió de Barcelona rumbo a Londres, mi reacción habría merecido que me llamen Negro Ignorante en VOX.

 

Vídeo del incidente al que se hace referencia en el artículo

 

Ver más

El Confidencial Antonio García-Trevijano, la muerte de un gigante 1-03-2018

Wikipedia Antonio García-Trevijano

Jurista, notario, abogado, político, crítico de arte y pensador republicano español, destacado por su activismo contra la dictadura franquista. Ha sido definido por la University Press of America como «una figura destacada de la política española desde finales de los años sesenta y probablemente uno de los intelectuales más importantes del siglo XX en teoría política y estética.»

En 1974 impulsó la creación de la Junta Democrática de España, de la que fue coordinador ejecutivo y redactor de su manifiesto.5​ Asimismo, tuvo un papel importante en la fusión de esta organización con la Plataforma de Convergencia Democrática, dando lugar a la denominada Platajunta, que unió en un solo frente a todas las fuerzas políticas de oposición al régimen de Franco.​ Tras imponerse en la transición española la opción de la reforma de la dictadura frente a la de ruptura democrática que defendía, abandonó la política activa.

García-Trevijano defendió el establecimiento en España de una república constitucional, basada en la separación de los poderes del Estado –separación que debe ser en origen entre el poder ejecutivo y el poder legislativo, mediante elecciones separadas–, en la representación política de los gobernados y en la independencia del poder judicial, como forma de Estado capaz de garantizar la democracia representativa.9​

Publicó numerosos artículos en los principales periódicos españoles y fue autor de varios libros sobre filosofía política, entre los que destaca su obra Teoría Pura de la República.

“Yo no soy republicano, porque republicano es el que acepta pasivamente la república, es decir, un partidario de la república. Yo soy repúblico, que es muy diferente. Un repúblico es un estadista de la república, una persona versada en asuntos públicos, que pertenece a ese «tercio laocrático» existente en toda sociedad, concepto que proviene de la Grecia clásica, pues laos significa «pueblo» en griego antiguo, pero a diferencia de demos, se refiere a la parte del pueblo que contribuye activamente a cambiar la naturaleza de la política”

 

Tuits y posts