España y Guinea Ecuatorial tienen mucho en común y Ramón Nsé Esono nos lo cuenta cada semana.

Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia respecto a España el 12 de octubre de 1968 y es para muchos de nosotr@s una gran desconocida que iremos descubriendo con el humorista gráfico ecuatoguineano Ramón Nsé Esono, que a pesar de haber estado preso en su país por sus ideas, lo sigue amando profundamente.

Artículo y viñeta Ramón Nsé Esono, JamónyQueso – @Guineaeslomejor

 

Y de las Madres, claro, todo sea dicho.

Pero aquí se trata de una historia de poder, lo ostente quien lo ostente. Y sin tener que ostentar más allá de lo que ya todos vemos, pillemos la cosa por votación.

Hace un par de días andaluces y las… salieron a votar a quien mejor les “hacía gracia”. Y el resultado de esa votación es como para que en Guinea Ecuatorial, donde corta el bacalao el Último Rey Franquista, “zaragozano fang” de pura cepa, le digan “Gracias andaluces por demostrarnos que nosotros no votamos mal cuando le seguimos votando a los mismos de siempre. Bueno, en vuestro caso a los mismos. En el nuestro al mismo. Da igual, la cosa es que os agradecemos, queridos andaluces y queridas andaluzas por haber demostrado que si bien nosotros votamos mal en dictadura, ustedes no saben hacerlo en democracia. Gracias por ser como nosotros…”

Los graciosos agraciados de la gracia votativa son de “corte vomitivo” para cualquier lugar del mundo en donde los que votan lo hacen más por despecho que por “memoria histórica”. Por aquello de “más vale un corrupto conocido que uno por conocer” (¿era así?). En el caso de Guinea Ecuatorial los vomitivos agraciados de los votos de esa gente que vota “por miedo” no se esconden para dejar claro que sus métodos prevalecen porque prevalecen los mismos pobladores cagados de miedo y cegados por unos datos económicos que no han tenido jamás el tiempo de analizar porque como buenos obreros que son, no tienen todo el tiempo del mundo para tratar de saber como se mueven los mercados globales etc. “A mi con tal de que pueda llevar algo que comer a mi casa”. Y así es más fácil que te manipulen los mismos que corrompen “tu dignidad que es más valiosa que una puta bandera. La que sea”.

No, el régimen de Malabo no necesita maquillarse en programas chungos de partido, o en la prensa que aveces ayuda a los corruptos a manejar su maldad mientras “los votantes andan distraídos buscando eso que se dice que se debe llevar a casa y que alimenta”. El régimen de Malabo ganaría elecciones en Andalucía. Y si los andaluces no se lo creen, que prueben a votar con el Último Rey Franquista de candidato de un partido en España. Fliparán “con lo que son capaces de hacer con el miedo metido en el cuerpo y el dinerito en la cabeza a la hora de votar”.

Y aquí es donde retomamos la palabra “programas chungos de partido” y para no alejarles de la base loca de esta misiva, colocaremos a una niña llamada Leonor de Todos los Santos y Ortiz en medio de tutti. No es precisamente una desconocida.

Hace también poco que se celebró los 40 años de una Constitución Española que para un republicano, a, se planteó para que el Padre de esa niña y sus descendientes viviesen de poner “buena cara ante la inquebrantable unidad del Reino”. Eso último no es tan así. No acostumbro a minimizar el “trabajo” de nadie. Pero dado que no sabría explicarlo mejor por falta de datos concluyentes “sobre su papel institucional”, lo dejo en “labores de representabilidad”. Lo mismo.

Decía que se celebró 40 años de la Constitución Española, y le tocó a una futura Reina leer aquello que se “esperaba” que les sirviese a sus “futuros súbditos” para entender lo que ellos, ella, su abuelo, y su padre, hacían en ese lugar tan maravillosos llamado “el mundo de los poderosos intocables”. Ella, bien que sabe leer, leyó, y acompañada de su Padre, dijo muchas palabras que dentro de esa Constitución dan para al menos hacernos preguntas de cara, no al Sol, sino a una tierra que baña el Sol de forma constante y que el domingo votó como si fuesen de Baney, o de Ebebiyin, o de Palea, o de Bafoussam, o de la “deep USA”.

Pregunta number one: ¿cabe la figura femenina de la niña que reinará sobre muchos machos, en una ideología que quiere a la mujer detrás del hombre?

Pregunta number two: ¿educan en su casa a la niña que reinará en la idea de que los emigrantes le quieren quitar su desayuno, su almuerzo, su comida, su cena, pese a que le sobran como para regalar ñamñam a la mitad del mundo?

Pregunta number three: ¿alguien de su entorno más cercano le explica cosas como: ideologías racistas no. Ideologías progresistas, humanistas y tolerantes sí?

Y más preguntas que podemos hacer. Pero, quedémonos en que la lectura de aquella Constitución Española, que podría ser jodida para la idea Republicana de cientos de españoles y españolas, debió ser para ella algo más que “¿papi, yo solo debo leer?”.

Pues dada su exquisita formación, valores, seriedad ante la aventura, y muchas horas de creerse que lo de tener sangre azul “ya no se lleva para tener súbditos” (eso lo puede aprender jugando con su hermana y haciéndose un corte como todos los niños y niñas que juegan. No necesita a especialista alguno para descubrirlo), se podría decir que también es capaz de ENTENDER lo que le ponen para que lea. Y lo que leyó, por más que insistan muchos, no da pie para que “Andalucía hoy se sienta representada por personas que pareciera que no saben ni leer, ni saben entender su propia Constitución. ¿Democrática, no?”.

Ella ya vive una vida pública en la que se topará con cientos de millones de almas de todo el mundo, ideologías y colores. Su Padre, o su Madre, no pueden irle con el cuento “hija, tú solo debes mantener el tipo y que el populacho berré todo lo que le venga en gana. Eres una futura Reina y te damos la mejor de las educaciones y añadimos valores de alto standing…”. No. No se lo pueden decir ante el grave escaparate que se le presenta por culpa de los que le ríen las gracias a los aveces graciosos agraciados de las votaciones hechas libremente por gente que se lleva el miedo a los habitáculos para ejercer el derecho al voto.

El reinado de ella no debería fundamentarse en el miedo de los que votan la Constitución leída por ella misma. Ni en la incertidumbre que propicia que los andaluces y andaluzas hoy se sientan parte de una “reconquista a medida de los que gracia no tienen ninguna”. Para esas cosas mejor que “rompa la Monarquia”.

Las palabras que se pueden leer en la Constitución construida en la que participó Felipe, y no José María, no son falsas. Por ejemplo: “todos somos iguales ante la ley”. Eso no es guasa. Es real. La realidad emana en la fuente que hoy obliga a muchos a lanzar propuestas de referéndum para “quitarle a ella un caramelo” que a lo mejor no pierde “porque los reconquistadores que en ella ven solo a una mujercita que llegará a mujer. Y que si su Padre no es firme en casa, la medio-republicana que está detrás de él en palacio podría cagarla con la educación de la futura Reina de los reconquistadores a la que auguran una posición controlada por hombres…” ¿Exagero, verdad?

Yo creo que no. Pues el fondo de la extrema derecha en auge en Europa viene cargado de “cocinas” para sus mujeres. Y la futura Reina no es Isabel II. Ni reinará en la misma época en la que empezó reinando la “vieja mujer en medio del brexit”. Cuando Hitler y Mussolini creyeron que podían contra los rojos, los negros, las mujeres, los gitanos, los judíos, vamos, con todo aquél que no saludase como si la mano alzada ayudase a tener un cerebro estable.

Seguro que me equivoco y nos sorprende la niña que reinará apareciendo como toda mujer que sabe leer y entiende lo leído, que en la Constitución Española, a los 25 años ella, con un corte feminista que claro, solo puede llevar a otra República en donde ella sería “La Gran Mujer Reina que le quitó voz a los extremistas en su Reino y cedió el poder de sus padres al pueblo que otorga poderes especiales”.

Si, lo tengo claro: la formación le hará libre a esa niña. Su Padre, formado, pero que debe poderosos favores. Su Madre, formada, pero relegada a “acompañante de ese Gran Hombre”. Su hermana será más libre de elegir si prefiere balonmano o burguesía para adaptarse al mundo fuera de palacio. Y ella, ella, si entiende lo que leyó, entonces sabe que Andalucía le pide que sea feminista.

Siento no haberles ayudado a entender. Pero supongo que tienen asuntos más importantes que leer. O ver, ¿alguien ha visto estrecho1y2?. Yo no. Me intriga más el futuro de la futura Reina en una España Monárquicamente Constitucionalista.

Ah! ¿Y si se enamora de un senegalés?

Tuits y posts

 

 

zg