Viñeta Eneko – @EnekoHumor

Artículo de Caracola – @carolacaracola5

Cuando tienes un coche que tiene unos años y empieza con averías continuas… que si la dirección, que si el radiador, que la batería, que el embrague.., te vas dejando una pasta en cada uno de los arreglos hasta que te das cuenta de que el problema no son cada una de las averías sino que es el coche en su conjunto que está viejo y entonces llegas a la conclusión de que te va a salir más rentable comprar un coche nuevo que seguir pagando continuos y costosos arreglos… Eso es lo que le pasa a este país. El problema no es un partido, el problema es el Estado.

Moción de censura

Andamos a vueltas con una moción de censura, que en cierto modo es un alivio porque abre la posibilidad real de desalojar del Gobierno a un partido corrupto condenado por la Audiencia Nacional como partícipe de una trama corrupta a título lucrativo y porque es necesario sacar del Gobierno a Rajoy. Sería demasiado indignante que, como en otras ocasiones, no hubiese ni una reacción de la oposición, esta vez por lo menos reaccionan que no es mucho pero peor sería nada.

Esta moción es absolutamente necesaria, imprescindible. Es urgente por dignidad quitarle los mandos del país a Rajoy y, por encima de ideologías y de antecedentes, hay que establecer prioridades y apoyar esta moción y quien no lo tenga así de claro, estará dándole prioridad a sus intereses por delante de los intereses de una ciudadanía que le ha dado su representación en el Congreso. Luego ya se irán dando otros pasos. Ahora, lo primero es lo primero.

Naturalmente, para Mariano Rajoy la moción que propone el PSOE no está justificada y proclama que Sánchez la hace por oportunismo. Con el mismo desparpajo con el que nos decía que el chapote del Prestige que entraba hasta las casas de Muxía eran hilillos de plastilina, nos dice que la Gürtel es solo un problemilla de dos ayuntamientos y que por lo tanto nada tiene que ver con el Gobierno que se pretende censurar. Que esta moción es muy mala para España y muy inoportuna… ¡Lo que hay que oír! De lo mala que es la corrupción para el país no dice nada.

De las cosas que más me han ofendido siempre del PP es que me quieran tomar por tonta, eso no lo paso. Me ofende personalmente oír a los líderes del PP diciéndonos estupideces para convencernos de que lo negro es blanco; lo hicieron siempre, el 11M era cosa de ETA, la guerra de Irak no era una guerra, era un conflicto armado…

Perspectivas

Por otra parte, seamos realistas… Sacamos del Gobierno al PP, a Rajoy y ¿Qué nos queda? ¿Cuál es la alternativa a corto plazo? Si el PSOE consigue sacar adelante su moción de censura ¿Se acabaron los problemas? Evidentemente, no. Hace tiempo que el PSOE ha olvidado su S y su O, ha dejado de ser un partido con alguna traza de progreso para ser la sombra del PP en muchas de sus iniciativas. Sin el apoyo del PSOE, Rajoy no sería hoy presidente del Gobierno. Prefirió firmar un pacto con Ciudadanos a firmar con Podemos. En los últimos meses ha apoyado el 155, no ha hecho nada por derogar o modificar la ley de amnistía del 77, por modificar la ley de Memoria Histórica, por derogar el delito de injurias a la corona, por impedir que se mantenga el Ducado de Franco… Es parte del caduco régimen del 78.

Por otra parte, si se convocan elecciones e hiciésemos caso a la perspectiva que nos presentan las encuestas y haciendo algo de “política ficción”, no es descartable que nos veamos gobernados por Ciudadanos con un posible apoyo del PP… ¿Habríamos cambiado algo? Piensa… Muy posiblemente en algunos aspectos estaríamos peor. Una línea conservadora, centralista, un gobierno del y para el IBEX del que no habríamos desterrado la corrupción ni a los corruptos; un partido que decía que venía a regenerar y trae vientos de integrismo nacional y rancio españolismo… No solo no ganaríamos en libertades y en derechos sociales sino que sus actos animan a pensar en más retroceso.

¿Queremos poner soluciones o parches?

Volviendo a la metáfora del coche…  España es ese coche que hace aguas por todas partes, además de los grandes problemas sociales a los que parece que nos hemos acostumbrado o los hemos olvidado (paro, precariedad laboral, recorte de derechos laborales, desahucios sueldos de miseria, pobreza infantil…), sufrimos la continua corrupción de nuestros políticos que roban mientras recortan calidad a nuestros servicios públicos (Sanidad y Educación); la represión y la judicialización como única solución al problema catalán; una justicia parcial y dominada por el poder político; un recorte salvaje y trasnochado de derechos y libertades que se manifiesta en sentencias y procesos judiciales que si no fuesen tan indignantes, resultarían hasta cómicos…

Todo esto no lo soluciona ni una moción de censura ni unas elecciones anticipadas a las que, a corto o medio plazo nos veremos avocados. Ya lo he dicho alguna vez. El problema no es un partido, el problema está en el Estado, en la propia estructura del Estado. No necesitamos cambiar de partido y con eso arreglar la avería, necesitamos cambiar de coche. Necesitamos volver al principio y hacer las cosas bien, avanzar hacia un país con una verdadera democracia. En suma, necesitamos una segunda transición en la que se corrijan los errores del pasado que son los que ahora provocan que tiemblen las bases de esta presunta democracia.

Necesitamos cambiar de coche, necesitamos un proceso constituyente, para empezar de nuevo por la base, redactar una nueva constitución, consultar al pueblo qué tipo de Estado quiere ─la democracia nos debe un referéndum sobre la monarquía y la república─, y no tendremos una verdadera democracia hasta que desterremos todo resto de franquismo de nuestras instituciones como hicieron otros países cuando decidieron avanzar hacia un proceso democrático.

Un proceso constituyente, una nueva constitución, una nueva legislación, una verdadera democracia del siglo XXI, un nuevo país… y entonces habremos avanzado y solucionado muchos problemas de base que de otra manera no dejarán de dar averías en este viejo y gastado régimen del 78 en el que nos encontramos.

Tuits