Viñeta de Ferran Martín – @ferranmartin

Artículo de Simone Renn

Ayer lunes 12 de enero hemos asistido a algo que parece no terminar, nuevas acusaciones de corrupción sobre cargos de primer orden del Partido Popular, en esta ocasión proferidos por parte de un ex del PP.

¿Y mientras tanto qué hace el PSOE? Tuits y hablar de descuidos.

Según declaraciones de Francisco Granados ante el juez del caso Púnica:

Esperanza Aguirre ganó las elecciones autonómicas de 2011 ayudada por una campaña paralela, con fondos procedentes de empresas públicas, y también ha aclarado que nada se movía en el partido ni en la Comunidad de Madrid sin que Aguirre tuviese conocimiento, llegando a extender sus redes de poder hasta el control de Fundescam, la fundación del PP investigada por servir para la financiación irregular del partido.

Además de estas acusaciones contra Aguirre, Granados ha alcanzado a otras dos figuras de renombre en el PP de Madrid, pues ha vinculado a Cristina Cifuentes y a Ignacio González con el poder que ejercía Aguirre.

Según Granados Cifuentes tenía el control del partido en la Asamblea de Madrid y también a nivel territorial, gracias a los cargos que ostentaba en la dirección del PP de Madrid.

Es llamativo que el que fuera mano derecha de Esperanza Aguirre “una de sus famosas ranas” no haya aportado ninguna prueba, ni haya dicho que la vaya a aportar. Muchos especulan con que de momento se las está guardando.

Granados por otro lado ha negado haber intercedido en licitaciones de grandes concursos públicos a cambio de mordidas, como sostiene el empresario David Marjaliza en sus declaraciones de hace unos días en la Audiencia Nacional sobre las obras de ampliación de líneas de Metro de Madrid.

Otra de las aportaciones de Granados fue desmentir lo que tanto ha pregonado Esperanza Aguire, y es que ella fue quien destapó la trama Gürtel, pues según él, fue Mariano Rajoy quien la advirtió del pelotazo que preparaba la trama en Majadahonda. Momento en el cual Aguirre actuó en base a esa advertencia y se puso en contacto con Granados para que se ocupase del asunto.

Cifuentes en declaraciones a la prensa ha desmentido las declaraciones de Granados y ha decidido presentar una querella contra Granados, acusándole de mentiroso, además de dedicarle otros llamativos adjetivos calificativos, entre los que se incluye el de “machista”, pues Granados ha hablado de una supuesta relación personal que hubo entre Gonazález y Cifuentes, que no venía a cuento.

Ante la estupefacción de las informaciones revertidas por Granados, una periodista le ha preguntado hoy al portavoz del PP Rafael Hernando.

¿Está usted en condiciones de afirmar que el PP en Madrid y Valencia no se han financiado ilegalmente?

Su contestación:

“Yo soy afiliado de Almería. Gracias” y así zanjó el tema.

¿Una contestación propia del portavoz del Partido Popular de España?

Cuando ya habíamos pasado ayer por la tormenta Granados hoy nos despertamos con la “singular respuesta” en Telecinco del expresidente Felipe González, ex Secretario General del PSOE, ante la pregunta de si España es un país corrupto, “ha negado que haya un fenómeno de corrupción política en España”, y ha afirmado que lo que se ha producido es “un descuido generalizado“.

Cuidado con la palabra “descuido”. ¡Vaya por Dios! ¡Qué descuidados son algunos!

Hay algo que deberíamos tener presente con todo lo que está ocurriendo y es que como decía Simone de Beauvoir:

“Lo más escandaloso que tiene el escándalo es que uno se acostumbra.”

¿Corremos el peligro de acostumbrarnos los españoles?

Recordando…

Según la Fiscalía Anticorrupción, el Caso Púnica se trata de una «trama de corrupción municipal y regional infiltrada en diversos ayuntamientos y organismos autonómicos, principalmente de la provincia y comunidades autónomas de Madrid, Murcia, León y Valencia.

Si bien en su mayoría afecta a cargos del PP, también hay imputados del PSOE e IU pertenecientes estos últimos al ayuntamiento de Parla.

Francisco Granados, antiguo número dos del PP en la Comunidad de Madrid detrás de Esperanza Aguirre, es uno de los principales implicados,​ además de dar nombre, indirectamente, al operativo policial efectuado por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil a instancias del juez de la Audiencia Nacional de España Eloy Velasco.​

El 27 de octubre de 2014, fueron detenidos por la Guardia Civil 51 políticos, ediles, funcionarios y empresarios por estar supuestamente implicados en una trama de corrupción que adjudicó servicios públicos por valor de 250 millones de euros en dos años a cambio de pagos y comisiones ilegales –del 2-3% del volumen del contrato– que posteriormente eran blanqueados a través de un entramado societario.

Vídeos de interés

Tuits de interés

 

Fuentes y enlaces de interés

El Diario. Granados afirma que Esperanza Aguirre ganó las elecciones de 2011 con una campaña oficial y otra en B 12-02-2018

SERGranados implica a Cifuentes en la financiación ilegal del PP 12-02-2018

El Diario. Felipe González cree que no hay un fenómeno de corrupción política, sino “un descuido generalizado”

Wikipedia. Caso Púnica