Viñeta Lumpen – @el_lumpen

Artículo de Simone Renn – @SimoneRenn

 

Bolsonaro llega al poder respaldado por la Iglesia evangélica y no esconde sus ideas homófobas, machistas y racistas.

El ultraderechista Jair Bolsonaro, exmilitar de 63 años defensor de la dictadura que sufrió Brasil desde 1964 a 1985 –el error de la dictadura fue torturar en lugar de matar-, machistano te violaría porque no te lo mereces-, racistalos negros no saben ni procrear-, y homófobo a los hijos homosexuales se les puede corregir a palos-, empedernido defensor de “los valores de la familia tradicional”, alcanzó el pasado octubre la mayoría de votos, 55%, para poder convertirse en presidente de una de las “mayores democracias del mundo”.

Las libertades de las minorías para un sector de la derecha son una cuestión menor que no van a dejar que impieda su proyecto favorable a los mercados y a las élites económicas, aunque tengan que tragar con un candidato con un más que claro perfil autoritario y un discurso radical que ya ha provocado consecuencias realmente inquietantes, pues se han registrado más de 150 casos de violencia contra periodistas, y el futuro presidente ha amenazado con retirar recursos estatales a los medios que se comporten “de manera indigna”. Bolsonaro es el Rey de las Redes Sociales y no quiere competencia que abra los ojos a la ciudadanía.

La historia se repite, como sucedió con Hitler, con millones de parados desesperados que no ven salida a la situación, los conservadores necesitaban en esa ocasión sus votos para mantenerse en el poder y por recomendación del que más tarde se convertiría en Pío XII, que en aquellos momentos consiguió un excelente concordato de la Iglesia católica con Alemania, que a día de hoy aun existe. El Vaticano se convirtió en el primer estado en reconocer formalmente la legitimidad del gobierno de Adolf Hitler.

Los conservadores por recomendación de de la Iglesia católica acogieron a Hitler, el monstruo que los acabó devorando, destruyendo la democracia y haciéndose con el poder absoluto de Alemania.

Cuando los conservadores se quisieron dar cuenta, ya era demasiado tarde. Hitler, gran orador y con un discurso patriótico especialmente diseñado para cautivar a los más afectados por la crisis, se había hecho con el país encarcelando a la oposición, y más tarde con el poder asentado también perseguiría a católicos y protestantes que acabaron enfrentándose al Führer. Todos sabemos como acabó aquello. Alemania finalmente quedó derrotada y destruida, llevando con ella a millones de mujeres, hombres y niños de todos los continentes a la muerte, apoyándose en otras dos dictaduras: Italia y Japón.

En el artículo de Doctor Kolimari pudimos ver como el triunfo de Bolsonaro en las urnas proviene de un grave crisis económica y una no menos grave crisis política que han deslegitimado el sistema democrático en Brasil, dolido además del mayor índice de criminalidad de Sudamérica.

Ante el caos existente aparece, al igual que Hitler, este “salvador de la patria” con un populismo de extrema derecha que desprecia la democracia, tan denostada en Brasil, ensalzando la jerarquía y la autoridad, y la mayoría de la ciudadanía “compra su discurso” desencantados de una izquierda que no es capaz, por unos u otros motivos, de poner en marcha los planes previstos para reparar las grandes desigualdades sociales existentes en el país.

Las mujeres y hombres de Brasil quieren y precisan un cambio y necesitan creer que va a venir un “salvador” que cambie todo de forma radical, y tan radical que va a ser, según todo apunta. Lo que todavía no ha aprendido la ciudadanía brasileña es que la democracia hay que ejercerla “todas y todos, todos los días” no se puede dejar solo en manos de los políticos porque es demasiado importante.

Pero si Jair Bolsonaro es para “echarlo a comer aparte” su hijo, Eduardo Bolsonaro, que se ha convertido en el diputado más votado de la Historia brasileña, no es para menos. Eduardo Bolsonaro fue demandado ante los tribunales, en abril de este año por amenazar a su expareja, Patrícia Lélis, a través de Telegram, con adjetivos como “puta” y “vagabunda”, además de frases como “tenías que haber follado más para aprender a callarte” y “vete al infierno, perra”. Este “lujo2 de persona se atreve a hacer afirmaciones como que el feminismo es “una enfermedad”, además de arremeter contra el colectivo LGTBI y emprender una cruzada en contra de la educación sexual.

El hijo de Bolsonaro tampoco parece muy respetuoso con la justicia, pues recientemente ha afirmado: Para cerrar el Supremo Tribunal Federal sólo se necesitan un soldado y un cabo.

En este caso desde luego el refrán “de tal palo, tal astilla” cumple con su máxima. Así parece que la familia Bolsonaro podría tratar de seguir el ejemplo de familias como la de “Obiang” en Guinea Ecuatorial o la de de Corea del Norte hoy presidida por Kim Jong-un, transmitiéndose el poder, la vileza y perversión de padres a hijos.

 

 

¿Pero quién está detrás del triunfo de Jair Bolsonaro?

Tres parecen los vectores de fuerza que han empujado a Jail Bolsonaro hacia la presidencia: el apoyo de la Iglesia evangélica, las noticias falsas o “fakes” contra el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) y el apoyo de la industria agroalimentaria que pretende seguir talando árboles destruyendo la selva amazónica.

La Iglesia evangélica

Poca gente sabe que Hitler alcanzó el poder en Alemania gracias al apoyo del Vaticano y todos sabemos como acabó aquello.  Ahora vemos como la Iglesia evangélica ha hecho lo propio con Bolsonaro en Brasil, al igual que hizo con Trump en Estados Unidos, cuyo apoyo se mantiene desde la campaña electoral y su influencia dentro de la Casa Blanca hoy se ve recogida en las medidas del presidente, incluso después de que saliera a la luz que Trump había tenido una relación fuera del matrimonio con una actriz porno a la que habría pagado para que mantuviese la boca cerrada. Cuando interesa, se aplica el “puritanismo hipócrita” y listo.

El obispo Edir Macedo, fundador de la todopoderosa Iglesia Universal del Reino de Dios, la organización evangélica más poderosa de Brasil, expresó públicamente su apoyo a Bolsonaro durante la campaña, y el hoy elegido presidente no ha dudado en agradecérselo también en público.

Prueba de la importancia de la Iglesia evangélica en el poder es que en la Cámara de los Diputados el lobby evangélico, en la última década, ha conquistado cada vez más poder y hoy se le conoce como la “bancada de la Biblia”.

Esta iglesia que cuenta con siete millones de seguidores, asesorados por 320 obispos y 14.000 pastores, unos porcentajes muy superiores a los de la Iglesia católica con sus feligreses, cuenta con cerca de 7.200 templos en todo Brasil y articula su poder social y político a través de dos instituciones: el Partido Republicano Brasileño y la TV Record, adquirida en 1989.

Los evangélicos han tenido un gran peso no solo en la victoria de Bolsonaro, si no también en la de un número amplio de senadores de su partido (PSL) y de diputados federales.

Esta es una de las frases que Bolsonaro regaló sin preguntar:

“Dios encima de todo. No quiero esa historia de estado laico. El estado es cristiano y la minoría que esté en contra, que se mude. Las minorías deben inclinarse ante las mayorías” (2017, en conferencia).

Aunque Brasil es un Estado laico, esto no ha impedido que Bolsonaro, una vez sabido elegido como Presidente, pronunciara una oración y dedicara su próximo gobierno a Dios, lo que ya dice mucho de la influencia de la religión, su religión evangelica, en el futuro del país.

Cabe destacar que la Iglesia evangélica también ocupó en su momento un papel importante el la época de Hitler. La mayor iglesia protestante en Alemania en la década de 1930 era la Iglesia evangélica, compuesta por 28 iglesias regionales. La Iglesia evangélica alemana se consideraba uno de los pilares de la cultura y la sociedad alemanas, con una tradición teológica de lealtad al estado.

Durante la década de 1920, dentro de la Iglesia evangélica alemana surgió un movimiento llamado Deutsche Christen o “cristianos alemanes”. Los “cristianos alemanes” abrazaron muchos de los aspectos raciales y nacionalistas de la ideología nazi. Cuando los nazis llegaron al poder, este grupo procuró crear una “iglesia del Reich” nacional y propugnó una versión “nazificada” del cristianismo.

 

Podemos ver a Ludwig Müller, obispo del Reich, obispo de la Iglesia Evangélica Unida de Alemania.en el minuto 4,21.

Por otro lado dentro de la Iglesia evangélica también había voces discordantes contra Hitler, al igual que en la Iglesia católica.

Bekennende Kirche, la “Iglesia Confesionista”, surgió en oposición a los “cristianos alemanes”. Su documento fundacional, la Profesión de Fe de Barmen, declaraba que la iglesia debía fidelidad a Dios y a las escrituras, no a un Führer terrenal. Tanto la Iglesia Confesionista como los “cristianos alemanes” siguieron formando parte de la Iglesia Evangélica Alemana, y el resultado fue una Kirchenkampf, o “lucha religiosa” dentro del protestantismo alemán: un debate y una lucha constantes por el control entre los que buscaban una iglesia “nazificada”, los que se oponían y los denominados líderes eclesiásticos “neutrales” cuya prioridad era evitar el cisma religioso y cualquier tipo de conflicto con el estado nazi.

Los integrantes más famosos de la Iglesia Confesionista fueron el teólogo Dietrich Bonhoeffer, ejecutado por participar en la conspiración para derrocar al régimen, y el pastor Martin Niemöller, que pasó siete años en campos de concentración debido a sus críticas contra Hitler.

Martin Niemöller. "Cuando los nazis vinieron por los comunistas"

 

Las noticias falsas o “fakes”

Si detrás del éxito de la campaña de Trump se encontraba la empresa Cambridge Analytica que obtuvo datos privados de los ciudadanos estadounidense a través de Facebook que según parece utilizó para manipular psicológicamente a los votantes en las elecciones de EE.UU. de 2016, todo apunta a que en la campaña de Bolsonaro las Redes Sociales también han ocupado un papel relevante.

Este “Trump tropical” cuenta con 15 millones de seguidores en las Redes Sociales y las sabe utilizar muy bien para difundir su discurso machista, homófobo y racista, de hecho fue su arma electoral, negándose a participar en ningún debate político con sus contrincantes.

En la fotografía de abajo podemos ver a Eduardo Bolsonaro con Bannon, el ejecutivo de medios estadounidense cabeza de la estrategia de la campaña de Trump, que se autodefine como el “Riefenstahl del Partido Republicano” y que está detrás del uso de Cambridge Analytica en las elecciones presidenciales del 2016 de EE.UU.

Cabe recordar que la directora de cine alemán Leni Riefenstahl fue la que produjo las películas de propaganda para el régimen de Hitler, consiguiendo hacer llegar a las masas con gran éxito los mensajes del nazismo. De hecho The Hope & The Change de Trump, imitó conscientemente la película de 1935 de Riefenstahl El triunfo de la voluntad, que retrata el Rally de Nuremberg de 1934.

 

Bolsonaro Cambridge Analytica

Eduardo Bolsonaro, hijo de Jair Bolsonaro, junto a Banon en agosto de este año.

 

 

 

La campaña electoral presidencial en Brasil estuvo marcada por la diseminación de miles de “noticias falsas” que circularon principalmente a través de Whatsapp.

El Tribunal Superior Electoral y la Policía Federal abrieron investigaciones tras un reportaje del diario “Folha de Sao Paulo” en el cual se afirmaba que diversos empresarios estaban detrás de los bombardeos de mensajes falsos por Whatsapp contra el PT y su candidato, con objeto de favorecer a Bolsonaro.

Por otro lado la Justicia Elctoral  brasileña también preguntaron a Facebook y Twitter si Jair Bolsonaro había pagado por patrocinar el contenido de sus publicaciones durante la pasada campaña, negando ambas tal hecho. Si bien podría haberse realizado de muchas maneras sin necesidad de utilizar las cuentas ligadas oficialmente al que se convertirá en enero en ele futuro Presidente de Brasil.

La industria agraria

Bolsonaro, el líder del Partido Social Liberal (PSL), una pequeña organización hasta hace bien poco, ha alcanzado el poder no solo por la oleada de populismo de ultraderecha que está sufriendo ahora mismo un buen número de países, que proclama la necesidad de “mano dura”, se entiende claro la “mano dura” que a ellos les interesa, si no también por una dura historia que arrastra Brasil de más de 300 años de colonialismo portugués.

Es significativo que Brasil fuese el último país de Latinoamérica en el que desapareció “oficialmente” la esclavitud (1871), por lo que el arraigo del sistema esclavista —que implica la posesión de personas— contribuyó a crear una sociedad violenta, conservadora, desigual y muy clasista en el que la corrupción era una práctica ampliamente extendida.

“La bancada ruralista” reflejo de los grandes terratenientes agrarios han ejercido una gran influencia en el país y han apoyado a Bolsonaro en su escalada hacia el poder.

El futuro presidente tiene una visión del país de hace 50 años, cuando la selva debía ser conquistada, derribada y derrotada, lo que le ha llevado a anunciar medidas que dejarían vía libre para la deforestación de la Amazonia, en favor de los grandes terratenientes.

Bolsonaro que opina que Brasil tiene demasiadas áreas de protección ambiental, anunció que fusionará los ministerios de Agricultura y Medio Ambiente; que limitará la capacidad de acción del Instituto Brasileño del Medio Ambiente y los Recursos naturales Renovables (IBAMA) y del Instituto Chico Mendes para la Conservación de la Biodiversidad (ICMBio); que retirará al país del Acuerdo de París, al igual que ha hecho Trump; y que acabará con el “activismo ambiental chiíta”.

Curiosamente no todos los terratenientes están de acuerdo con estas políticas, pues hay algunos que piensan más allá ya que los tratados comerciales bilaterales requieren contrapartidas sobre el cuidado del medio ambiente y los países europeos, por ejemplo, tienen una política de no comprar productos que estén relacionados con la deforestación lo que podría causar cancelaciones de compras de productos a Brasil.

Por otro lado Jair Bolsonaro también ha afirmado que durante su gobierno no se concederían ni un centímetro más de tierra a la Unidad de Conservación y Tierra Indígena. El derecho de los pueblos indígenas a los territorios originales de sus antepasados es un derecho constitucional. El dueño de las tierras es el país, la unión de las 27 unidades federativas, y ellos son los beneficiarios. El Ministerio Público federal de Brasil dijo que tomará acciones en contra de Bolsonaro si sigue con esta propuesta.

Los brasileños progresistas y demócratas van a tener que reinventarse y plantar cara a este monstruo surgido de las cavernas que quiere devolver a Brasil a tiempos de la esclavitud, del sometimiento de la mujer y de la humillación de las minorías.

 

Frases de Bolsonaro

Por último os dejamos algunas de las frases de este infecto ser que recoge PERFIL:

  1. “Estoy a favor de la tortura. Y el pueblo está a favor también” (1999, en entrevista en TV).
  2. “No emplearía (hombres y mujeres) con el mismo salario. Pero hay muchas mujeres competentes” (2016, en entrevista en TV).
  3. “No es una cuestión de colocar cupos de mujeres. Si ponen mujeres porque sí, van a tener que contratar negros también”.
  4. “Sería incapaz de amar un hijo homosexual. No voy a ser hipócrita aquí. Prefiero que un hijo mío muera en un accidente a que aparezca con un bigotudo por ahí” (2011, entrevista con una revista).
  5. “El hijo empieza a mostrarse amanerado, gay, cambia su comportamiento, ¿verdad ?, ya oí de algunos aquí…, menos mal que me dieron unos chirlos de chico, mi padre me enseñó a ser hombre”.
  6. “No hacen nada. Más de mil millones de dólares al año estamos gastando en ellos” (sobre los brasileños con ascendencia africana).
  7. “Deberían haber sido fusilados unos 30.000 corruptos, empezando por el presidente Fernando Henrique Cardoso” (1999, en entrevista).
  8. “Hay que dar seis horas para que los delincuentes se entreguen, si no, se ametralla el barrio pobre desde el aire”.
  9. “Es una desgracia ser patrón en este país, con tantos derechos para los trabajadores” (2014, entrevista en diario).
  10. “El pobre solo tiene una utilidad en nuestro país: votar. La cédula de elector en la mano es diploma de burro en el bolsillo. Sirve para votar por el gobierno que está ahí. Sólo sirve para eso y nada más”.

 

Ver más

El Español Los reverendos evangélicos que alientan el discurso radical de Trump 15-02-2018

El Confidencial La ‘bancada de la Biblia’: los evangélicos de Brasil que han impulsado a Bolsonaro 5-08-2018

El País. Brasil Es hora de acercarse a la propaganda en red de Bolsonaro 22-10-2018

Wikipedia Dictadura militar en Brasil

El Mundo Eduardo Bolsonaro, más machista y homófobo que su padre 21-10-2018

BBC Bolsonaro presidente: la sorprendente trayectoria del controversial presidente electo de Brasil 28-10-2018

El Mundo El ultraderechista Jair Bolsonaro es el nuevo presidente de Brasil con el 55% de los votos 29-102018

El Mundo Joan Manuel Serrat en Buenos Aires: “Un Bolsonaro puede aparecer en cualquier lugar” 31-10-2018

El Mundo La vida privada de Bolsonaro, el candidato racista, homófobo y machista de Brasil 29-08-2018

BBC 5 claves para entender el escándalo de Cambridge Analytica que hizo que Facebook perdiera US$37.000 millones en un día 21-03-2018

Youtube La voz de Iñaki. BOLSONARO: por qué y cómo 29-10-2018

Youtube Bolsonaro e Cambridge Analytica

Wikipedia Steve Bannon

Perfil El top 20 de las frases más polémicas de Jair Bolsonaro 

El País El ‘Braxit’ de Bolsonaro 10-11-2018

Vice El gobierno de Bolsonaro podría provocar una catástrofe ambiental 6-11-2018

The New york Times Bolsonaro representa el pasado colonial de Brasil 7-11-2018

El Periódico Facebook y Twitter niegan campañas pagadas a favor de Jair Bolsonaro 13-11-2018

HOLOCAUS ENCYCLOPEDIA  LAS IGLESIAS ALEMANAS Y EL ESTADO NAZI

Vimeo El triunfo de la Voluntad (Leni Riefenstahl 1934)

Wikipedia Ludwig Müller

Teólogo alemán y miembro principal del movimiento de fe “cristianos alemanes”. (alemanes: Deutsche Christen) En 1933 fue impuesto por el gobierno Nazi como Reichsbischof (Obispo del Reich) de la Iglesia Evangélica Alemana (en alemán, Deutsche Evangelische Kirche)

La Sexta Christopher Wylie, la “garganta profunda” que destapó “la estrategia militar” de Cambridge Analytica que hizo presidente a Trump 6-11-2018

 

Artículos relacionados en La Política

Brasil, un extraño paisaje familiar

 

Hitler alcanza el poder “gracias” al Vaticano

 

Martin Niemöller: “Cuando los nazis vinieron por los comunistas”

 

Tuits y posts