Viñeta Nani – @magolapeluda

Artículo de Doctor Kolimari – @DKolimari

 

El temor que hay ahora es que la situación vuelva a la escalada de tensión que se produjo antes de la cumbre de las dos Coreas entre Kim y Moon.

La cumbre de Hanoi entre Donald Trump y Kim Jong-Un terminó en un abrupto fracaso el pasado 28 de febrero. Esta cumbre era la segunda dentro de la ronda de negociaciones que llevan a cabo EEUU y Corea del Norte para tratar la desnuclearización de la península de Corea y el fin del bloqueo estadounidense a Corea del Norte. La primera cumbre se celebró el 12 de junio de 2018 en Singapur con un inesperado éxito. El optimismo que había generado Singapur se desvanece ahora en Hanoi.
Parece que el desacuerdo de Hanoi tiene que ver con la velocidad en la aplicación de los compromisos. Pyongyang ofrece una desnuclearización progresiva a cambio del levantamiento del bloqueo. Mientras que Washington exige la desnuclearización inmediata a cambio del levantamiento del bloqueo. Las negociaciones no están rotas, pero los equipos de negociadores tendrán que empezar ahora casi desde cero.

El origen del conflicto proviene del desarrollo de armamento nuclear por parte de Corea del Norte. En 2006, el país asiático probó con éxito su primera bomba atómica. Desde entonces ha ido mejorando su arsenal. Corea del Sur, Japón y Estados Unidos no ven con buenos ojos el desarrollo militar norcoreano. Mientras que otras potencias de la región como China y Rusia mantienen una postura ambigua, pero decididamente a favor de la distensión.

Precisamente, la distensión que han protagonizado Kim y Trump se inició con las gestiones de China y el cambio de gobierno en Corea del Sur. China es el principal aliado histórico de Corea del Norte y ha influido decisivamente sobre Pyongyang para abrir cauces de negociación. Pero más decisivo aún fue la caída del gobierno de derechas en Corea de Sur, tras un escándalo de corrupción, y la llegada al poder en 2017 del presidente Moon. El presidente Moon es un progresista partidario de la convivencia con Corea del Norte y contrario a la confrontación que defienden los partidos de derecha surcoreanos.

La postura dialogante de Moon permitió abrir vías de negociación con Corea del Norte, que culminaron en la cumbre de Panmunjom en abril de 2018 entre Moon y Kim. Esta cumbre fue decisiva para iniciar el diálogo con EEUU. El gobierno de Trump tuvo que dar un paso adelante y sumarse a las negociaciones, so pena de quedar al margen.

El temor que hay ahora es que la situación vuelva a la escalada de tensión que se produjo antes de la cumbre entre Kim y Moon. A lo largo de 2017, las amenazas de guerra entre EEUU y Corea del Norte mantuvieron en tensión a toda la región. Lo cierto es que el estado prebélico ha sido algo cotidiano desde el final de la Guerra de Corea en 1953. Ni siquiera se ha llegado a firmar un acuerdo de paz de dicho conflicto y hay importantes intereses que se benefician de ello.

En Corea del Norte, la jerarquía militar se beneficia del estado de guerra al captar la mayoría de los recursos del país para la inversión en el ejército. En Corea del Sur, los partidos de la derecha aglutinan el sentimiento nacionalista de sus votantes en torno al conflicto con su vecino del norte. Y el gobierno de EEUU encuentra en el conflicto una legitimación, para mantener en Corea del Sur el segundo mayor contingente de tropas estadounidenses desplegadas en el mundo fuera del territorio de EEUU. Gracias a estas tropas estacionadas en Corea del Sur, EEUU mantiene una avanzada estratégica sobre el flanco de Rusia y China.

Precisamente China y Rusia son las potencias más interesadas en la distensión del conflicto, lo cual podría tener como consecuencia la no injerencia de EEUU. Por otra parte, el gobierno nacionalista de Japón también ha utilizado el conflicto como pretexto para activar un ambicioso programa de rearme. Como colofón al programa de armamentos japonés el gobierno de Shinzo Abe pretende este año sacar adelante una reforma de la Constitución que autorizaría al gobierno a implicar al ejército japonés en conflictos internacionales.

En este ambiente de tensión y amenazas es casi ridículo pensar que Corea del Norte vaya a aceptar desmantelar su arsenal nuclear. En la carrera armamentística que experimenta la región (China, Corea del Sur y EEUU también incrementan sus efectivos) la única baza militar de Corea del Norte es su programa de armamento nuclear. Renunciar a dichos armamentos colocaría a Corea del Norte en una posición notable de inferioridad con respecto a sus posibles enemigos.

Ver más

es.euronews.com Trump dice que se retiró de la cumbre con Kim porque le pidió que levantara todas las sanciones 28-02-2019

Wikipedia Cumbre de Singapur

El Universal China y Rusia se unen a Corea del Norte para buscar eliminar sanciones a Pyongyang 11-10-2018

infobae.com La oferta secreta de Rusia a Corea del Norte para interferir en las negociaciones entre Donald Trump y Kim Jong-un 30-01-2019

El País Kim Jong-un regresa a Corea del Norte tras coordinar posiciones con China ante la segunda reunión con Trump 9-01-2019

Wikipedia Programa nuclear de Corea del Norte 

elobservador.com.uy Así presionó China a Corea del Norte para que se sentara a negociar  31-03-2018

hora.es Kim Kong Un llega a China antes de la cumbre propuesta por Trump 

lavanguardia.com Las dos Coreas pactan avanzar hacia la “total desnuclearización” de la península 27-04-2018

Tuits y posts