España y Guinea Ecuatorial tienen mucho en común y Ramón Nsé Esono nos lo cuenta cada semana.

Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia respecto a España el 12 de octubre de 1968 y es para muchos de nosotr@s una gran desconocida que iremos descubriendo con el humorista gráfico ecuatoguineano Ramón Nsé Esono, que a pesar de haber estado preso en su país por sus ideas, lo sigue amando profundamente.

Artículo y viñeta Ramón Nsé Esono, JamónyQueso – @Guineaeslomejor

 

¿Cuál es el papel del feminismo de las mujeres occidentales ante el resto de las mujeres del mundo en la idea de reducir, extirpar o suprimir el machismo que insiste en sus últimos coletazos como medio de dominio “gracias al Diosucho hombrecito”?

Feliz Año Nuevo, creo que se dice por estos primeros 15 días del mes primero de los 12 qué hay en 365 días. Así pues, feliz Año Nuevo a todos.

Felicitados “como Dios manda”, pasemos a lo que nos debería de interesar, siempre y cuando el interés sea mutuamente cordial y sin que nadie salga más jodido que los demás solo porque sus intereses son más de humanidad que de otros enfoques a saber de qué corte.

La última carta de Loco que tuve la oportunidad de escribir aquí termino con un contundente “feminismo europeo”. Lo que no debería dar pie a pensamientos raros hacia el autor, servidor, ya que en el fondo respondería: “me la suda”. Pues la libertad de expresión es un derecho. Y se supone que escribo para gente que no es solo de mi país en donde si preguntamos por dictaduras, el resto de la humanidad, dirá que vive en democracia comparando con los nativos de mi tierra que siguen en dictadura en pleno siglo 21.

¿Por qué “feminismo europeo”?

La respuesta es complicada a la vez que sencillita: las europeas llevan la batuta de la lucha feminista porque tienen mejores medios de difusión, lo saben, son conscientes de ello, y en base a esa realidad, tienen claro que van a tratar de influir en el resto de femeninas alrededor del mundo. Y cuando ya digo europeas, me refiero a las occidentales no accidentadas en el tema (que las hay accidentadas y que votan tan mal como cualquier machirulito anti su propia mamá).

¿Sabrán las occidentales feministas hacer uso responsable de su PODER mediático ante la realidad que indica que este planeta, a base de culturas religiosas y de guerras por doquier, es machista a más no poder?

Bueno, esperemos que sí. Pues de entre ellas las hay que no viven en occidente. Que se manejan en su día a día en otros lugares remotos del mundo en donde a veces ni llegan las noticias de los avances de las mujeres desde la procedencia de sus raíces. Esas mujeres alejadas por voluntad o profesionalismo de sus hogares madre, posiblemente tengan más claro lo que es “luchar” profundamente contra lo que hasta yo reconozco que “me ha beneficiado toda la vida” (el machismo puro, no el de los bobos que abundan en las redes aplicándose cada vez más en su estúpida idea de joder la idea del feminismo base).

Y cuando hablamos de las occidentales lejos de casa, no nos referimos solo a las que se hacen fotos con niños africanos y las suben con notas donde quieren decir que ayudan más que las que trabajan para Coca-Cola en Orlando, no. Hablamos de todas.

¿Qué responsabilidades se supone que deben asumir las occidentales ante el resto de las mujeres del mundo en la idea de reducir, extirpar o suprimir el machismo que insiste en sus últimos coletazos como medio de dominio “gracias al Diosucho hombrecito”?

Pues no sé, la verdad. No voy a ser yo el macho que les diga a las hembras mundiales qué o qué no hacer. Cómo hacerlo o cómo dejar de hacerlo. Ellas mismas, fijo y seguro, tienen varios ases en la manga para alcanzar los rincones más íntimos de la mente femenina global, y creo incluso que saben qué quieren introducir en ellas más allá de decirles que salgan a manifestarse en las calles de sus ciudades. En algunos casos hablaríamos de ciudades extremadamente peligrosas por la “ley del cojón”.

Lo que sí sé es que el dibujo de hoy no es una caricatura. He querido mostrar en mi arranque en este año un dibujo que se me vino a la cabeza al pensar en la “comodidad de la mujer independiente, occidentalizada, moderna y libre”. Añadiendo un “robot con una flor sufriendo bajo la lluvia” para tratar de decir que en el futuro, a ellas les molará más dejarse “querer” por las máquinas que por los que gastamos una vena gorda colgante y hasta asquerosa si no fuere porque sirve para muchas cosas bonitas como “echarse un polvo mientras Sí sea Si” y no cuando “No es No”, que suele ser la opción de los incapaces de tener sensibilidad alguna hacia el ser humano (hombre o mujer).

¿Complicado lo captan, verdad?

Yo es que no soy escritor. Ni falta que me hace. Me gusta opinar. Y si mal opino, bien se me puede corregir.

Ahora bien, sinceramente no hay más que decir sobre el feminismo, o sobre las mujeres en pie de guerra contra lo que las quiere mantener “bottón di manden”. Los que saben escribir textos con sentido común y que calentaron pupitre para ganarse el respeto de sus lectores ya han dejado ríos de tinta para que los humanos sepamos cuales son las bases de la lucha feminista (el de las mujeres sin catalogamientos). Hay artículos, ensayos, estudios, frases, comunicados, hay de todo. Pero como le ocurre a la pederastia, son muchos, y desgraciadamente muchas, los que defienden a los violadores de nuestros hijos e hijas sin edad de pubertad. Y es que al ser humano no solo hay que darle texto. También hay que brindarle dibujo.

Y eso es lo que creo que debo hacer por la parte que me toca. No escribir sobre “feminismo para follar más” (como dicen los machirulitos al leernos a algunos machos escribir sobre dar apoyo y acompañamiento a nuestras compañeras, hermanas, madres, hijas, etc…)

¿Sigo?

¿No?

Vale. Ahí lo dejo.

Espero que no haya dicho alguna sandez. Y si sí, sinceramente pido perdón por tratar de ser Bolaños escritor en lugar de dibujante.

Artículos relacionados en La Política

Gracias

Tuits y posts