Viñeta Eneko – @EnekoHumor

Artículo de Caracola – @carolacaracola5

 

Resolver adecuadamente las cuentas pendientes en materia de Memoria Histórica no solo es una cuestión de justicia sino también de dignidad de un pueblo y de cada una de las personas que componen ese pueblo.

Ser el segundo país del mundo en número de desaparecidos, tras Camboya y el primero de Europa es una cuestión que a estas alturas nos debería tener gravemente avergonzados como país y esa vergüenza nos debería urgir a todos a solucionar esa cuenta pendiente con muchos de nuestros conciudadanos.

Para cada individuo, su marco familiar, sus ascendiente y descendientes son personas a las que se les guarda un afecto y un respeto; son las personas que nos responden en parte a las preguntas de “¿Quién soy?, ¿De dónde vengo?”. Para todos, enterrar (o incinerar) a un ascendiente es cerrar un capítulo de su vida pero también de la nuestra. Decidir dónde y cómo se le da un entierro a un familiar es un derecho y una necesidad ancestral.

Abrir fosas, devolver a las familias los restos mortales de sus ascendientes, más allá de cuestiones políticas, es una cuestión de humanidad, de dignidad y de derechos humanos. Es cerrar una cuenta pendiente con el que vive recordando y anhelando. Por esto, nunca entendí a quien dice que abrir fosas es abrir heridas. Abrir fosas es cerrar las heridas de miles de familias que en la actualidad siguen esperando que se le devuelva al abuelo que una noche alguien se llevó de su casa. Nadie podrá estar orgulloso de su país mientras esto no se resuelva.

Quien tenga ganas de agitar una bandera con orgullo no puede olvidar que hay miles de compatriotas que están esperando que el Estado les trate con humanidad y con dignidad, compatriotas que siguen siendo víctimas de una guerra civil que acabó hace muchos años.

Hasta ahora he hablado de elemental humanidad y dignidad. No podemos obviar el concepto de la justicia. ¿Por qué “desaparecieron” esas personas? No fue por su voluntad ni por ningún azar. Hay tantas historias y circunstancias como personas desaparecidas. Todas se dieron dentro del contexto de un país en una guerra civil (y una posguerra) pero no siempre, ni mucho menos, en el frente de guerra.

Al contrario, la mayoría de las desapariciones se produjeron lejos de las líneas de combate y las circunstancias van desde condenas a muerte en juicios sumarísimos a situaciones muy frecuentes en las que en la noche, una cuadrilla de falangistas iba a buscar a casa al desaparecido, “lo invitaba a dar un paseo” y no se volvía a saber nada más. Toda una situación que se puede sintetizar en que en España, dentro de un contexto de guerra y posguerra se produjo, desde el bando golpista y ante la más ligera sospecha o denuncia, una indiscriminada “limpieza ideológica” de población civil fuera del frente de guerra. Crímenes que aun están a la espera de reparación y justicia y familias que esperan poder recuperar los restos de su familiar desaparecido para enterrarlo con dignidad.

Han pasado muchos años desde el final de la guerra pero los más de 100.000 desaparecidos siguen siendo una cuenta pendiente que desde 1939 nadie ha querido saldar. Una vez muerto el dictador, nuestra “democracia” aprueba en 1977 la Ley de amnistía con la que se perdonó a los asesinos y se olvidó a las víctimas y ya a lo largo del “período democrático”, en contra de lo esperado,  y a pesar de las reiteradas reclamaciones de organismos internacionales como la ONU o la UE al Estados español para que cumpliese sus compromisos en materia de Derechos Humanos, los distintos gobiernos poco o nada han hecho por hacer justicia con los miles de desaparecidos y con sus familias. Una de las graves carencias de nuestra “democracia”. En los últimos años, Rajoy como presidente del Gobierno, se jactaba entre risas en una radio de ámbito estatal de que su presupuesto para la Memoria Histórica era de cero euros.

Paralelamente a la inacción gubernamental, hay que destacar el valiosísimo esfuerzo de numerosas asociaciones memorialistas que desde manos privadas vienen realizando la tarea que le correspondería hacer al Estado. Una vez más, es el pueblo el que salva al pueblo.

En la actualidad, ayuntamientos, comunidades autónomas y gobierno, empujados por la actividad de las iniciativas privadas, comenzaban a dar tímidos avances con legislación y partidas presupuestarias. Pero ahora, llega la amenaza de la vuelta atrás también en materia de Memoria Histórica.

Quiero citar a Andalucía. Una comunidad que fue especialmente castigada por los crímenes franquistas. En palabras del periodista Juan Miguel Baquero, “Andalucía, solo Andalucía, tiene más desaparecidos que los en torno a 30.000 que sufrió Argentina tras la dictadura cívico-militar de Jorge Rafael Videla”. Demoledor.

Quien niega la verdad, la justicia y la reparación a víctimas y familiares a las que tienen derecho desde la legislación internacional y desde la más elemental ética y humanidad ─que nadie sea ingenuo─ están justificando de nuevo aquellos asesinatos ideológicos y están despreciando el dolor de las familias.

E igual que no se pueden negociar gobiernos a costa de la tortura y el asesinato de las mujeres víctimas de la violencia de género, tampoco se pueden pactar gobiernos usando como moneda de cambio la Memoria Histórica, el dolor de las familias y la dignidad de las víctimas de un genocidio. Y ya que hablamos de memoria, no debemos olvidar la indignidad de quienes tienen tan pocos escrúpulos como para hacer estos sucios intercambios a costa de hacerse con el gobierno de una comunidad autónoma.

Ver más

ElDiario.es Denuncian a España ante la ONU por ocultar crímenes del franquismo   15-01-2019

LaSexta.com La Asociación de Memoria Histórica advierte de que volverán a exhumar fosas en Andalucía si el Gobierno deja de hacerlo  14-01-2019

ElDiario.es Las víctimas del franquismo plantan cara a PP, Ciudadanos y Vox y la idea de derogar la ley de Memoria Histórica  10-01-2019

ElDiario.es El banco de ADN o la exhumación de cuerpos, en el aire tras el pacto que quiere derogar la ley de memoria andaluza   11-01-2019

El Salto Diario Andalucía, tierra de fosas (y de memoria) 2018-10-18

ElDiario.es Iván Aparicio: “La memoria histórica y los derechos humanos suelen ser incómodos para el poder”  14-12-2017

ElDiario.es La ONU vuelve a exigir a España que atienda a las víctimas del franquismo y la Guerra Civil https://www.eldiario.es/_267c60d0   20-05-2017

 

Artículos relacionados en La Política

Sucedió en Toledo

Sacar a una momia, no acabará con el Franquismo

La Masacre de Badajoz, uno de los sucesos más tristes y cruentos de la Guerra Civil Española ocultado por el franquismo, recogido ahora en 25 tuits

Las Trece Rosas españolas y las Tres Mariposas de la República Dominicana, origen del 25N, víctimas de Conesa, policía de Franco y de la Democracia

Ascensión Mendieta, una hija coraje de 91 años, que luchó hasta encontrar el cuerpo de su padre, fusilado injustamente al terminar la Guerra Civil Española

Cerca de 10.000 españoles fueron deportados a campos nazis. El de Mauthausen era conocido como “El Campo de los Españoles”

Tuits y posts