Viñeta Eneko – @EnekoHumor

Artículo de Caracola – @carolacaracola5

Un techo de cristal en el espacio

Hay un cráter de la Luna que se llama Lovelance en honor a William Randolph Lovelace (1907 – 1965) médico estadounidense que fue presidente del Comité Especial Asesor sobre Ciencias de la Vida de la NASA. Él era, en los años 60, el que les realizaba las duras pruebas médicas y psicológicas a los hombres que aspiraban a ser astronautas.

Lovelance tuvo la curiosidad de realizarle las mismas pruebas a una mujer: la piloto de cazas Jerrie Cobb (1931). El resultado fue extraordinario, mejor que muchos hombres. Entonces, animado, entre otras cosas, por la idea de que las mujeres, por su menor tamaño y su menor gasto de oxigeno necesitarían naves espaciales más pequeñas inició un programa de selección de mujeres astronauta: el Programa Mercury 13, que recibió este nombre por las 13 mujeres pilotos militares que fueron seleccionadas para ser astronautas por sus excelentes resultados en las duras pruebas a las que las sometió el doctor Lovelance.

Eran los tiempos de la Guerra Fría. Rusia y EEUU rivalizaban en la carrera espacial y las autoridades militares americanas no quisieron “correr riesgos”, suspendieron el Programa Mercury 13 sin más argumento que la desconfianza de enviar a una mujer al espacio. Las 13 mujeres seleccionadas, excelentes pilotos militares, apasionadas del aire y con la aspiración de volar cada vez más alto, no formarían parte de la tripulación de una nave espacial solo por el hecho de ser mujeres. Un techo de cristal que no pudieron romper.

Curiosamente, Rusia se adelantó a EEUU y en 1963 envió a la primera mujer al espacio; Valentina Vladímirovna Tereshkova, con 26 años, fue la primera mujer que a bordo del Vostok 6 dirigió una misión espacial que tenía como objetivo estudiar los efectos de la ingravidez sobre el cuerpo humano y sus diferencias biológicas entre hombres y mujeres. Los rusos no temieron romper un techo de cristal.

 

Femenino no es lo mismo que feminista

Me he acordado estos días de las 13 mujeres que formaron el programa espacial Mercury 13 mirando nuestro Consejo de Ministras y Ministros y reflexionando sobre la foto y las reacciones que ha producido. El hecho de haber un astronauta me ha servido de hilo conductor.

En los años 60, la Nasa no confió en mujeres que demostraron mediante pruebas objetivas su preparación, solo por el hecho de ser mujeres. Temieron quedar en ridículo ante el mundo y sobre todo ante sus competidores rusos.

Ahora, en el siglo XXI, España rompe un techo de cristal con el nombramiento del Gobierno con más mujeres del mundo de lo que naturalmente me alegro, pero… ¡Ojo! El Gobierno con más mujeres del mundo es un Gobierno muy femenino pero está por demostrar si además es feminista. No confundamos femenino con feminista.

De momento, nombrar 11 ministras me parece un buen “gesto”, que valoro pero las mujeres del siglo XXI necesitamos mucho más que gestos y postureo. Como mujer y feminista, esperaré a celebrar las medidas que se tomen encaminadas a erradicar el machismo y sobre todo sus graves consecuencias, como la violencia de género y la desigualdad en el ámbito laboral.

En materia de igualdad hay mucho por hacer y citaría como medidas más urgentes la prevención de la violencia machista, la atención y amparo de sus víctimas, la correcta gestión de las denuncias para que no se conviertan en asesinatos y sobre todo la educación como medida preventiva que debe implantarse en las escuelas, ya sea mediante una materia específica o como materia transversal a través de los programas educativos.

Para terminar. He oído estos días que Sánchez ha sabido escuchar al 8M. Sí, hubo un 8M en el que las mujeres de este país salimos a la calle con tal determinación y tanta fuerza que sordo habría que estar para no habernos oído. De momento, Sánchez ha seleccionado una tripulación con muchas mujeres. Ya no estamos en los 60, en el siglo XXI ya no me llega con la tripulación, quiero ver la trayectoria de la travesía y los logros de la misión.

Ya tenemos paridad, vale, muy bien, ahora quiero ver el feminismo.

Vídeos

Tuits

 

Ver más

BBC: Mercury 13: las pruebas secretas de la NASA para enviar por primera vez mujeres al espacio

Hipertextual: Las mujeres que conquistaron la Tierra, y el espacio también

Hipertextual: ‘Mercury 13’, la historia jamás contada sobre las mujeres a las que “cerraron” el espacio

Conec: Las Mercury 13: las astronautas que no llegaron a serlo