Viñeta de Ben– @BenBrutalplanet 

Artículo de Simone Renn – @SimoneRenn

 

El derecho de asilo está regulado por el Derecho Internacional y es una obligación de los Estados. Queda recogido como derecho humano fundamental en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La alegría llega a Valencia y esta vez tiene nombre para la mayoría de los españoles, se llama “Aquarius“, tiene forma, la de barco, y un valioso contenido, 629 personas que han arriesgado su vida huyendo de la guerra y la miseria, rescatadas del mar gracias a las ONG SOS Meditarrenee propietaria del barco Aquarius, y a Médicos Sin Fronteras cuyos miembros forman parte de la tripulación del barco.

El barco con los rescatados debería haber llegado a la costa de Italia, pero su gobierno denegó la acogida y el país más cercano, Malta, también dijo NO. Ante esta situación nuestro recién nombrado presidente Pedro Sánchez ofreció nuestro país para que los refugiados pudieran llegar a un puerto seguro. Fue en ese momento cuando Italia ofreció dos barcos para acompañar al Aquarius hasta nuestras costas, desplazando a parte de los migrantes para que la travesía fuera más segura, pues era imposible que el Aquarius hiciera la travesía hasta España con tantos pasajeros a bordo durante una larga travesía.

Gran parte de los españoles se alegraron del gesto de nuestro nuevo gobierno, más teniendo en cuenta que el anterior tan solo había cumplido con la acogida del 16% de los refugiados a los que se había comprometido en el reparto que se acordó en la Unión Europea.

Pronto aparecieron las voces insolidarias intentando llenarnos de miedos y prejuicios contra los refugiados que navegaban en el Aquarius, esas voces que curiosamente callan mientras otros realizan viajes muchos más cómodos con maletines a paraísos fiscales llevándose el dinero de los españoles. Esas voces que no ven personas, que solo ven números, son las que quieren asustarnos con el “efecto llamada” que este gesto humanitario, al que ellos califican de forma despectiva de “buenismo“, puede causar.

 

 

 

Es evidente que la solución no pasa solamente por salvar las vidas de los refugiados que atraviesan el Mediterráneo, pero tampoco pasa por dejarlas morir. Esas “mentes pensantes” creen que si se deja morir a quien intenta pasar el Mediterráneo, asustará a otras personas y así no se atreverán a cruzar el mar para llegar a las costas de la UE, y es que no entienden que los seres humanos que vienen, en sus países “ya estaban muertos” y lo único que les queda es poder resucitar tras pasar el Mediterráneo. Esto es lo que no ven los insolidarios, esos a los que no les importa el daño que muchas multinacionales, sobre todo empresas de armamento, han causado y siguen causando en los países de los que proceden gran parte de los migrantes y que son responsables en gran medida de lo que está ocurriendo, creando millones de refugiados que se ven obligados a abandonar sus países.

Como dice nuestro buen amigo Ferran Martín, lo que España afronta realmente es algo muy diferente:

https://twitter.com/ferranmartin/status/1008319643885424640

Frente a los insolidarios, múltiples ciudades españolas han mostrado el gesto humanitario ofreciéndose a acoger a los recién llegados.

Los 629 refugiados han sido recibidos por un ejército de voluntarios, médicos, psicólogos, traductores y personal de apoyo de más de 2.000 personas. Entre ellos hay 400 traductores, 120 policías autonómicos y una centena de guardias civiles, 356 funcionarios y agentes de la Policía Nacional, que identifican a cada uno de los pasajeros. Una de sus funciones es tomar huellas y fotografías a los recién llegados.

En el Aquarius había 134 niños, de ellos 123 no iban acompañados por sus familiares, de manera que su situación es todavía más vulnerable. ¿Qué situaciones tan desesperantes deben haber vivido estos menores en sus países? ¿Qué horror habran pasado en el Mediterráneo? ¿Qué les espera ahora?

Confiamos que el Aquarius suponga un punto de inflexión en la política de la Unión Europea y que se busquen soluciones a la raíz de los problemas, para que los migrantes no se vean obligados a huir de sus países perdiendo a familias y amigos. Aunque lo cierto es que los políticos europeos solamente se moverán si se ven presionados por los votantes. Solo hace falta ver la foto del Parlamento Europeo en el debate sobre el Aquarius, para entender que es preciso obligarles a que hagan su trabajo.

 

 

Por el momento celebremos que este gesto, es un gesto humanitario que nos reafirma como personas, y es lo que nos debe guiar a todas y todos en el presente y en futuro

¡Bienvenidas, Bienvenidos!

 

 

Tuits

 

Artículos relacionados en La Política

¿Conseguir empleos vendiendo armamento a Arabia Saudí para matar a civiles en Yemen? ¡No en mi nombre!

 

Fuentes y enlaces de interés

Wikipedia. Buenismo

La Sexta. Tocan tierra, les hacen un examen médico, les identifican… así ha sido el desembarco de la flotilla del Aquarius. 17-06-2018

El País. Del campo de fútbol al ‘Aquarius’ 17-06-2018

La Sexta. Sonrisas, cánticos y saludos de los migrantes de la flota del Aquarius al llegar al puerto de Valencia. 17-06-2018

La Sexta. ¿En qué situación quedan los 123 menores que viajaban sin acompañantes en el Aquarius? 17-06-2018

La Sexta. El Gobierno sigue de cerca la llegada del Aquarius en un operativo con seis ministerios implicados 17-06-2018