Viñeta de Ben - Madrid cambia el callejero franquista. Justicia agridulce.Después de cerca de 40 años de democracia, por fin se aprobó en el Pleno del Ayuntamiento del 28 de marzo, la retirada de los nombres franquistas todavía existentes en el callejero de Madrid. Se pudo llevar a cabo gracias al voto afirmativo de Ahora Madrid, PSOE y CIudadanos, y sin embargo no contó con el del Partido Popular, ya que eligió la abstención.

Lo que debería haber sido “un momento serio y respetable celebrado como una fiesta por los demócratas madrileños, dejó un cierto sabor agridulce”.

Muchas personas han esperado para poder ver como por fin caían los nombres franquistas de las calles de Madrid, y lucían orgullosas los nombres de aquellos que defendieron la Libertad y la República, y que en muchos casos tuvieron que sufrir la muerte o la humillación, durante demasiados años.

La pereza, la falta de valentía o la desidia de un Ayuntamiento gobernado por unos y por otros, hizo que algunos de los que esperaron, ya no puedan celebrarlo con nosotros, pero por fin llegó el momento.

La retirada en el callejero de los nombres que rinden homenaje al franquismo: “No es revanchismo, es Justicia.”

La lucha durante casi 40 años de democracia, de tantos ciudadanos y asociaciones memorialistas, para que desapareciesen los nombres de quienes robaron la democracia a España, se vio ensombrecida por el trabajo de un “timorato” Comisionado de Memoria Histórica, que no hizo bien todos sus deberes.

El esfuerzo de la izquierda de aprobar un listado de nombres de calles, que no incluye todos los que deseaba, o incluso algunos que no se entienden, no sirvió para alcanzar el “ansiado y necesario” consenso en el Ayuntamiento.

La izquierda esperaba ver el nombre de más milicianas y milicianos, brigadistas internacionales y militares fieles que defendieron a la República, o por ejemplo mujeres y hombres de la ciencia o la cultura que fueron perseguidos. También se deseaba que incluyese muchos más nombres de mujeres. Y desde luego no esperaba tener que aprobar el nombre de santos, aviadores franquistas o el apellido de un médico que proclamaba la existencia del “gen rojo” y que estuvo implicado en robo de bebés de republicanos. ¡Hay más apellidos!

Tibios cambios ante una derecha exultante, que quiere ocultar su pasado.

Lo que sí se pudo ver es una exultante puesta en escena con un insolente discurso del “trilero” portavoz del Partido Popular,  aclamado por una corte de serviles concejales, con una coreografía de besos y abrazos, y fervorosos aplausos de un coro de miembros de la plataforma de defensa de Millan Astray. Recordaba tiempos totalitarios de Franco, Stalin, Hitler o Mussolini,

En su envolvente discurso, el edil del Partido Popular, acusó a la Ley de Memoria Histórica de maniqueismo, diciendo que posiciona a los republicanos de “buenos” y a los franquistas de “malos”.

La “interesada memoria” del edil popular sigue poniendo en un mismo plano ético a los que lucharon por defender La República y a los que la atacaron.

Para excusar su voto de abstención, el portavoz del PP quiso hacer creer que cuando el alcalde Tierno Galván llevó a cabo el cambio de las primeras calles franquistas, contó con el consenso, cuando no fue así, se aprobó gracias al voto del PSOE y PC y tuvo la oposición del resto del pleno.

El edil popular también hizo alusión a que muchos madrileños “legítimamente se pueden ver ofendidos por la retirada de esas calles.

¿¿Legítimamente ofendidos?? La afirmación de el señor Corral ofende la inteligencia de los verdaderos demócratas.

Parece que la excusa principal para no aprobar el listado completo de calles se debe a la retirada de la calle del “General Millán Astray”, creador junto a Franco de la “Legión Extranjera”. Curioso el empecinamiento con “Millán Astray”.

El historiador Paul Preston habla así de la creación de la Legión, el reclutamiento de legionarios y la forma de actuar de Millán Astray:

“Les ofreció un nexo social, una suerte de calor y compañerismo humanos. A cambio, exigió obediencia ciega y plena disposición a morir. Transmitió a Franco su romántica idea de que, mediante el sacrificio, la disciplina, el sufrimiento, la violencia y la muerte, la Legión ofrecería redención a los parias que tenía por reclutas.

Esta idea figura repetidamente en el Diario de una bandera de Franco durante los dos primeros años que siguieron a la creación de la Legión, una extraña mezcla de romanticismo sensiblero digno de un relato de aventuras y fría insensibilidad frente a la bestialidad humana. Juntos, Millán y Franco elaboraron una rutina brutal que convertía a los reclutas en autómatas capaces de obedecer las órdenes sin cuestionarlas.

Se institucionalizó y evangelizaron los valores brutales y embrutecedores con que Franco libró y ganó la guerra civil española.”

También explica la relación entre Millán Astray y Franco:

“Durante la guerra civil creó y divulgó incansablemente la imagen de Franco como salvador invencible. Más concretamente, su participación fue de vital importancia en las maquinaciones de la última semana de septiembre mediante las cuales Franco ascendió al puesto de jefe del Estado. Todo esto explica en parte el hecho curioso de que Millán fue el único personaje relevante que tuvo a Franco bajo sus órdenes y con el que, a pesar de ello, el Caudillo sostuvo relaciones cordiales; todo lo contrario que son los generales Sanjurjo y Cabanellas, superiores de Franco en Marruecos, o de José María Gil-Robles, dirigente de la católica y autoritaria CEDA y ministro de la Guerra en 1935, quienes posteriormente fueron blanco del resentimiento de Franco.”

Pues si resulta que el único hecho que ha llevado al Partido Popular a no aprobar el cambio de nombres de calles, y ha privado a los ciudadanos de Madrid, de un “Momento de dignidad y respeto a la democracia“, es el de la retirada de el nombre de Millán Astray, están claros cuáles son los principios que guían a este partido.

Es preciso que los ciudadanos conozcamos nuestra historia, una historia que personajes como Pedro Corral, tratan de borrar y cambiar a su gusto.

Como dice Javier Gallego, en su artículo “Cara al sol y de espaldas a la memoria“:

“El blanqueamiento del pasado a través del olvido forzado ha sido un éxito. Han conseguido imponer la atroz versión de que necesitábamos un golpe de Estado y una dictadura militar que apaciguara un país que era ingobernable por culpa de la democracia. ”

“No sienten vergüenza porque este país no se la hace sentir, porque este país no recuerda que el franquismo fuera así, no recuerda que fuera para tanto, no recuerda que fuera gran cosa, no exageremos, lo recuerda como una plácida dictadura, 40 años de paz.”

“No sienten vergüenza porque este país no se acuerda de que el franquismo mató y torturó durante cuatro décadas. Los franquistas no tienen vergüenza porque este país no tiene memoria.”

Creo que en este punto, y para que “la memoria prevalezca”, conviene hacer un breve resumen de lo que sucedió en 1936 y años posteriores.

Breve resumen del golpe de estado, la guerra y la posguerra

La República Española, su libertad y democracia, fue atacada con un intento de golpe de estado fallido, llevado a cabo por unos generales españoles rebeldes, conocidos como “africanistas”, que acabaron convirtiéndolo en una guerra.

Los fascistas ganaron la guerra  gracias a la ayuda de las tropas de Hitler, Mussolini, Salazar, de los legionarios y el ejército de África. A todo ello se unió el flagrante “pacto de no intervención” de los gobiernos que se consideraban demócratas, y que posteriormente tuvieron que enfrentarse con Hitler y Mussolini en la II Guerra Mundial.

La mayoría de los generales fueron leales a la República, y la defendieron junto a las ciudadanas y ciudadanos españoles que se presentaron voluntarios, y se convirtieron en milicianas y milicianos.

Madrid se convirtió en la primera capital europea de la historia en la que se bombardeó a la población civil.

Hombres mujeres y niños no entendían qué es lo que estaba ocurriendo. Muchos pequeños, atraídos por el brillo de bombas que caían sin haber explotado, ignorantes de su efecto, jugaban con ellas hasta que estallaban en sus manos.

Indignados por el horror que sufría el pueblo español, y en concreto el madrileño, empezaron a llegar en octubre voluntarias y voluntarios del amplio espectro de la izquierda, de más de 50 países conformando las Brigadas Internacionales, entrando en combate en noviembre del 36, lo que paró en gran medida el avance de las tropas fascistas, y evitó la caída de Madrid, pero el “pacto de no intervención” hizo que tuviesen que luchar sin apenas armas o municiones, aunque eso sí llenos de convicción y valor.

No se puede poner en el mismo plano ético a fascistas y republicanos.

Los políticos de extrema derecha siempre intentan equiparar las acciones de fascistas y republicanos.

El Señor Pedro Corral debería documentarse bien y entre otros libros, le recomendamos que lea “El holocausto español. Odio y exterminio en la guerra y después” del historiador Paul Preston:

“La escala del sufrimiento innecesario hace que la palabra “holocausto” sea adecuada.

Las atrocidades de los rebeldes militares, eran atrocidades de ellos, es decir, ellos tenían un plan previo, lo aprobaban, y lo organizaban. Era una represión planeada.

En la zona republicana no fue planeada, y de hecho, las autoridades republicanas intentaron parar las atrocidades cometidas por elementos incontrolados, y finalmente lo consiguieron.

Los muertos a manos de incontrolados, extremistas izquierdistas, en la zona republicana, a pesar de las autoridades, son alrededor de 50.000. Las atrocidades deliberadas y planeadas de la zona rebelde son un mínimo de 150.000.”

La directiva del General Mola del 19 de julio, dejaba bien claro, que sembrar el terror formaba parte del “modus operandi” de las autoridades que dirigieron el golpe de estado:

“Es necesario crear una atmósfera de terror, hay que dejar sensación de dominio eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todo el que no piense como nosotros. Tenemos que causar una gran impresión, todo aquel que sea abierta o secretamente defensor del Frente Popular debe ser fusilado.”

Franco llegó a crear más campos de concentración que el propio Hitler, y algunos de ellos eran peor que muchos campos de concentración nazi.

El eje de la represión franquista fue el “mundo concentracionario y carcelario”, fue el apresamiento masivo.

A Franco se le metió en la cabeza que tenía que meter entre rejas a media España.

Los investigadores calculan que medio millón de españoles, que según otras fuentes pudieron llegar a 700.000, pasaron por los 188 campos de concentración del franquismo. En las cárceles llegaron a concentrarse 300.000 prisioneros.

La represión se cebó en los trabajadores y jornaleros, por lo que el régimen tuvo que recurrir a ellos para evitar un colapso total en la producción industrial y agraria. Esto les llevó a los fascistas a establecer como norma el trabajo esclavo de decenas de miles de presos políticos.

Muchos presos murieron de hambre o torturados en esos recintos temporales, donde miles de personas permanecían durante meses en espera de traslado.

Los campos de concentración no eran campos de exterminio propiamente dicho, como los campos nazis de Auschwitz o Mauthausen, pero eran campos de muerte a juzgar por la elevada mortandad por hambre, frío y enfermedades entre los internos.

Las condiciones de vida para dormir, comer y vestir eran bastante peores que las padecidas por los deportados en los campos de concentración de Hitler. Además, la corrupción cabalgaba por doquier y el escaso presupuesto consignado para el mantenimiento de los campos se quedaba por el camino.

Franco fue un alumno aventajado de Hitler, creando más campos de concentración que él,  y utilizando la mano de obra de los presos políticos, para construir cárceles, monumentos, pantanos o prestárselos a aquellos empresarios que habían ayudado al régimen.

Recordemos que Hitler abrió su primer campo de concentración en Dachau en 1933, donde encerró a sus adversarios políticos, socialistas y comunistas, e igualmente los utilizó como mano de obra esclava.

El calvario de los republicanos que consiguieron huir, continuo en los campos de refugiados de Francia, donde fueron recibidos con recelo, cuando no con desprecio, debido a la influencia de la prensa reaccionaria y la propaganda clerical, atareadas en infundir maledicencias. La incomprensión francesa constituye un elemento reiterativo en los testimonios de los supervivientes. Los españoles se mantenían hacinados en los campos franceses de Gurs, Argelès-sur-Mer, Saint-Cyprien y Barcarès, Septfonds, Rivesaltes, o Vernet d’Ariège.

Cerca de 550.000 españoles que huyeron de la represión franquista, permanecieron en los campos de internamiento en Francia. La mayoría eran campos a la intemperie, con algunos barracones y no solían disponer de agua potable, ni de las mínimas condiciones higiénicas.

Recién terminada la Guerra Civil Española, comienza la II Guerra Mundial y la invasión de Francia en 1940.

Entre 1940 y 1943, casi 9.000 españoles republicanos fueron internados en campos de concentración por la Alemania nazi, donde muchos perecieron.

Hay un doloroso hecho de la posguerra poco conocido, que añadir al holocausto español y es que muchos de los republicanos que consiguieron huir de España tras la derrota, y que sufrieron una dura estancia en los campos de refugiados franceses, finalmente terminaron en campos nazis.

Comenzada la Segunda Guerra Mundial, Adolf Hitler internó en campos de concentración a “extranjeros de países ocupados, considerados peligrosos”. Los españoles huidos que se encontraron en la Francia invadida, por supuesto sufrieron ese destino. En la Alemania nazi les llamaban Rotspanienkämpfer (combatientes de la España roja #RotSpanier). Hubo republicanos españoles presos en los campos de Mauthausen, Buchenwald, Dachau, Sachsenhausen y Ravensbrück.

Los españoles que terminaron en los campos nazis, no solo no fueron ayudados por el franquismo, si no que fueron olvidados tristemente por la democracia española, cuando ésta llegó.

Mientras que en Alemania, Chile o Argentina se ha reconocido abiertamente la crueldad de sus dictaduras, y han reparado a las víctimas, en España todavía se discute por el cambio de nombres de fascistas en sus calles, y se evita que se puedan recuperar los miles de cadáveres de republicanos fusilados, que todavía se encuentran en cuentas y en fosas comunes.

¡Hay tanto dolor y sufrimiento oculto!

Recordamos las palabras del periodista y escritor británico George Orwell, que  luchó en las Brigadas Internacionales antifascistas en la Guerra Civil Española, y que en su obra 1984 pone de manifiesto la importancia de recordar el pasado. La novela se desarrolla en un mundo gobernado por un totalitarismo, que se dedica a borrar el pasado y fabricar uno nuevo para apoyar los intereses del gobierno, pues saben muy bien que:

Quien controla el pasado, controla el futuro. Quien controla el presente, controla el pasado.

Como dice el historiador Ian Gibson:

En España ha habido una falta de valentía ética.

Es preciso hacer pasar vergüenza a quienes apoyan y defienden las tesis franquistas, y decir con la cabeza bien alta:

¡Ha llegado el momento de la Justicia y la Reparación, no del olvido!

Coherencia, Ingenuidad y Mala fe

En el Ayuntamiento se alcanzó consenso para hacer en Madrid un homenaje a la revolución húngara de 1956, y no se ha conseguido para llevar a cabo la retirada del nombre de las calles franquistas.

Mientras que en marzo de 2016 se aprobó por unanimidad la propuesta del Partido Popular de levantar un monumento en memoria de las víctimas de la represión soviética en Hungría, hoy no se consigue en Madrid, alcanzar un consenso para retirar las placas de las calles que rinden homenaje a personajes de una horrible y oscura etapa de nuestra historia más reciente, “la época franquista”.

Encontramos coherencia en la actuación de una izquierda democrática, ante un hecho dramático llevado a cabo por la dictadura de Stalin.

Se revela ingenuidad absoluta, al pretender proponer una lista de nombres de calles con intención de llegar a un consenso con el Partido Popular, que por supuesto no se ha conseguido, y que además, no ha satisfecho a la izquierda ni a las asociaciones memorialistas.

Claramente se demuestra “mala fe” de los que no quieren ver y entender, y quieren borrar la memoria de los que lucharon por la libertad.

Recientemente el ayuntamiento de Alicante, en cumplimiento de un mandato judicial, ha tenido que reponer las placas de nombres franquistas.

En el mes de marzo hemos tenido que ver como en Alicante el PP interpuso un recurso contencioso-administrativo contra la decisión de la Junta de Gobierno de modificar el callejero en aplicación de la ley de Memoria Histórica, que fue admitido.

El alcalde del PSOE firmó un decreto de reposición, aunque según consideran algunos políticos se podría haber esperado a que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana aclarara lo que había que hacer.

La Plataforma Millán Astray ha presentado ya en Madrid una reclamación contra el Ayuntamiento y el Comisionado de Memoria Histórica.

En Madrid, no ha sido el PP quien ha presentado una reclamación, ha sido la Plataforma Millán Astray, la misma que acudió al pleno del pasado viernes y aplaudía con entusiasmo las intervenciones del señor Corral, portavoz del Partido Popular.

La reclamación se presenta contra el Ayuntamiento de Madrid y el Comisionado de la Memoria Histórica, por la supresión del callejero del nombre del fundador de la Legión, y ha sido admitida de forma parcial por El consejo de Transparecia y Buen Gobierno.

Además, el Defensor del Pueblo también ha admitido a trámite la denuncia interpuesta por la misma plataforma.

El cambio de nombres de calles franquistas, todavía no ha terminado.

¿Qué sucederá en Madrid?

El coste de cambio de nombres a los vecinos

El Ayuntamiento va a destinar una línea de subvenciones para atender las reclamaciones de los afectados por el cambio de nombres de estas calles, según ha informado el tercer teniente de alcalde, Mauricio Valiente, aunque no existe todavía una evaluación exacta del coste del cambio.

El Comisionado de Memoria Histórica

El Comisionado de la Memoria Histórica, aprobado por el Pleno del Ayuntamiento el  27 de abril de 2016, se constituyó el 6 de mayo, con Francisca Sauquillo en la presidencia y seis vocales propuestos por los grupos municipales.

Desde un principio, la que se suponía “comisión de expertos” en realidad ha gozado de “pocos expertos”.

La presidente desde luego no es experta en temas de Memoria Histórica. Tampoco lo es Teresa Arenillas (arquitecta), u Octavio Ruiz-Manjón (catedrático emérito de Historia) recomendado por Esperanza Aguirre.

En el comisionado del estado laico español también tenemos un sacerdote,  Santos Urías, que llega al Comisionado, como sugerencia del arzobispo de Madrid, Carlos Osoro.

Estas personas puede que sean expertas en sus respectivos ámbitos profesionales, pero a ninguno se le conoce aportación alguna en temas de memoria histórica. 

Tres son los que se pueden considerar expertos. Amelia Valcárcel, catedrática de Filosofía, participó en el informe de la comisión de expertos sobre el destino final del Valle de los Caídos. Trapiello  afamado novelista, propuesto por Ciudadanos, en cuyos escritos sí ha abordado cuestiones relativas a la memoria, pero parece que no tiene aprecio por el movimiento memorialista

Finalmente Álvarez Junco, catedrático emérito y exdirector del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, fue el encargado de redactar el primer borrador de lo que luego fue, aunque no con ese nombre, la ley de memoria histórica. Se trata de una persona que rechaza la nulidad de los juicios del franquismo y que en sus escritos incluso se ha manifestado en contra del propio concepto de “memoria histórica”. Según él la ley de Memoria Histórica, debía ser una ley, en sus propias palabras, “aceptable por los dos lados”. ¡Realmente sorprendente!

Llama poderosamente la atención que entre los miembros del Comisionado de Memoria Histórica, no solo no hay ningún representante de las Asociaciones Memorialistas, si no que además, parece que hubiese elementos no afines con el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica.

Son muchas las asociaciones memorialistas y ciudadanos del espectro de la izquierda, que no entendieron la formación de este Comisionado, que finalmente, como cabía esperar por su formación, no ha conseguido el consenso y tampoco ha cumplido las ansiadas expectativas de los demócratas de izquierdas, que tanto habían esperado a que se hiciera justicia.

Nos preguntamos si este Comisionado seguirá realizando unas funciones, para las que “muchos expertos” en memoria histórica no consideran adecuado.

 

Calles que cambian de denominación

A continuación podemos ver el listado de las 52 calles que se aprobaron “en bloque”, en el pleno del ayuntamiento de Madrid, del 28 de marzo, que deberán de cambiar de nombre, y al lado el que le sustituirá.

1- Calle Batalla de Belchite Alternativa: Calle de Juana Doña (Madrileña)

2- Paseo del Doctor Vallejo-Nájera Alternativa: Paseo de Juan Antonio Vallejo-Nájera Botas

3- Plaza de los Hermanos Falcó y Álvarez de Toledo. Alternativa: Plaza Mayor de Barajas.

4.- Retirar Paseo de Muñoz Grandes. Alternativa: Paseo de Marcelino Camacho.

5.- Retirar Calle del General García de la Herranz. Alternativa: Calle de la Cooperación.

6.- Retirar Travesía del General Franco. Alternativa: Calle de Diego Torres Villarroel.

7.- Retirar Plaza Arriba España. Alternativa: Plaza de la Charca Verde.

8.- Retirar Calle Caídos de la División Azul. Alternativa: Calle Memorial 11 de marzo de 2004.

9.- Retirar: Plaza Aunós. Alternativa: Plaza de José Castillejo.

10.- Retirar: Calle del General Asensio Cabanillas. Alternativa: Calle de la Poeta Ángela Figuera.

11.- Retirar Calle del General Dávila. Alternativa: Calle de Max Aub.

12.- Retirar Calle de Juan Vigón. Alternativa: Calle de Melquíades Álvarez.

13.- Retirar Calle del General Rodrigo. Alternativa: Calle del Maestro Ángel Llorca.

14.- Retirar Plaza Juan Pujol. Alternativa: Plaza del Rastrillo.

15.- Retirar Calle y Travesía de José Luis de Arrese. Alternativa: Calle y Travesía del Poeta Blas de Otero.

16.- Retirar Calle del Ángel del Alcázar. Alternativa: Calle de Guillermo Rovirosa.

17.- Retirar Calle del General Kirkpatrick. Alternativa: Calle de Carlota O’Neill.

18.- Retirar Plaza del Caudillo. Alternativa: Plaza de El Pardo.

19.- Retirar Calle Primero de Octubre. Alternativa: Calle de Carlos Morla Lynch.

20.- Retirar Plaza del Veintiocho de Marzo. Alternativa: Plaza del Baile.

21.- Retirar Calle del Capitán Cortés. Alternativa: Calle de Manuel Chaves Nogales.

22.- Retirar Avenida del Alcalde Conde de Mayalde. Alternativa: Avenida del Ingeniero Emilio Herrera.

23.- Retirar Calle del Algabeño. Se refiere a José García Carranza, apodado Pepe El Algabeño, torero y terrateniente andaluz, que en julio de 1931 estuvo involucrado en la muerte de cuatro obreros en Sevilla. Alternativa: Calle de José Rizal.

24.- Retirar Avenida del General Fanjul. Alternativa: Avenida de Las Águilas.

25.- Retirar Calle del General Millán Astray. Alternativa: Calle de la Maestra Justa Freire.

26.- Retirar Calle del General Saliquet. Alternativa: Calle de Soledad Cazorla.

27.- Retirar Calle de García Morato. Alternativa: Calle de Robert Capa.

28.- Retirar Calle del General García Escámez. Alternativa: Calle de Anselmo Lorenzo.

29.- Retirar Calle del General Romero Basart. Alternativa: Calle de Blas Cabrera.

30.- Retirar Avenida del Arco de la Victoria. Alternativa: Avenida de la Memoria.

31.- Retirar Paseo del General Sagardía Ramos. Alternativa: Paseo de la Maestra María Sánchez Arbós.

32.- Retirar Glorieta de Cirilo Martín Martín. Alternativa: Glorieta de Ramón Gaya.

33.- Retirar Calle de Carlos Ruiz. Alternativa: Calle de Gerda Taro.

34.- Retirar Calle del Almirante Francisco Moreno. Alternativa: Calle del Arquitecto Sánchez Arcas.

35.- Retirar Plaza de Emilio Jiménez Millas. Alternativa: Plaza de José Moreno Villa.

36.- Retirar Calle del Puerto de los Leones. Alternativa: Calle de Melchor Rodríguez.

37.- Retirar Calle de los Héroes del Alcázar. Alternativa: Calle de la Filósofa Simone Weil.

38.- Retirar Calle del Cerro de Garabitas. Alternativa: Calle de la Pintora Ángeles Santos.

39.- Retirar Calle del Crucero Baleares. Alternativa: Calle del Barco Sinaia.

40.- Retirar Plaza del Gobernador Carlos Ruiz. Alternativa: Plaza de Corpus Barga.

41.- Retirar Calle de Eduardo Aunós. Alternativa: Calle de Mercedes Fórmica.

42.- Retirar Pasaje del General Mola. Alternativa: Pasaje de Enrique Ruano.

43.- Retirar Calle de los Hermanos García Noblejas. Alternativa: Avenida de la Institución Libre de Enseñanza.

44.- Retirar Calle del Comandante Zorita. Alternativa: Calle del Aviador Zorita.

45.- Retirar Calle del General Orgaz. Alternativa: Calle de Fortunata y Jacinta.

46.- Retirar Calle del General Varela. Alternativa: Calle de Julián Besteiro.

47.- Retirar Calle del General Yagüe. Alternativa: Calle de San Germán.

48.- Retirar Calle del General Moscardó. Alternativa: Calle de Edgar Neville.

49.- Retirar Calle y Escalinata del General Aranda. Alternativa: Calle y Escalinata de Matilde Landa.

50.- Retirar Calle de Manuel Sarrión. Alternativa: Calle de Julián Zugazagoitia.

51.- Retirar Calle Capitán Haya. Alternativa: Calle del Poeta Joan Maragall.

52.- Retirar Plaza de Fernández Ladreda. Alternativa: Plaza Elíptica.

Mapa de calles franquistas

Fuentes y enlaces de interés

La MareaMadrid: la comisión de la (des)memoria histórica. 7-05-2016

El DiarioCara al sol y de espaldas a la memoria. 2-05-2017

Libertad Digital. Estas son las personas que decidirán sobre la Ley de Memoria Histórica en Madrid. 6-05-2016

Ayuntamiento de MadridEl Comisionado de la Memoria Histórica plantea cambiar 52 calles en su informe definitivo. 27-04-2017

20 Minutos. El callejero de Madrid elimina 52 denominaciones franquistas. 28-04-2017

El Diario. Madrid elimina 52 denominaciones franquistas de su callejero con el apoyo de Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos. 28-04-2017

El Diario. Los nombres franquistas regresan al callejero de Alicante tras el recurso del PP. 10-03-2017

El País. Una filósofa en el frente de Aragón. 30.04-2017

El Diario‘Deportado 4443’, un grito español desde los campos de concentración nazis. 2-05-207

Público“Perded la esperanza. Solo saldréis de aquí por la chimenea del crematorio” 27-04-2017

MadridiarioMadrid no se escribirá con ‘M’ de mujer. 17-04-2017

Madridiario. Memoria Histórica: Valiente da su palabra a Ciudadanos y PP de respetar las decisiones tomadas en el Pleno. 28-02-2017

Madridiario. El Comisionado de Memoria Histórica propondrá que el Arco de la Victora se llame Arco de la Memoria. 25-01-2017

El MundoLa revolución húngara de 1956 llega al Ayuntamiento de Madrid. 30-03-2016

El DiarioEl Pleno aprueba la creación del comisionado de memoria histórica con la abstención del PP. 27-06-2016

Ayuntamiento de MadridConstituido el Comisionado de la Memoria Histórica. 27-06-2016

Vozpopuli. ¿Quién es quién en la Comisión de Memoria Histórica de Madrid? 10-05-2016

El Español. Quién es quién en los franquistas retirados de Madrid por Carmena. 27-08-2016

Salvemos Carabanchel¿Por qué no será Carabanchel…el lugar donde se instale el futuro Museo de la Memoria Histórica de Madrid?. 18-06-2016

Salvemos Carabanchel. Sobre el Comisionado de Memoria Histórica del ayuntamiento de Madrid. 2-05-2016.

El Español. La última vez que Madrid cambió sus calles franquistas. 13-2-2016

Público. Algunos campos de concentración del franquismo en Andalucía eran peores que los campos nazis. 23-2-2014

El País“Paracuellos fue terrible, pero lo entiendo”. 22-09-2005

La Vanguardia. Españoles en campos nazis. 8-05-2016

Amnistía Internacional. Antonio Narváez, sus padres estarían en una fosa común.

La Voz digital. Transparencia reprueba la opacidad del Ayuntamiento de Madrid en la eliminación del callejero franquista. (29-04-2017)

Recuperando Memoria. Recuperando Memoria T2-14 #RmCallejeroFranquista. 3-05-2017

Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica

Federación Estatal de Foros por la Memoria.

Convocatoria Cívica

Paul PrestonLas tres Españas del 36 (Millán Astray)

Secundino Serrano. La última gesta. Los republicanos que vencieron a Hitler.

Miguel GilaY entonces nací yo. Memorias para desmemoriados