Viñeta de Ben– @BenBrutalplanet 

Artículo Joanes Lana

Siento que algo ha cambiado en la correlación de fuerzas existentes en el conflicto entre machistas y feministas. Y es que el movimiento Me Too ha traído luz. Esos focos alumbran, sobre todo, nuestro interior, el de los hombres. Apuntan a nuestra historia personal de relaciones con las mujeres y la dejan al descubierto, clarita. De pronto hemos echado una mirada a donde antes sólo había sombras y hemos reparado en que quizás alguna vez nos pasamos de la raya con algunas actitudes, que tal vez esas mujeres con las que estuvimos pudieron ser víctimas en algún sentido, aunque sea leve, de nuestra fuerza, de nuestra insensibilidad. Habrá quien bajo esa luz sólo descubra amor, delicadeza, comprensión ¡Qué suerte! Pero a mí sí me ha hecho reflexionar en ese sentido. Me ha hecho dudar. Me ha dolido. Y sospecho que esa reacción indignada de algunos (Ni que todos los hombres fuéramos violadores en potencia, dicen) es la típica reacción defensiva, de negación de los hechos.

Sí, nos creíamos más felices, más fuertes, cuando la oscuridad nos protegía de esta verdad incómoda y nos hemos quedado un poco aturdidos con el flash por lo que las mujeres han aprovechado para dar un paso al frente en esta lucha. Deberíamos los hombres aprovechar esta coyuntura para saber más, para ser mejores. Se está mejor, además, al calor de ese sol.

Tuits de interés

 

 

 

 

Artículos relacionados

Porque María no hizo solo parvulitos, también apoya la Huelga Feminista

2018 ¿El ocaso del machismo? con enlace al Manifiesto de la Huelga Feminista

Ciudadanos no apoya la Huelga Feminista, porque la considera anticapitalista

Ser mujer y no morir en el intento

Enlaces de interés

Wikipedia. Mee Too

Libros de interés

El hombre que no deberíamos ser” de Octavio Salazar Benítez