Viñeta Eneko – @EnekoHumor

Artículo de Caracola – @carolacaracola5 

Hace unos días, el pasado 12 de marzo, se celebraba el centenario del nacimiento de Miguel Gila.

Nadie puede negar que Miguel Gila es un hombre muy conocido y muy recordado en nuestro país. Todos nos hemos reído muchísimo con sus monólogos y algunos son “patrimonio nacional” de la memoria de este país como el de “¿Es el enemigo? ¡Qué se ponga!” o el de “La historia de mi vida”, en el que nos cuenta que él nació un día que su madre había salido a pedirle perejil a una vecina.

Pero hay en la vida de Miguel Gila facetas que no son tan conocidas y sin las que no es posible entender el significado y la intención de su trabajo. Gila a lo largo de su vida no siempre fue un profesional del humor, un estupendo viñetista, un magnífico monologuista. ¿Quién fue Miguel Gila antes de llegar a los escenarios, antes de ser tan conocido en nuestra joven democracia?

Miguel Gila nació en Madrid en 1919, por lo que con 12 años vivió la alegría de la proclamación de la II República y los avances sociales que ésta trajo a la sociedad en la que él crecía, pero también con 17 vivió el estremecimiento de golpe de Estado franquista que sumió al país en un conflicto armado.

Miguel Gila, un joven inquieto, que ya militaba en las Juventudes Socialistas se siente llamado a defender la democracia y la legítima República frente al fascismo golpista que amenazaba los derechos y las libertades que había traído la constitución republicana del 31, por lo que con 17 años se alista como miliciano, concretamente en el Quinto Regimiento de Líster.

Durante su estancia en el frente como miliciano, entra en contacto con miembros de las Brigadas Internacionales. Dos formas de generoso “voluntariado” antifascista: el que llega de fuera de nuestras fronteras: los y las brigadistas y el de la población española: los milicianos y las milicianas.

Brigadistas y milicias luchan juntos, codo con codo en la misma trinchera, contra el golpismo fascista que cuenta con la ayuda de otros países como Italia y Alemania. Miguel Gila es uno de esos milicianos antifascistas.

No es difícil deducir que su experiencia en el frente, como en cualquier guerra, debió ser un momento especialmente duro en la vida de nuestro protagonista. En esta época vive un episodio de gran dureza que luego relatará siempre con mucho humor. Miguel Gila, con 19 años, es hecho prisionero por tropas de Yagüe, nada menos, y un día al amanecer, él y sus compañeros son fusilados. Afortunadamente, debido al estado de embriaguez de los tiradores, Gila, tras hacerse el muerto toda la noche, sale con vida de aquel fusilamiento fallido. Él lo relatará como que “lo fusilaron mal”.

Más adelante vuelve a ser detenido en varias ocasiones, lo que le supone sufrir internamientos en un campo prisioneros y en distintas cárceles. Desde una de ellas, la de Santa Rita en Carabanchel, sirve como mano de obra esclava para la construcción de la tristemente famosa cárcel de Carabanchel. En otra, la de Torrijos en Madrid, coincide con Miguel Hernández.

Acabada la guerra, y cumplidos los cuatro años de servicio militar que le imponía el régimen, nace el Gila que todos conocemos. Comienza a publicar sus viñetas, a colaborar con radios y a actuar en teatros con un gran éxito. Es la época en la que publica en La Codorniz y Hermano Lobo y triunfa en Radio Madrid con “La hora de Gila”.

En el año 62 se exilia en Argentina desde donde continúa su carrera teatral, radiofónica y gráfica por toda Hispanoamérica y desde donde colabora con medios gráficos españoles enviando sus viñetas.

Tras actuaciones esporádicas en España, regresa definitivamente en 1985 cuando culmina su éxito con frecuentes apariciones en televisión. Fallece en Barcelona en 2001 con 82 años.

Tras este rápido repaso por la vida de Gila y con el recuerdo de todos tenemos de su obra gráfica y de sus monólogos siempre presentes, es fácil concluir que Gila nunca dejó de ser y de sentirse un miliciano antifascista.

Su espíritu de joven antifascista sigue presente a lo largo de su vida en la crítica social que expresan sus viñetas y sus monólogos. Su obra está marcada por un momento determinado de nuestra historia sin la cual no se podría entender el trabajo de Miguel Gila. Con él nos reímos de la tragedia de una guerra, de los problemas de una sociedad marcada por esa contienda y de sus consecuencias. Tal vez esa es su gran virtud, convertir el dolor de una guerra y el contexto de injusticia social que supone una dictadura en humor y con ello hacernos reír a todos.

Con Gila nos reíamos y nos seguimos riendo porque buena parte de la crítica social de su humor sigue perfectamente vigente. Viñetas dedicadas a la falta de libertad de expresión, a la manipulación informativa, a la denuncia de la violencia machista… resisten el paso del tiempo manteniendo, tristemente, su plena vigencia.

Tal vez será que no hemos cambiado tanto cuando el humor de Miguel de Gila no ha perdido su frescura a pesar del paso de los años.

Corto “Miguel Gila, de miliciano a Maestro del Humor”

Vídeo del evento y exposición celebrado con motivo del centenario del nacimiento de Miguel Gila

Ver más

El País: El día que fusilaron a Gila, se hizo el muerto y salvó al cabo Villegas    09-04- 2018

El Mundo: ¿Y qué habría dicho Gila?

El Mundo de Gila: miguelgila.com

El Mundo de Gila: Vídeo “Draw My Life de Gila: Miguel Gila, de miliciano a Genio del Humor”

El Mundo de Gila: Viñetas de Gila 

El Mundo de Gila: Monólogos 

República: Un siglo de Miguel Gila, el humor cargado de dinamita  12-03-2019

La Política.com: Miguel Gila, de miliciano a Genio del Humor 12-03-2017

ElCultural.com:  Miguel Gila, el fusil de la risa 12-03-2019

Frente Viñetista Los bonitos dibujos feos de Gila 6-03-2019

Frente Viñetista Exposición y evento organizado por el frente viñetista, dossier de prensa 14-03-2019

Artículos relacionados en La Política

Miguel Gila, de miliciano a Genio del Humor

Miguel Gila: El patriotismo

Tal día como hoy 12 de marzo nació el Gran Maestro del Humor Miguel Gila

Evento y exposición de viñetas de Miguel Gila y de humoristas gráficos de toda España en el homenaje del centenario del nacimiento del Maestro del Humor

Gila, danos el humor de cada día

Tuits y posts