España y Guinea Ecuatorial tienen mucho en común y Ramón Nsé Esono nos lo cuenta cada semana.

Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia respecto a España el 12 de octubre de 1968 y es para muchos de nosotr@s una gran desconocida que iremos descubriendo con el humorista gráfico ecuatoguineano Ramón Nsé Esono, que a pesar de haber estado preso en su país por sus ideas, lo sigue amando profundamente.

Artículo y viñeta Ramón Nsé Esono,  JamónyQueso – @Guineaeslomejor

 

No empiece usted a confundirlo, por los tensos tiempos que corren en el reino de ESPAÑA, con FALANGITO ESPAÑOL. Que eso Segundo es para esos jóvenes “que tienen pinta de ducharse” porque llevan trajes del corte de aquel que en las Azores puso sus patas sobre una mesa para dar sensación de estar a la altura de dos monstruos mundiales que ahí le acompañaban.

Aquí estamos hablando de Naranjito Español. Un calificativo de altura para que a día de hoy recordemos el ayer que no está tan lejano.

Y se lo endosamos a uno que fue entrenado en Zaragoza para el manejo de tanquetas por parte de aquellos que salieron “victoriosos” de la contienda civil que asoló el reino desde el 36, hasta que un tal Wyoming, grande como ahora le dicen, decide hacer un programa que ni con la emisión de una orden de detención a Toledo por cagarse en otro dios, impide que muchos nos caguemos de la ris… perdonen ustedes. Me he perdido.

Retomemos.

El actual Jefe de Estado de Guinea Ecuatorial lo mire usted donde lo mire, es más español que la gran mayoría de españoles y españolas existentes. Y no importa que sea negro y africano, no. Es muy español. Nació español como el mismísimo Caudillo que no usaba “Cefas” sobrándole pesetas.

Con la única diferencia que el negro llegó entrenado de Europa para dar un golpe de Estado a una república africana, y el blanco desde África para dar su golpe a una República Europea.

Esa españolidad de golpear militarmente repúblicas en pleno proceso democrático les ha valido el mismo título que solo es superado por el de monarca, o rey: DICTADORES (según el negro, porque dicta leyes).

Ninguno de ellos ha alcanzado, ni alcanzará ese nivel que está sobre cualquier ley humana. Sobre cualquier constitución (por más que la hubiesen elaborado presumibles demócratas).

Eso sí, ¿quien no ha visto a un militar golpista saltarse a la torera el nivel de rey para pasar a ser directamente Dios?. He ahí el endiosamiento que luego acaba ( por años en el oficio. +d40 en ambos casos) convirtiendo a sus seguidores ideológicos en borregos provistos de cerebro. O si prefieren, en ese rebaño que cualquier pastor, superior al pastor Jesucristo, necesita para mantenerse incluso ya fiambre (fiambre el blanco. El negro resiste más al tiempo) sobre el resto.

Que sean ambos especímenes, dictadores endiosados, ejemplos a seguir por una juventud española que sueña con gobernar a base de gestionar los impuestos de todos los españoles, sin excepción, mientras van quitando lazos de gente común que quiere expresarse libremente o diciendo que “refugies go home” para ello, no es novedad alguna. Cada político con su método de actuación en democracia.

La duda es si esos aspirantes a gobernar nacidos después del Mundial 82 saben por ejemplo que España, la futbolera, no ganó su único mundial en Italia, USA o Alemania. Ni tan siquiera en Oriente Medio o en la Argentina de Macri o en casa de Teresa May. Lo hizo en el sur de Africa. Concretamente en un país donde un tal Mándela quiso hacer buena obra acercando posturas entre racistas “de toda la vida” y los racializados que “siguen casi en las mismas”.

Por poner un ejemplo chiquito: ¿A qué viene que quieras ser el mandamás de los que viven bajo el Rey Felipe VI cual súbditos constitucionalizados, y con una mente pasada por naranja, comiences a quitarles la idea de entrelazar el color amarillo que les mola más que el naranja por sus calles y barrios?.

Sé que no me entienden muchos. Pero no es importante lo que escriba servidor. Es más importante lo que decidan ustedes, los españoles, negros o blancos, qué hacer con ciertos gestos de sus futuros representantes. Y es que el Naranjito Español no está ni dándose cuenta que no solo es Catalunya, llena de blancos la que le podría causar antiamarillismo.

Si sigue por esas vías, le saldrán negros liberados de ataduras propiciadas por esa extensa herencia franquista a recordarle que si bien salió el Caudillo acaudalado de África para su mayor obra anti República española, no deja de tener franquistas color chocolate (o si prefieren: negros) en el único país de ese continente que celebra el 12 de octubre a modo hispanidad “de mis amores”.

Y al recordárselo, que no le quepa la menor duda que una de las cosas buenas que aportó España a Guinea Ecuatorial es la mascota del mundial 82. Sí, esa naranja valenciana tan chula vestida como Don Andrés Iniesta en sus llamativas visitas a África como pelotero. Y no como un pijo antilibertad de expresión cuan Teodorín arrancando en el mundo de la política con sus ínfulas de Falangito Español que es parte de su educación más profunda.

 

Tuits y posts