Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia respecto a España el 12 de octubre de 1968 y es para muchos de nosotr@s una gran desconocida que iremos descubriendo con el humorista gráfico ecuatoguineano Ramón Nsé Esono, que a pesar de haber estado preso en su país por sus ideas, lo sigue amando profundamente y lo haremos a través de sus dibujos y sus #CartasLocasEsono que nos envía ahora desde El Salvador.

Artículo y viñeta Ramón Nsé Esono, JamónyQueso – @Guineaeslomejor

 

¿Será el Partido Monárquico Obrero Español el futuro partido político que funde Leonor en una III República, o ya está fundado?

De esos partidos que se juegan “paquí y pallá”, de forma socialmente limitada, y en donde el arbitraje lo puede conducir el “compi ese del yoga”, de vez en cuando, mientras el gobernador de turno pega un puñetazo fuerte en el corazón de Iberoamérica, hoy en Caracas, con un ajustadísimo guante blanco, sin soltar la corona que sustituye a la rosa que se llevó a ponerle al “Boss indepe” que lo lleva claro: No es No! En referencia a esos presupuestos que vienen tras el manto de rosas y que son importantes para incluso la cuestionada Monarquía hoy en manos socialistas.

Eso ha sido profundo, lo sé. Profundamente estúpido. Pues ustedes a lo mejor lo han captado, pero como les gusta todo servido, quieren que me aclare. Y yo, siervo de ustedes, me voy a aclarar.

“Paquí” queda Venezuela, desde mi prisma actual centroamericana. “Pallá” queda el Reino. Si quiero hacerme el gracioso a más no poder, hablaré de izquierdas y derechas, como ideologías políticas. Y claro, se me notará de qué pie cojeo. No sufran, cojeo de la izquierda. La derecha es para patear pelotas. Pero no va de observar de qué pie cojeo. Va más bien de observar a quién vota usted cuando sin complejos ni ataduras, ni obligaciones, y lejos de Yemen, decide emitir libremente y en su derecho su más que importante voto. He ahí donde entra la cosa que me impide votar: no lo veo yo muy claro eso de votar a unos y no a otros.

Me explico.

El ¡No es No! a Quim Torra es de “pallá”, mientras El ¡No es No! del chavismo a Sánchez es de “paquí”. Pongamos que lo de Venezuela les cae demasiado “pacá” a ustedes que votan “pallá” al del ultimátum 8. Y lo votan porque en lugar de llamarse “Partido Monárquico Obrero Español”, le quita la M y pone la S, de socialista, por ejemplo. Y tras del receptor del ¡No es No! de Torra y el chavismo, se vienen los que votan lo fundado por Pablo Iglesias (no el ex de Errejon y Espinar. El histórico español). ¿A que a ustedes, los que votan a los socialistas en el Reino, no os molan las monarquías? Bien, no os molan para nada (tanto que estáis trabajando duro para erradicarla de sus existencias sociopolíticas). No les va eso de Reyes y Reinas y demás personajes que se mueven en ese plano en donde nadie vota para elegir a nadie. Queda literalmente claro.

Entonces, como tampoco parecen querer dejar de votar, pese a que saben que votan en una monarquía plena de poderes extraordinarios, porque lo consideran muy democrático eso de votar (no lo de tener Rey o Reina), preguntémosles a ustedes, ¿han pensado en comenzar a esgrimir, por ejemplo, el SÍ ES SÍ, LEONOR SERÁ FEMINISTA para asustar a toda esa monarquía que sí o sí, hoy, hace planes de futuro que no registran acabar regalando el Reino de Leonor a una III Republica liderada por Pablo Iglesias (el de los besitos mañaneros a Irene. No el histórico español), por ejemplo?. O por Alberto Garzón, más rojo todavía…

Podría sonar un rollo de esos que distraen de lo verdaderamente importante que es que “paquí y pallá” se ven ladrones con traje, de forma socialmente limitadísima. Pero no, no lo es. Es una idea con futuro para soñadores de implantar Repúblicas como la Venezolana o la Ecuatoguineana en el Reino.

Imaginémonos a la hoy Princesa de Asturias, en fase de formación “first level” que implica conocer de primera mano cosas que no conocerán todos sus futuros súbditos que hoy gastan su edad, y menores. Y obvio, dueña de una inteligencia que solo puede evolucionar si se cuestiona el orden de las cosas que le dicen son ley de su Reino. No asumiendo como válido todo lo que digan los mayores así como así. Eso, imaginémosla preguntando en Palacio a cualquiera de los que se encuentran a sus servicio o a sus familiares directos:

¿Qué es el feminismo?

Nadie se puede imaginar que una respuesta saludable a la salud mental de una futura Reina de hombres y mujeres, a una pregunta así, vaya en la línea de lo que le respondería, por ejemplo, aquel GC que en Pamplona no tenía capacidad para captar la salvajada que le estarían haciendo a la joven porque se puso en modo salvaje a su vez. Tampoco nos imaginaríamos al hoy Rey responderle a su hija que eso es solo un grupito minúsculo de muchachas mal folladas que se quejan de los piropos de los albañiles por las calles, nada más. Ni que decir que la Reina tenga que responder a la futura Reina, su hija, que vea más el programa político de un partido de extrema derecha para entender el ruido del feminismo en el Reino.

¿Qué nos imaginamos que le responderían si nos atenemos a que esa muchacha va camino a Reinar en un país dividido, entre la educación que recibe ella en palacio y aquella que no recibirá de Lavapiés en una tarde sin escolta bebiendo cerveza junto a Mamadou, recién llegado a Madrid después de cruzar la frontera Sur del Reino?

Yo, en mi locura, he pensado que la deben de estar educando en la idea de crear un partido político en caso de que la Monarquía que le es heredada se vea afectada por una oleada de gente que a lo mejor no quiere que les siga mandando desde el Estado alguien no votado, Rey, Reina, o no. A lo mejor quieren poder votar a su Jefe de Estado, como le hacen al del Gobierno, y todos en paz. Entonces, que Leonor funde su partido político para ser votada y así Reinar sin que se venga nadie a decirle que está donde está porque fue un “semen con chance”. Y no ocurra como sucede con quienes votan a Abascal, con lo vago que parece ser. A ella, toda una mujer hecha y derecha y formada en las altas alcurnias del hoy Reino, no.

Ya sé que no lo comprenden del todo. Pero entre “paquí y pallá”, lo que debe quedar claro es que las votantes socialistas, de izquierdas, en España, deben solidarizarse en la idea de apostar por el SÍ ES SÍ, ¡LEONOR SERÁ FEMINISTA! Pues si algo de izquierda ideológica le queda al PSOE para alejarse del típico “obrero votante de derechas” o “socialista que va a misa”, es adelantarse a la derecha ideológica del Reino, conquistar el corazón de Leonor, y con las siglas cambiadas a Partido Monárquico Obrero Español, ya por abusar, lograr que en un futuro no muy lejano, una mujer gobierne ESPAÑA.

Ah! La Corona Morada no está mal…

 

Tuits y posts