Viñeta Eneko – @EnekoHumor

Artículo de Caracola – @carolacaracola5

 

Todavía no he salido del asombro que me ha causado la disparatada afirmación del diputado de Ciudadanos, Toni Cantó, en el Congreso sobre la situación del castellano en las comunidades con lengua propia. Arrebatado por una rocambolesca iluminación dijo nada más y nada menos que «es un hecho que el castellano ha desaparecido en lugares como Cataluña, como Baleares, como la Comunidad Valenciana, como el País Vasco o como Galicia». Y se quedaría tan pancho.

Los representantes de Ciudadanos ya nos tienen acostumbrados a su patológica manía a las lenguas autóctonas de las comunidades con lengua cooficial que con frecuencia les lleva a hacer afirmaciones disparatadas y exentas de un mínimo de realidad, como es el caso. Ya sabemos que ellos son más de la línea del mensaje de aquella octavilla franquista de 1941 que decía: “Hable bien. Sea Patriota. No sea Bárbaro. Es de cumplido caballero que usted hable nuestro idioma oficial, o sea, el castellano. Es ser patriota. Viva España y la disciplina y nuestro idioma cervantino ¡¡Arriba España!!”.

Aun recuerdo a la candidata de Ciudadanos a la Presidencia de la Xunta de Galicia de las últimas elecciones autonómicas, Cristina Losada, que aunque de origen gallego, llegó “importada” desde Madrid y era incapaz de hilar dos palabras en gallego. No obtuvo representación en el Parlamento gallego pero nos dio una campaña “muy divertida”. Por cierto, es la única persona que he visto en mi vida molesta con la celebración de un día hermoso en Galicia: el Día das Letras Galegas, que cada 17 de mayo está dedicado a exaltar la literatura en gallego.

Respecto a la declaración de Toni Cantó en el Parlamento, lo primero que tengo que decir es que ¿Estamos pagando a unos diputados que como argumentación para defender sus posturas llegan a afirmar falsedades de este calibre y esto no tiene ninguna consecuencia? ¡Hasta los niños saben que lo que dice el señor Cantó es totalmente falso!

Soy gallega y además por circunstancias profesionales conozco perfectamente la realidad lingüística de mi tierra. No necesito sesudos estudios, solo hace falta salir a la calle para saber que el castellano en Galicia no solo no ha desaparecido sino que ni siquiera se encuentra en peligro “de extinción”, que es otra de las afirmaciones propia de los miembros de Ciudadanos. Y esto ni en calle ni en las oficinas y despachos de las diferentes administraciones en Galicia.

Respecto a las otras comunidades que el señor Cantó cita, conozco bastante bien Euskadi, especialmente las provincias de Bizkaia y Gipuzkoa, no hablo euskera y jamás he tenido ni el más mínimo problema. He viajado muchas veces a Catalunya, especialmente a Barcelona y no he tenido ningún problema de comunicación con nadie y lo mismo en Menorca y en Mallorca. No tengo la suerte de conocer la Comunidad Valenciana pero mis referencias me hacen sospechar que tampoco tendría ningún problema de comunicación a pesar de desconocer la lengua propia.

Pero la cosa no queda ahí, la afirmación del señor Cantó estaba hecha en el marco de una Proposición de Ley para que el conocimiento de las lenguas sea un mérito y no un requisito para acceder a una plaza de funcionario en las comunidades con lengua cooficial. Es decir, que a los señores de Ciudadanos les parece normal que un funcionario desconozca la lengua de la comunidad en la que trabaja y por lo tanto se vean restringidos los derechos lingüísticos de la ciudadanía a la hora de tratar con la Administración. Bien, está bien saberlo.

Afortunadamente, la proposición de ley que defendía el señor Cantó no salió adelante aunque hay que señalar que tuvo el apoyo del grupo del PP. En Galicia no dejó de llamar la atención el apoyo de los diputados gallegos del grupo popular. También es para tomar nota.

Siempre me ha parecido que el menosprecio por una lengua denota ignorancia. La lengua propia de una comunidad es la mejor vía de expresión de los sentimientos más identitarios, además de ser materia de creación cultural y documental. La diversidad lingüística es una riqueza para el Estado que la contiene y quien desprecia una lengua, está despreciando una vía de expresión cultural.

Si entramos en el ámbito político, la derecha más rancia e irracional, guiada por su característico centralismo y su afán uniformizador, ha despreciado siempre las lenguas autóctonas distintas al castellano. Tenemos aun reciente el ejemplo del Franquismo durante el cual, fueron duramente perseguidas y hablar una lengua autóctona podía ser motivo de detención si te oía “la pareja”.

Una lengua no tiene ideología, no es un instrumento político, no debería serlo, es un rico y valioso elemento social y cultural. Solo quienes, siempre desde presupuestos centralizadores, las desprecian, las convierten en un “arma” política cargada de ignorancia.

 

Ver más

La Voz de Galicia Toni Cantó: «Es un hecho que el castellano ha desaparecido de Galicia»  27-09-2018

La Voz de Galicia Los datos de uso del gallego y el castellano demuestran que Toni Cantó no tiene razón  29/09/2018

Público Joan Tardà deja en evidencia a Toni Cantó por su ley para no exigir la lengua cooficial a los funcionarios: “¿Dónde está la igualdad?”  25-09-2018

La Vanguardia Cantó culpa a la inmersión de las “dificultades de comprensión y expresión” de algunos diputados  25-09-2018

 

Artículos relacionados en La Política

El “Día das Letras Galegas” explicado para l@s no galleg@s

 

40 años de lucha por el asturleonés y una manifestación para cumplir la Constitución

 

 

Tuits y posts