Viñeta de Polo – @PeaLeopoldo

Artículo de Simone Renn – @SimoneRenn

 

Mientras Trump y Bolsonaro tratan de asfixiar a Cuba, Sánchez llegará con 300 empresarios españoles a la isla, con espíritu inversor.

En julio de 2015, durante la presidencia de Obama, Estados Unidos y Cuba restablecieron sus relaciones diplomáticas y decidieron abrir embajadas en las respectivas capitales después de medio siglo de enemistad.

Pese al restablecimiento de las relaciones diplomáticas, EEUU y Cuba aun tienen temas pendientes en su proceso de normalización, que, según reconocen ambos lados, no podrá cerrarse hasta que se levante el embargo impuesto a la isla en 1962, algo que solo puede hacer el Congreso estadounidense, y que aún no ha llevado a cabo.

Otros asuntos pendientes son los diálogos sobre derechos humanos, sobre telecomunicaciones y sobre tráfico de personas, además de las conversaciones pendientes sobre los reclamos de compensación económica de ambas partes y la solicitud de Washington de extraditar a algunos fugitivos buscados por la Justicia estadounidense.

Pues bien, esta semana Trump ha decidido boicotear la apertura bilateral que inició Obama, y ha decidido añadir veintiséis compañías de la isla a la lista de empresas con las que los estadounidenses tienen prohibido negociar. Por este motivo Cuba ha acusado a Washington de intentar “asfixiar económicamente” al país caribeño.

La lista se creó a raíz de la orden que Trump emitió en junio de 2017 para prohibir transacciones con empresas controladas por los servicios militares, de inteligencia y de seguridad de Cuba.

Entre las compañías hay dieciséis hoteles, de ellos dos están administrados por la compañía española Iberostar, -el Grand Packard Hotel, recién inaugurado en La Habana, y el Bella Vista en Varadero-, y un establecimiento que no ha abierto aún sus puertas, el SO/ Havana Paseo del Prado.

Las sanciones y restricciones impuestas a los viajes de estadounidenses a Cuba han provocado una caída en las llegadas de turistas extranjeros a Cuba. Esto supone un grave perjuicio pues el turismo es la segunda fuente de ingresos de Cuba por detrás de la exportación de servicios profesionales.

Parece que esta acción de Estados Unidos obedece al presunto papel cubano en la crisis de Venezuela.

En Cuba llueve sobre mojado, pues recientemente ha anunciado la retirada de los médicos cubanos del programa “Más Médicos” en el país de Brasil, como consecuencia de las palabras “amenazantes y despectivas” del presidente electo brasileño Jair Bolsonaro, que advirtió que el proyecto debía ser modificado.

En la actualidad más de 8.000 médicos cubanos trabajan en Brasil en un programa iniciado en agosto de 2013, por iniciativa de la entonces presidenta brasileña Dilma Rousseff y que tiene un total de 18.240 plazas cubiertas por profesionales brasileños y extranjeros.

Bolsonaro se pronunción así sobre los médicos cubanos en Brasil:

Condicionamos la continuidad del programa Más Médicos a la aplicación de prueba de capacidad, salario completo a profesionales cubanos, hoy la mayoría de ellos destinados a la dictadura, y la libertad de traer a sus familias. Desafortunadamente, Cuba no aceptó.

Desde agosto de 2013, unos 18.000 profesionales extranjeros llegaron a Brasil con el programa “Mais Médicos” para facilitar la atención médica básica en áreas desfavorecidas y remotas del país.

La participación cubana se realiza a través de la Organización Panamericana de la Salud y se distingue por ocupar plazas no cubiertas por médicos brasileños ni de otras nacionalidades.

Para el gobierno cubano, estas críticas son injustas y falsas. El Minsap mediante un comunicado declaró:

“No es aceptable que se cuestione la dignidad, la profesionalidad y el altruismo de los colaboradores cubanos que, con el apoyo de sus familias, prestan actualmente servicios en 67 países”

Son destacables las hazañas de los profesionales sanitarios cubanos en la lucha contra el ébola en África, la ceguera en América Latina y el Caribe, el cólera en Haití y la participación de 26 brigadas del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Desastres y Grandes Epidemias ‘Henry Reeve’ en Pakistán, Indonesia, México, Ecuador, Perú, Chile y Venezuela, entre otros países.

La retirada de los médicos cubanos supondrá una reducción de ingresos en el país, pero los más afectados serán las zonas más vulnerables de Brasil: el norte y la semiárida región del noreste que incluye ciudades con un bajo índice de desarrollo humano. Pero claro esto a Bolsonaro poco le preocupa. Recordemos que es autor de frases tan significativas como:

“El pobre solo tiene una utilidad en nuestro país: votar. La cédula de elector en la mano es diploma de burro en el bolsillo. Sirve para votar por el gobierno que está ahí. Sólo sirve para eso y nada más”.

El acuerdo del programa “Más Médicos” es que parte del sueldo de los profesionales va a parar directamente al estado cubano, algo que a Bolsonaro le parece inaceptable, sin entender que si el nivel de formación de los cubanos es porque el estado ha invertido mucho en ello y necesita recuperar parte de la inversión para que el país siga funcionando.

De esta manera Trump y Bolsonaro están haciendo pinza para estrangular al gobierno cubano.

Pero no todo son malas noticias para la isla caribeña, esta próxima semana Pedro Sánchez viaja a Cuba con 300 empresarios con intenciones de invertir en Cuba, y esto ocurre cuando Europa ve con buenos ojos a Cuba y sin embargo se aleja de las posturas de Estados Unidos. Otro tema que el presidente español deberá manejar en su visita es el de los presos políticos en Cuba, algo que no debe obviar en su visita.

Ver más

La Vanguardia Cuba acusa a EEUU de intentar asfixiarla con nuevas sanciones 17-11-2018

El Mundo Oxígeno político español a Cuba 18-11-2018

BBC Bolsonaro: Cuba se retira del programa “Más Médicos” en Brasil por las condiciones anunciadas por el presidente electo 14-11-2018

Artículos relacionados en La Política

Hitler alcanzó el poder en Alemania gracias al Vaticano y Bolsonaro ha conseguido la presidencia de Brasil con el apoyo de la Iglesia evangélica. Lo de Hitler ya sabemos como acabó…