Viñeta de El Koko – @Elkokoparrilla

Artículo de Doctor Kolimari – @DKolimari

 

EEUU se ha convertido en el primer país en reconocer la soberanía de Israel sobre un territorio perteneciente a Siria.

La ONU no ha cambiado el estatus y continua con su misión de paz en la zona.

Los Altos del Golán suponen la tercera parte del suministro de agua de Israel.

Da la impresión de que el gobierno de Trump se ha embarcado en una misión mística más que política. Trump y buena parte de su gobierno son cristianos evangélicos pro-sionistas.

El presidente Trump firmó el 25 de marzo de 2019 un decreto por el que reconoce oficialmente la soberanía israelí sobre los Altos del Golán. Con su decisión, EEUU se ha convertido en el primer país en reconocer la soberanía de Israel sobre un territorio perteneciente a Siria, el cual Israel ocupa desde la Guerra de los Seis Días (1967). Trump justificó esta medida por las “agresivas acciones” de Irán y grupos “terroristas” contra Israel. Desde el inicio de la guerra civil en Siria, Israel denuncia que tropas aliadas de Irán están desplegadas en Siria y amenazan a Israel.

Frente a esta iniciativa de EEUU, la ONU ha manifestado que la decisión de Trump no cambia en absoluto el estatus de los Altos del Golán, donde el organismo internacional tiene desplegada desde 1974 una misión de paz. En la actualidad, viven en la región unos 20.000 colonos judíos y 20.000 sirios, la mayoría de ellos árabes drusos, que no huyeron cuando los Altos del Golán fueron ocupados.

No parece que otros países vayan a seguir los pasos de Washington. Siria describió lo ocurrido como una bofetada a la comunidad internacional y advirtió que estaba dispuesta a recuperar este territorio. También, reaccionaron otras potencias con presencia en la región. Rusia, estrecho aliado del gobierno sirio, alertó de que la decisión puede desencadenar una nueva oleada de tensiones en Oriente Próximo. Por su parte, Turquía que apoya a la oposición al gobierno sirio, consideró inaceptable el reconocimiento sobre los Altos del Golán y anunció que planea combatir esa postura en la ONU.

Los Altos del Golán es una meseta rocosa a unos 60 kilómetros al suroeste de Damasco. Israel arrebató la mayor parte de este territorio a Siria en las últimas etapas de la Guerra de los Seis Días (1967) y repelió un intento sirio de recuperar la región durante el conflicto de 1973. Los Altos del Golán tienen una importancia crucial. En lo militar suponen una posición estratégica que controla la frontera entre los dos países. En lo económico, la cuenca del Golán abastece de agua al río Jordán y esto supone la tercera parte del suministro de agua a Israel.

Después de la guerra de 1973 y a través de la mediación de la ONU, Siria e Israel firmaron un acuerdo de armisticio, que se centró principalmente en la declaración de un área desmilitarizada de 70 kilómetros entre los territorios controlados por ambos países y patrullada por fuerzas de la ONU. No obstante, no llegó firmarse un acuerdo de paz. En 1981, el Parlamento de Israel aprobó una ley equivalente a la anexión. La resolución 497 del Consejo de Seguridad de la ONU declaró la “anexión” de Israel “nula e inválida, y sin efecto legal internacional”. Por lo que a efectos de la ley internacional los Altos del Golán son territorio sirio ocupado.

La decisión de Trump es difícil de explicar. Según las propias explicaciones del gobierno de EEUU está basada en cuestiones de seguridad, pero la realidad es que el reconocimiento no cambia en nada la situación acerca de la seguridad. Israel ya controla militarmente los Altos del Golán y el reconocimiento sólo tiene valor político pero no táctico. Otra posibilidad es que EEUU quiera apoyar al primer ministro Netanyahu de cara a las elecciones de abril en Israel. Ciertamente, el reconocimiento de Trump supone un espaldarazo a la candidatura del primer ministro que presume de una estrecha amistad con el presidente Trump.

Por otra parte, si observamos este acontecimiento de una manera más general, el reconocimiento de los Altos del Golán viene a sumarse al reconocimiento en 2017 de Jerusalén como la capital de Israel. Han sido dos decisiones del gobierno de EEUU, que han volado por los aires los acuerdos internacionales relativos a Oriente Próximo. En el caso de Jerusalén también contraviene una resolución de la ONU. Son dos decisiones de hondo calado que ponen en peligro la paz en la región y parecen ir más allá de apoyar a un gobierno.

Da la impresión de que el gobierno de Trump se ha embarcado en una misión mística más que política. Trump y buena parte de su gobierno son cristianos evangélicos pro-sionistas. Por creencias religiosas creen que el Estado de Israel está anticipando la segunda visita de Cristo a la humanidad. Por tanto, desde su punto de vista, como creyentes, es su deber proteger y apoyar a Israel para que recupere su esplendor bíblico.

Ver más

eldiario.es Rohaní: La decisión de EEUU sobre el Golán no tiene precedentes en este siglo 26-03-2019

Youtube RT Los Altos del Golán en el conflicto de Oriente Medio 25-03-2019

bbc.com Altos del Golán: por qué Trump reconoció ahora la soberanía de Israel sobre estos territorios y cuál es su importancia 26-03-2019

xataka.com Los Altos del Golán: cinco claves para entender la guerra que viene entre Israel e Irán 5-06-2018

elpais.com Trump reconoce los Altos del Golán como territorio israelí 26-03-2019

elpais.com Israel vuelve a atacar objetivos iraníes en Siria tras el derribo de un avión ruso hace dos meses 30-11-2018

bbc.com Análisis: cuáles fueron las verdaderas razones de Donald Trump para mudar la embajada de Estados Unidos en Israel a Jerusalén y qué puede pasar ahora 15-05-2018

Wikipedia Fundamentalismo cristiano

El fundamentalismo cristiano, es el movimiento ultraconservador surgido entre los cristianos protestantes evangélicos en Estados Unidos, a finales del siglo XIX como consecuencia de las teorías de la alta crítica alemana y el liberalismo teológico.

archive.org Cristo versus Satán: El Apocalipsis 

El patriotismo conservador estadounidense con los tradicionales valores basados en la familia, la honradez, el trabajo y el distanciamiento de los problemas que asolan al resto del mundo, se ha visto modificado por una fuerte corriente integrista, basada en el proselitismo del cristianismo evangélico.

Tras los atentados del 11S, el pastor Billy Graham, que convirtió hace décadas al ahora presidente Bush, pronunció una homilía ante cuatro ex-presidentes de los Estados Unidos reunidos en la catedral de Washington el 13 de septiembre de 2001, en la que argumentaba sobre los atentados:

“Una de las cosas que necesitamos en este país es una renovación espiritual por completo. Necesitamos una renovación espiritual en Norteamérica. Y Dios nos lo ha dicho con Su Palabra.” 

Artículos relacionados en La Política

Israel, otra vuelta de tuerca

El regalo de Navidad de Trump para el Estado Islámico y para los señores de la venta de armas de guerra: “El reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel”

EEUU: Good news o bad news?

Tuits y posts