Viñeta Eneko – @EnekoHumor

Artículo de Caracola – @carolacaracola5

Vaya por delante… que me disculpe el lector o lectora, pero tengo que advertir que estoy cabreada y algo harta de esta democracia de mierda que se nos está quedando.

Desde hace una temporada venimos asistiendo, demasiado callados por cierto, a un preocupante e indignante recorte de libertades en este país y me voy a referir especialmente a la libertad de expresión y esto está llegando a unos niveles que pinta mal.

La Ley Mordaza ha desplegado toda una cascada de persecuciones que han restringido peligrosamente la calidad democrática y ya se me están hinchando las narices con tanta tontería.

Tenemos a dos raperos a punto de entrar en la cárcel porque dicen en sus letras cosas como que “los borbones son unos ladrones”. La condena está basada, entre otros fundamentos jurídicos, en el delito de injurias a la Corona.

A ver, vamos a ver. ¿Qué democracia es esta que tiene un delito que se llama “de injurias a la Corona” (art. 490.3 y 491 CP) pero en cambio carece del delito de “apología del fascismo”? En consecuencia, no puedes decir que “los Borbones son uno ladrones” pero sí se permite y no es un delito que exista una fundación ─ la Fundación Francisco Franco─, entre cuyos fines está “Difundir y promover el estudio y conocimiento sobre la vida, el pensamiento, el legado y la obra de Francisco Franco Bahamonde…”, un dictador fascista y genocida ¿Ofendo?

Algo ha pasado, yo diría que nos han colado un tremendo corte a la libertad de expresión, cuando hace tan solo 25 o 30 años, podíamos escuchar sin problema letras que hoy estarían penadas con cárcel… Véanse grupos que conformaban el “rock radical vasco” como Kortatu, Eskorbuto, La Polla Records… a los que hoy nada más salir al escenario, se les aplicaría, entre otros, el art. 578 del Código Penal (CP) que se refiere a la apología o enaltecimiento del terrorismo y a la humillación a las víctimas.

Pero hay más. Últimamente también se han emitido sentencias por “ofensas al sentimiento religioso”, (art. 525 del CP, asimilable al “delito de blasfemia” de países con religión oficial). A ver. Aunque no lo parezca, estamos en un país aconfesional, eso lo dice la Constitución en su artículo 16, y concretamente en el apartado 16.3 dice “Ninguna confesión tendrá carácter estatal”. Entonces, ¿Qué hace la justicia de este país persiguiendo a gente como Willy Toledo que se “cagó en Dios” en su Facebook o a un chaval que hace un meme con la imagen de un Cristo?

Es llamativo ver como proliferan estas sentencias basadas en una interpretación restrictiva de la ley, en las que prima la “ofensa al sentimiento religioso”, recogido en el CP, frente a un derecho fundamental protegido por la Constitución pero cada vez más recortado como la libertad de expresión (art. 20 CE). Esto es lo que la Justicia debería de esforzarse en proteger, la libertad de expresión.

Recientemente, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), le ha dado un repaso al Gobierno de España, concretamente al Tribunal Constitucional (TC), en materia de libertad de expresión al revocar una sentencia en la que se condenaba por “incitación al odio e injurias a la Corona” a 15 meses de cárcel o al pago de una multa de 2700 euros a unos chavales por quemar fotos del rey. El TEDH obliga a indemnizar a estos dos chavales y le recuerda al TC la importancia de proteger la libertad de expresión.

Pero el Parlamento español no aprende. A los pocos días de la sentencia del TEDH, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) presentaba en el congreso, apoyada por otros grupos, una iniciativa para despenalizar el delito de “injurias a la Corona”. La iniciática se rechazó con los votos de PP, Cs y Psoe. Seguimos igual.

Otras sentencias que limitan la libertad de expresión están basadas en una supuesta protección del honor de las personas (art. 205 y siguientes del CP); este es el caso del secuestro del libro Fariña de Nacho Carretero frente al exalcalde de O Grove, Bea Gondar o el de la reciente multa a la revista Mongolia frente al extorero Ortega Cano. En estos casos, el recorte a la libertad de expresión viene limitado por una interpretación del delito de “vulneración al derecho al honor de las personas demandantes”. Interpretación a veces delirante como el punto que se cita en la sentencia contra Mongolia en la que el nombre de la revista se considera motivo de ofensa… ¡Por favor! ¿En que estaba pensando el juez? ¡Es el nombre de un país!

Nuevamente, el Código Penal va por delante del derecho fundamental de la libertad de expresión protegido por la Constitución, lo que a veces nos hace dudar del respeto a la Jerarquía jurídica lo que nos llevaría a la indefensión ante la Justicia. Una Constitución que blanden sobre nuestras cabezas cuando de inmovilismo se trata pero a la que parece que le arrancan hojas cuando toca hablar de derechos y libertades.

Otro caso delirante fue la multa de 600 euros a la periodista Cristina Fallarás por un delito de “desobediencia a unos agentes de la autoridad”, cuando en una concentración frente a la Embajada de México cometió el “grave delito” de poner un pie fuera de la acera tocando el asfalto de la calle.

En conclusión, y después de citar solo unos pocos casos a modo de ejemplos, no sé si sentís la misma “claustrofobia” que siento yo, las mismas dudas sobre si realmente vivimos en una democracia homologable. Se estrecha el cerco sobre nosotros, se reducen los márgenes de libertad lo que le resta calidad a una democracia cada vez más cuestionada.

Cada vez más gente siente “miedo” ─¿Me pasará algo por decir esto?─ Empieza a funcionar autocensura, el autocontrol porque “no quiero verme en un lío” y esto también es peligroso y nada democrático.

Sí, estamos involucionando. Es necesario que seamos muy conscientes para que no nos dejemos intimidar. Hay que recuperar el margen perdido. Ahora que sectores de este país parece que empiezan a despertar, la recuperación de nuestra libertad de expresión, de la democracia, también debe estar entre nuestros objetivos sociales.

Tuits

 

 

 

Enlaces de interés

ElDiario.es Amnistía Internacional denuncia la restricción “desproporcionada” de la libertad de expresión en España 22-02-2018

El Salto. El TEDH sentencia que quemar fotos del rey no incita al odio 13-03-2018

Infolibre El PP, el PSOE y Cs rechazan tramitar en el Congreso la despenalización de las injurias al rey que propone ERC 13-03-2018

Público Una jueza ordena el secuestro cautelar del libro ‘Fariña’ sobre el narcotráfico gallego a petición de un exalcalde de O Grove 21-02-2018

Público La revista ‘Mongolia’ deberá pagar 40.000 euros a Ortega Cano por una caricatura 15-03-2018

Público La periodista Cristina Fallarás, multada con 600 euros por la ‘Ley Mordaza’ 13-06-2017