Viñeta Eneko – @EnekoHumor

Artículo de Caracola – @carolacaracola5

 

Lo sabemos. Algo grave está pasando con la Justicia en este país. No dejamos de ver sentencias e imputaciones con las que el pueblo no solo no nos identificamos sino que nos indignamos.

Una Justicia politizada, que ha olvidado el pilar democrático fundamental de la separación de poderes, una justicia injusta en sentencias que apestan a machismo y unas escandalosas imputaciones que nos hablan de una regresión de derechos y libertades. En resumen, una Justicia en la que es difícil reconocerse y sentirse identificado.

La ya “celebre” sentencia de ida y vuelta sobre las hipotecas que emitió el Tribunal Supremo fue muy elocuente y nos dejó a todos muy claro al servicio de quien está la Justicia española. No está para cumplir la ley, ni para hacer justicia, está para servir a la clase política y a los intereses de la banca y del IBEX.

Justicia machista

Esta semana, en la que celebrábamos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el mismo tribunal que emitió la sentencia de “la manada” firmó otro veredicto que se ajustará a derecho, como nos insisten, pero que la ciudadanía no podemos entender, ni asumir ni mucho menos sentir que nos identifica.

Un hombre que reconoció haber acuchillado a su mujer y que estuvo muy a punto de matarla por estrangulamiento en presencia de sus hijos de tres y seis años era condenado a solo 10 meses de prisión ─es decir que no entrará en prisión─, condenado por “maltrato ocasional”. La sentencia lo absuelve del delito de homicidio en grado de tentativa y rebaja incluso la petición, en caso de condena, de la defensa. El tribunal recoge en su escrito hasta la hiriente circunstancia de que la hija mayor del matrimonio le gritaba a su padre: “Déjala, no la mates”.

Repito, porque es difícil creerlo, el tribunal condena a este hombre por un delito de “maltrato ocasional”, es decir que estos magistrados nos están diciendo que este hombre solo tuvo un mal día, un mal momento… Nos están diciendo esto a un país que lleva, según las cifras oficiales, 45 mujeres asesinadas por crímenes machistas, asesinadas por ser mujeres.

Y cito este caso como un ejemplo entre otras muchas sentencias que periódicamente nos escandalizan e indignan.

Ultrajes a la bandera

Vamos con otra. En este caso no es una sentencia, es una imputación. Dani Mateo es imputado por un juez que admite a trámite la ridícula denuncia de un sindicato policial por el ya conocido por todos, sketch de la bandera. La denuncia se presenta por dos delitos: por delito de odio y de ofensas o ultraje a símbolos de España o sus comunidades efectuado con publicidad. Es grave que el juez que admite esta denuncia confunda “persona” con “personaje televisivo”. Es como si se acusase de asesinato al actor que sobre el escenario comete un asesinato.

El de Dani Mateo es un caso muy similar al de Willy Toledo. Ambos denunciados por unas asociaciones que no conoce ni su padre, cuya denuncia hace que descubramos que existen en el Código Penal artículos anacrónicos que no dejan de sorprendernos por extemporáneos y regresivos respecto a nuestros supuestos derechos y libertades constitucionales.

A ver. Somos una “democracia” en la que ningún juez admitiría a trámite una denuncia contra, por ejemplo, unos exaltados que con la bandera del pollo y brazo en alto, enaltecen a un dictador genocida un 20N en una plaza porque la apología del franquismo no es delito, a nadie “se le ha ocurrido” meterla en el Código Penal en los años que llevamos de supuesta democracia…

En ese mismo país que además de “democrático” es “aconfesional”, en cambio, sí hay jueces que admiten a trámite anacrónicas denuncias contra el sentimiento religioso ─el caso de Willy Toledo─, contra los símbolos nacionales, ─ el caso de Dani Mateo─, contra la Corona ─ caso Valtonyc─, que suponen una regresión en nuestros derechos y libertades y que nos retrotraen a “otros tiempos” en los que la libertad de expresión era un derecho por el que luchar. Y si las admiten es porque esos “delitos” sí están expresamente recogidos en nuestro Código penal porque sí hubo voluntad de crear delitos anacrónicos que chocan contra la libertad de expresión.

Todo lo anterior nos lleva irremediablemente a una serie de conclusiones: tenemos una justicia parcial, escorada e ideologizada; vendida a los poderes políticos y económicos lo que le impide actuar en defensa de los derechos y libertades democráticos de la ciudadanía; que no se preocupa de “ser justa” para ser eficaz y útil al pueblo; que no es independiente, por lo que no cumple su papel fundamental en una democracia como uno de los pilares de la imprescindible separación de poderes…

Y todo esto nos lleva a una conclusión general: tenemos una Justicia impropia de un sistema democrático, lo que es muy grave porque sin una Justicia eficaz e independiente no hay democracia posible lo que, una vez más ─y es que todos los caminos llevan al mismo punto─, nos habla de precariedad democrática y del juego de apariencias en el que se ha convertido nuestro estado de derecho.

 

Ver más

La Vanguardia: La sentencia de las hipotecas muestra la grave confrontación en el Tribunal Supremo 28-11-2018

Diario.es: “Escándalo supremo”: la sentencia de las hipotecas provoca concentraciones en varias ciudades 10-11-2018

El País: Dos sentencias reavivan el debate sobre el machismo en la justicia 23-11-2018

Público.es: Los jueces de ‘La Manada’ condenan sólo por ‘maltrato ocasional’ a un hombre que acuchilló y trató de asfixiar a su mujer  22-11-2018

Vertele. ElDiario.es: Un juzgado imputa a Dani Mateo por “ultraje” a la bandera tras sonarse la nariz con ella 23-11-2018

El País: Dani Mateo: “Estamos llevando ante la justicia a un payaso”  26-11-2018

Público: Dani Mateo no declara ante el juez por su ‘sketch’: ‘Estamos llevando a un payaso ante la Justicia por hacer su trabajo’  26-11-2018

 

Artículos relacionados en La Política

Una manada de jueces

 

Basta de tolerancia con el fascismo

 

Una democracia de mierda

 

Tuits y posts