Viñeta de Eneko – @EnekoHumor

Artículo de Simone Renn – @SimoneRenn

 

Primer encuentro entre el nuevo presidente del gobierno Pedro Sánchez y el president de la Generalitat Quim Torra.

Para encontrar una solución al “conflicto catalán” es necesario “hablar de convivencia”, “hablar de lo que nos une”, “hablar de lo que es imprescindible cambiar”, hablar hasta que los puentes se tiendan de nuevo, y esta vez de forma sólida y consensuada.

Ayer lunes tuvo lugar la primera reunión entre el nuevo presidente del gobierno Pedro Sánchez y el president de la Generalitat Quim Torra. El Gobierno ha calificado el encuentro como el primer paso para un largo camino y el presidente catalán ha insistido en su satisfacción por el hecho de haber “vuelto a la política” con la recuperación de los puentes de diálogo.

En la reunión ya se ha conseguido un primer acuerdo, que no es baladí, y es poner en marcha ya las comisiones bilaterales, algunas de las cuales llevan sin reunirse desde 2011. El Ejecutivo de Sánchez además, retirará los recursos contra leyes sociales aprobadas por el Parlament de Catalunya y recurridas por el Gobierno del PP, y citó tres casos muy concretos: la renta básica, la pobreza energética y la universalización de la Sanidad. Aun quedan pendientes otras, de las que todavía no se ha hablado, pero ya es un buen comienzo.

Sánchez se mostró contundente con la autodeterminación, planteada por Torra, si bien se ha comprometido en buscar fórmulas para un mayor autogobierno para Catalunya, siempre dentro de España y de la Constitución.

Muchas personas de Catalunya y de fuera de Catalunya esperábamos este momento de diálogo con esperanza e ilusión, sobre todo las que somos republicanas e internacionalistas.

Aunque respetamos y no tememos las urnas, nos cuesta entender por qué hay gente en Catalunya que se quiere independizar, queremos contar y estar con ellas y además, pensamos que el mundo estaría mejor sin fronteras y no haciendo una más.

Bien es verdad que el pueblo de Catalunya ha sufrido las “inclemencias” del Partido Popular, que hizo todo lo posible por tumbar el estatut aprobado por los catalanes en el referéndum celebrado el 18 de junio de 2006 y aprobado por mayoría en el Congreso de los Diputados, de hecho lo consiguió al recurrirlo ante el Tribunal Constitucional en el 2006, quien emitió su sentencia en el 2010 dando la razón al PP, y deshaciendo así la labor y la ilusión de la mayoría de los catalanes.

De aquí la vía que tomó más fuerza en Catalunya fue la de la Independencia, pues ya que se les había arrebatado su estatut  muchos pensaron que ése era el único camino y además, coincidió “curiosamente” con el destape de la mayoría de los escándalos de corrupción en Catalunya y en todo el estado español, lo que algunas opinamos hizo que al PP le interesara poner el foco en Catalunya y al gobierno de CIU y PDeCAT no hacer todos los posibles por buscar una solución viable y tener en el gobierno de España un “enemigo interesante” a quien echar las culpas de todos los males.

Prueba evidente de que podían haber llegado a un acuerdo es que cuando a ambos les ha interesado sí lo han hecho. Pongo como ejemplo el acuerdo del PDeCAT con PP y C´s, tras el 1-O, en aprobar por ejemplo la “ley de desahucio express”, sin tener en cuenta las propuestas de la PAH (Plataforma de Afectadas por la Hipoteca)…

En fin, hemos pasado unos meses de mucha tensión, en los que el peor partido lo han llevado los que recibieron los golpes el 1-O y los presos independentistas, que injustamente para muchas de nosotras, ya llevan más de ocho meses en la cárcel.

Catalunya ha sufrido con la mayoría absoluta del PP, pero también la hemos sufrido en toda España. El diálogo que debía haber habido, no lo cultivaron la derecha española y el partido conservador del gobierno de Catalunya. Fue un choque de dos gobiernos conservadores, interesados, por un motivo u otro, en un enrocamiento estéril, que solo causó dolor y frustración.

Bien, el Partido Popular ya no gobierna, el PSOE ha tomado el relevo tras la moción de censura del pasado mes de mayo. Ahora el gobierno de España se sustenta en una mayoría de consenso y lo mismo le sucede al gobierno de la Generalitat en Catalunya. Esta situación, aunque no fuera por pura convicción, les debe empujar a sentarse y hablar, “hablar de convivencia”, “hablar de lo que nos une”, “hablar de lo que es imprescindible cambiar”, hablar hasta que los puentes se tiendan de nuevo, y esta vez de forma sólida.

Ayer lunes, Pedro Sánchez recibió en la Moncloa a Quim Torra, y aunque todos sabemos que no es fácil curar heridas tan profundas como las existentes, todas y todos debemos hacer lo posible para conseguir una convivencia que con generosidad por ambas partes, soñamos que puede llegar. La solución no pasa por la independencia, pero tampoco por un posicionamiento férreo e inmovilista. De manera que habrá que ser creativas e ingeniosas para encontrar la mejor solución para todos.

La izquierda catalana no debería identificar España con la derecha, porque no es así, al igual que en el resto de España no se identifica Catalunya solamente con el PDeCAT. En todos los sitios existen mujeres y hombres de diferentes sensibilidades e ideologías políticas.

Sánchez tiene una tarea que cumplir y es conseguir que la mayoría de la ciudadanía se sienta cómoda compartiendo un espacio común llamado España, haciendo la profunda revisión a nuestro estado que sea necesaria, y es preciso que el resto de los partidos cabales sean generosos colaborando a crearlo.

Hay algo que está claro, lo que tenemos ahora no funciona y ya pasó el tiempo de maquillajes.

El encuentro de ayer, se puede calificar como de “reunión amable” precisa para volverse a encontrar. Ayer no tocaba discutir, ayer se trataba de “estar” de “encontrarse”, de “hablar”. Y se “estuvo” y se “encontraron” y “hablaron” por más de dos horas y media. Era necesario.

En la reunión Torra le explicó a Sánchez el calendario que se acerca, juicios, posibilidad de convocatoria de elecciones en Catalunya… También hablo de fechas tan significativas como el de la Diada o la del aniversario del atentado en Catalunya, en el que manifestó su deseo de que el Rey no asista. Y es que las palabras del monarca de España sobre el 1-O, desde luego no fueron acertadas ni ecuánimes para muchas de nosotras, y no es de extrañar que tengan reparos en verlo por Catalunya. El Rey debería “hacérselo ver” y  revisar su papel. Debería “ayudar”, no suponer un problema. No es tiempo de obstáculos, es tiempo de aportar. Así, los presidentes han pactado los actos de recuerdo del atentado de Barcelona, en los que también participará el Gobierno, dando a entender que si se considera conveniente también estará el Jefe del Estado

Esquerra, socio de gobierno de Junts per Catalunya, ha expresado su satisfacción por la recuperación del diálogo si bien ha lamentado la oposición del Gobierno central a aceptar el derecho a la autodeterminación. La verdad, es que muchas tenemos simpatía por Esquerra, ya que defiende principios que muchas compartimos y nos gustaría que se encontraran puntos de unión, que les devolviera la ilusión por compartir el futuro con el resto de España.

Ahora tras el encuentro de Pedro Sánchez y Quim Torra, es tiempo ya de tocar uno a uno todos los puntos que nos hagan hallar la senda para poder caminar todas juntas, de ser creativas y constructivos.

Según la última encuesta llevada a cabo por Gesop para El Periódico, el 62 % de los catalanes es favorable a negociar una mejora del autogobierno con el Estado, mientras que el 21,5 % apuesta por buscar la independencia para avanzar hacia una nueva república. Es un dato a tener en cuenta, con todas las precauciones con las que hay que mirar las encuestas, pero en principio parece que la ciudadanía está por hablar y llegar a acuerdos.

En la última entrevista al secretario de los socialistas catalanes le hemos podido escuchar hablar de la celebración de dos referéndums como alternativa a las soluciones que plantea el Govern, uno de reforma constitucional y otro de reforma estatutaria”. Supongo que es una opción a estudiar.

El próximo jueves está previsto un encuentro entre la vicepresidenta del Gobierno, Carme Calvo, y el vicepresidente catalán, Pere Aragonés, para seguir poniendo las bases de un nuevo entendimiento.

Está claro que es necesario encontrar el acuerdo en consenso y si se busca se encontrará, eso sí, prescindiendo de aquellos personajes, de cualquier partido, que lo único que quieran es protagonismo, que vivan del conflicto o de la defensa de intereses de terceros que no representan los de la mayoría del pueblo, que lo que quiere es “vivir en paz”.

 

Tuits

 

 

Enlaces de interés

Wikipedia. Sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña de 2006

El Independiente. Torra no descarta elecciones anticipadas, y así se lo trasladó a Pedro Sánchez 10-07-2018

Público. Sánchez se compromete a más autogobierno para Catalunya, pero dentro de España 9-07-2018

ElNacional.cat Iceta plantea dos referéndums para reformar el Estatuto y la Constitución 10-07-2018

El País. Iceta se felicita del encuentro y dice que Rivera “no merece ser gobernante” 10-07-2018

La Vanguardia.  Iceta: “Cuando has conocido a Quim Torra tienes ganas de llevarlo a cenar” 10-07-2018

Público. El 62% de los catalanes apuesta por negociar más autogobierno con el Estado 9-07-2018

 

 

Artículos relacionados en La Política

Por mucho que digan o hagan en el problema catalán: “Sin diálogo no hay solución”

 

20 de septiembre de 2017 uno de los días más tristes de la historia de España

 

Tácticas judiciales sin precedentes en democracia para parar el referendum de Cataluña ¿Soluciones políticas?

 

Ley, ética y política frente a las Urnas y Cajas B en el Proceso soberanista de Catalunya

 

La gentrificación avanza con sus mafiosas maneras blindadas por injustas leyes, expulsando a los habitantes de la ciudad. 174 desahucios al día en 2017, hoy 6 de cada 10 son por alquiler