Viñeta Eneko las Heras – @EnekoHumor

Artículo de Caracola – @carolacaracola5

Bueno es no dejar de cuestionarse las circunstancias del país en el que uno vive. ¿Nos hemos preguntado por qué vivimos en una monarquía?…

Me llama mucho la atención la cantidad de gente que afirma que tenemos monarquía porque la hemos votado en el 78. Para empezar y desmontar esta inocente y extendida creencia, hay que recordar que en el 78 llevábamos tres años siendo ya una monarquía.

En el 78, como todos sabemos lo único que se votó y se aprobó mayoritariamente, fue el texto constitucional que incluía como forma de estado la Monarquía, es decir que “traía la monarquía de serie” sin ofrecer más opciones.

Es decir, tenemos un monarca desde 1975… ¿Por qué? ¿Cómo hemos llegado “a esto”? Pues hagamos un poco de historia y desmontemos leyendas urbanas.

Allá por 1947, el dictador Francisco Franco debía andar preocupado por “¿Qué será de este país cuando yo les falte?” por lo que parar ir preparando el terreno del posfranquismo aprobó una ley, la Ley de sucesión de 1947, en la que determinaba en su artículo 1 que España, como unidad política, es un Estado católico, social y representativo que, de acuerdo con su tradición, se declara constituido en Reino. Ahí lo tenemos, un Estado católico que se declara constituido en Reino. En aquel momento, claro, un reino sin rey que sería quien ocuparía la Jefatura del Estado, una vez fallecido el dictador; un trono vacante al que habría que buscarle un candidato.

El dictador se dispuso a retomar el hilo de la familia real borbónica, en la que el heredero por derecho a la corona de España era Juan de Borbón, pero este, que había manifestado su apoyo a la sublevación contra la II República y a sus artífices y había buscado la simpatía de Franco a través de un apoyo que siempre fue rechazado por el dictador, mostró una radical oposición a la redacción de la Ley de Sucesión que le concedía a Franco la potestad de nombrar heredero dejando al margen la línea sucesoria monárquica. Con esta oposición de Juan de Borbón a los planes del dictador quedó inmediatamente fuera de la candidatura a la sucesión y Franco puso entonces su interés en Juan Carlos, hijo mayor de Juan de Borbón.

Juan de Borbón, consciente de que la restauración de la monarquía pasaría por las decisiones de Franco y buscando garantizarla, accede a que su hijo mayor sea educado en España y bajo las directrices del dictador.

En consecuencia, a partir de 1948, con algunas idas y venidas por los rifirrafes entre don Juan y el dictador, el pequeño Juan Carlos se trasladó a vivir a España, donde realizaría sus estudios y su preparación, sobre todo militar, para ocupar el puesto para el que el dictador lo había elegido.

En 1969, el dictador toma la decisión de, sin más demora, nombrar sucesor a Juan Carlos y así dejar ya todo “atado y bien atado” para que sus planes para el posfranquismo se trazasen según lo que él mismo había diseñado y así, en julio de ese mismo año, Juan Carlos de Borbón es nombrado oficialmente sucesor a la Jefatura del Estado con el título de “príncipe de España”… Curioso si lo pensamos, un dictador designa a un príncipe…

En cuestión de horas, se produjo en las Cortes el acto solemne de juramento y aceptación de Juan Carlos de Borbón como sucesor de Franco en la Jefatura del Estado y así jura lealtad al jefe del Estado (el dictador) y fidelidad a los principios del Movimiento Nacional y demás Leyes Fundamentales del Reino…

Aun durante la dictadura, en 1974, Juan Carlos de Borbón ocuparía de manera interina la Jefatura del Estado durante algo más de un mes, con motivo de un agravamiento del estado de salud del dictador.

Finalmente, el dictador muere el 20 de noviembre de 1975, al día siguiente es enterrado en el Valle de los Caídos y solo un día más tarde, el 22, Juan Carlos de Borbón es proclamado rey de España, con el título de Juan Carlos I. En su proclamación acepta el cargo con la siguiente fórmula: Juro por Dios y sobre los Santos Evangelios cumplir y hacer cumplir las leyes fundamentales del reino y guardar lealtad a los principios que informan el movimiento nacional. Como vemos, “Santos Evangelios”, “leyes fundamentales”, “movimiento nacional”… No hay referencias que nos suenen a democracia. Así entró la monarquía…

Poco antes de su abdicación, en 2014, en un reportaje para la televisión francesa con participación de la TVE pero que nunca pudimos ver en España, Juan Carlos recordaba: “Días antes de morir, Franco me cogió la mano y me dijo: Alteza, la única cosa que os pido es que preservéis la unidad de España. No me dijo ‘haz una cosa u otra’, no: la unidad de España, lo demás… Si lo piensas, significa muchas cosas“.

Hasta el 78, año en el que se vota y se aprueba la vigente Constitución, se sucedió un tiempo convulso, eso que se ha dado en llamar la “modélica transición”, en la que no me voy a detener salvo en un aspecto… En toda esa transformación social desde la dictadura a la democracia… ¿Qué pasó con la República? Aquella legítima República que le fue arrebatada al pueblo mediante un golpe de Estado fascista y que dio lugar a una sangrienta guerra civil y a un régimen represor que siguió segando muchas vidas… ¿Por qué no se recuperó?

En este punto conviene recordar que los partidos republicanos no fueron legalizados hasta después de las primeras elecciones generales del 77, las que elegirían las cortes constituyentes encargadas de redactar la constitución que actúa como “hoja de ruta” legal de un país, por lo que no sólo no se pudieron presentar y formar parte de esa representación “democrática” del país sino que no pudieron participar en la redacción de la constitución del 78.

Adolfo Suárez, presidente del Gobierno en aquel momento, confesó años más tarde la artimaña para esquivar un referéndum que habría contrariado la “herencia del dictador”, lo designado en aquella Ley de Sucesión de 1947 y su designación de heredero de 1969 en la persona de Juan Carlos de Borbón que el dictador había educado y preparado con esmero. Esto decía Adolfo Suárez: “la mayor parte de los jefes de Estado extranjeros me pedían un referéndum sobre monarquía o república. Hacíamos encuestas y perdíamos. Entonces yo metí la palabra “rey” y la palabra “monarquía” en la ley [Ley 1/1977 para la Reforma Política] y así dije que había sido sometido a referéndum ya.”

Y así y hasta hoy se zanjó el tema de la recuperación de la legítima República que nos fue arrebatada violentamente por el fascismo. Así se privó al pueblo español de la posibilidad de elegir democráticamente en qué tipo de Estado querían vivir y sobre la voluntad del pueblo, primó la voluntad del dictador.

Pero no tenemos que pensar que todo está dicho, el pueblo español debe avanzar hacia un mayor grado de democracia, debe desear dejar atrás los lastres de la herencia franquista que no pasaron el filtro democrático de la voluntad popular.

… y recuerda. Yo no voté a ningún rey pero tú tampoco.

Vídeos

Franco nombra sucesor a Juan Carlos I.

El juramento de Juan Carlos I.

El vídeo censurado de la monarquía española.

Tuits de interés

 

 

Fuentes y enlaces de interés

WikipediaLey de Sucesión en la Jefatura del Estado

BOELey 62/1969, de 22 de julio, por la que se provee lo concerniente a la sucesión en la Jefatura del Estado.

Wikipedia. Juan Carlos I de España

PúblicoAsí juró el rey el Movimiento Nacional franquista. 5-06-2014

BOELey 1/1977, de 4 de enero, para la Reforma Política.

RebeliónEl rey de Franco que desplazó a su padre. 31-03-2018

PúblicoEl dedazo que valió una corona 22-07-2009

Público“Sin los partidos republicanos, las primeras elecciones generales carecieron de legitimidad” 11-06-2014

La opinión de Málaga. Juan de Borbón, el clandestino 29-09-2017