Viñeta Pedripol@pedripol

Artículo de Simone Renn – @SimoneRenn

 

12 de octubre se luce un kit de símbolos franquistas descafeinados que siguen presidiendo hoy con honores nuestra democracia: bandera rojigualda, sin águila, himno, sin letra y  desfile militar en el Día de la Raza.

El sábado 12 de octubre se celebró la Fiesta Nacional, un día en el que no disfrutamos con un desfile de júbilo en el que un país muestra con orgullo a ciudadanas y ciudadanos reconocidos por sus méritos, si no que vemos desfilando a militares y más militares cargados con armas y más armas con la pretensión de mostrar no se sabe muy bien qué.

Para intentar dar un toque de altura últimamente añaden al desfile la aparición de un paracaidista portando una bandera rojigualda, que el destino quiso que este año su descenso tuviera un aparatoso aterrizaje contra una farola.

Las republicanas y republicanos de nuestro país, una vez que observamos que el paracaidista que portaba la bandera se encontraba bien, celebramos tal percance, porque la verdad por mucho que nos la hayan querido imponer, seguimos sin sentir la bandera rojigualda como nuestra, como tampoco sentimos como festividad el 12 de octubre, llamado “Día de la Raza” en la época franquista, o que la música del himno elegido por Franco nos siga imponiendo su ritmo.

Y es que del franquismo heredamos su bandera sin águila, que ondeó junto a la bandera nazi, las notas de su himno, y la fecha de la festividad de nuestro país que recuerda una conquista genocida celebrándolo con un desfile militar. El dictador dejó todo atado y bien atado con un kit de símbolos franquistas que siguen presidiendo con honores hoy nuestra democracia.

Y es que parece mentira que tras más de 40 años de “democracia” sigamos siendo el único país del mundo junto a Kósovo, San Marino y Bosnia y Herzegovina que tengamos de un himno sin letra, dejando a una ciudadanía sin la emoción de sentirse parte de España, un país multicultural con gran riqueza humana ocultada por desfiles militares que tratan de uniformizar todo a su “solemne” paso.

Mi propuesta sería cambiar la fecha de la Fiesta Nacional al 6 de diciembre, por ejemplo, Día de la Constitución, y que el desfile que estuviera compuesto por muestras culturales de todo el país, en el que participasen además aquellas ciudadanas y ciudadanos que hayan mostrado méritos en su campo, aportando valor a nuestro país y a la humanidad.

Se me ocurren carrozas con réplicas de laboratorios, escuelas o barcos que salven vidas. ¿No sería un mensaje más productivo y creativo el de aportar y construir, que el de destruir?

Es evidente que la democracia española todavía no ha alcanzado su mayoría de edad y debemos empujar para construirla entre toda la ciudadanía.

Para mí y para muchas y muchos el 12 de octubre a partir de ahora pasará a ser #ElDíadelaFarola.

 

Viñeta

Viñeta de Pedripol.

Ver más

Youtube DESFILE DE LAS FUERZAS ARMADAS | Día de la Fiesta Nacional 2019

lasexta.com El noviazgo de la bandera de España con el franquismo: “Se identifica con la derecha y el nacionalcatolicismo” 22-06-2018

Artículos relacionados en la-politica.com

España, uno de los únicos cuatro países del mundo cuyo himno no tiene letra

La rojigualda manchada por un águila, en malas compañías anduvo con banderas de cruz gamada

Tuits y posts