Viñeta ElKoko – @Elkokoparrilla

Artículo de Beli – @Belentejuelas

 

Según las estadísticas del Ministerio del Interior, durante 2019 en nuestro país, se han contabilizado 513.308 víctimas de violencia machista (fecha 31-10-2019).

Según la ONU: El 35% de las mujeres del planeta han sufrido violencia sexual de un compañero o de un extraño. El 70% ha sufrido violencia por parte de una pareja.

Nadie se cuestiona la forma de vestir o comportarse de un hombre en la sociedad. Es libre de tomar sus propias decisiones porque no tiene cortapisas a su existencia. Sin embargo, las mujeres son presas del machismo en toda su expresión.

Desde 1981 que comenzó en Sudamérica, el día 25 de noviembre es el Día Mundial de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Se celebra ese día porque las hermanas Mirabal fueron brutalmente asesinadas en la República Dominicana cuando se enfrentaron a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo. Ellas y sus esposos eran unos firmes defensores de la libertad en su país y aunque ellos fueron encarcelados, ellas sufrieron un final mucho peor. Violentamente golpeadas y torturadas, sus captores intentaron simular un accidente para encubrir el horrible asesinato de las tres hermanas. Años más tarde, tras no cumplir la totalidad de sus condenas, los culpables pidieron asilo en los EEUU y murieron tranquilamente en sus camas como hombres libres.

La violencia contra las mujeres es un hecho real. Millones de mujeres y niñas de todo el mundo son sometidas a prácticas violentas y denigrantes desde sus nacimientos. Maltrato físico, emocional, sexual, educativo, laboral y económico son sistemáticamente profesados hacía el sexo femenino. Nacer mujer en este mundo puede ser una lacra que condicione absolutamente todos los ámbitos de la existencia.

Según las estadísticas del Ministerio del Interior, durante 2019 en nuestro país, se han contabilizado 513.308 víctimas de violencia machista. Más de medio millón de mujeres han sufrido o sufren maltrato sistemático por el hecho de serlo. Con distintos grados de intensidad que pueden variar de un momento a otro conduciendo en muchos de los casos a la muerte violenta a manos de sus parejas o ex parejas. Pero no son todas las que se recogen en esas estadísticas las que sufren el maltrato. Muchas porque no lo cuentan y viven en un profundo aislamiento que las impide dar el paso y denunciar a sus maltratadores. Otras, porque la sufren a manos de hombres con los que no mantienen una relación de pareja. El Ministerio y la Fiscalía recogen datos de parejas o ex parejas, pero no de las otras situaciones. Si incluimos a todas ellas las cifras serían mucho más estremecedoras que el medio millón contabilizado.

Pasemos a repasar cifras de las formas de violencia que se ejerce contra las mujeres en todo el planeta (ofrecidos por la ONU):

  • Asesinadas: 87.000 de las que más de 50.000 lo fueron por su entorno familiar (maridos, padres, hermanos, etc)
  • El 35% de las mujeres del planeta han sufrido violencia sexual de un compañero o de un extraño.
  • El 70% ha sufrido violencia por parte de una pareja.
  • Más de 200 millones de niñas han sufrido mutilación genital.
  • 650 millones de niñas fueron obligadas a casarse antes de la mayoría de edad, produciendo secuelas que van desde la violación, embarazos y partos prematuros, enfermedades físicas y psicológicas.

Esto son datos que emiten las organizaciones y que se tratan en las asambleas como lo que para ellos son. Datos. Pero lo que no podemos olvidar es que detrás de cada uno de esos números hay una mujer. Un ser humano que no eligió su sexo (porque ni tan siquiera eligió nacer) y que durante toda su vida será una víctima de una sociedad que la condena de forma automática a sufrir constantes ataques violentos. Violaciones, prostitución, violencia verbal, física o emocional, precariedad laboral, habitacional, económica y social. Analfabetismo. Hambre.

La mujer es el ser humano más discriminado que existe porque es marginado incluso por grupos marginales. Desde las más altas cotas de poder económico hasta la pobreza de solemnidad, todas, en todos los estratos, países, culturas y sociedades, hemos experimentado algún tipo de violencia. Nuestros cuerpos son tratados como bienes de consumo, explotados y golpeados por quienes se toman el poder de decidir por nosotras en cualquier situación.

Existe una violencia sorda y muda, de las que no se ven y no dejan marcas. Es la violencia institucional hecha ley. Leyes hechas por hombres (no podemos olvidar que la gran mayoría de legisladores del planeta lo son) que sirven exclusivamente a sus intereses. La educación, por ejemplo. Siendo como es una forma de cambiar el mundo, manipulada puede hacer que las mujeres acepten preceptos limitadores y excluyentes como algo que deciden ellas. El arma del patriarcado es mantenerse apoyado en la “decisión” personal de las mujeres, aunque estas estén condicionadas y limitadas por su propia cultura, que las impide darse cuenta de las estrictas imposiciones a las que son sometidas.

En Japón, el país rey de la tecnología, las mujeres no pueden ir con gafas al trabajo porque no permite ver su maquillaje que es obligatorio para acudir a su puesto. Establecer cánones de belleza supone que muchas mujeres tengan que sufrir en sus puestos de trabajo ante la impasividad de su gobierno. Ellas y no ellos, han de lucir bellas para que el resto de sus compañeros se sientan agradablemente acompañados por las mujeres de su entorno. La imposición de la belleza ha supuesto y supone una lacra que condiciona la vida de millones de mujeres todavía.

En el estado norteamericano de Alabama, el aborto es comparado a un holocausto o un genocidio. Aunque en EEUU existe una legislación que permite el aborto en el primer trimestre del embarazo, este estado ha declarado la guerra a las mujeres que toman esa decisión, de tal forma que son tratadas como vulgares asesinas. Se ha prohibido abortar en cualquier estadio del embarazo (incluso en casos de violación) y los médicos pueden ser condenados a penas de hasta 99 años por practicarlo. Otros estados han puesto en vigor la ley del latido, que impide abortar en el momento que se pueden escuchar los latidos del feto. Medidas tan represoras y restrictivas condenas a las mujeres al aborto clandestino en condiciones infrahumanas que pueden llevarlas en muchos casos a la muerte.

Esto son solo ejemplos de lo que puede suponer en algunos países ejercer nuestra libertad individual en cuanto a cómo nos vemos o qué hacer con nuestros cuerpos. Legislar sobre los cuerpos de las mujeres es tener el poder de privar a un ser humano de su libre elección. Nadie se cuestiona la forma de vestir o comportarse de un hombre en la sociedad. Es libre de tomar sus propias decisiones porque no tiene cortapisas a su existencia. Sin embargo, las mujeres son presas del machismo en toda su expresión.

El 25 de noviembre es un día de reivindicación. Es un día para decirle a los poderes políticos que estamos en el mundo y queremos formar parte de él, pero no como una estatua que embellece, pero se mantiene impasible ante lo que le pueda suceder. Que tenemos una capacidad de aguante que se agotó hace mucho y que no vamos a seguir permitiendo que nuestra libertad sea limitada por golpes, leyes injustas, violaciones o maltratos.

Somos más de la mitad del planeta. En todos los rincones del mundo hay mujeres sufriendo porque su existencia no tiene valor para los demás.

Acabar con la violencia contra las mujeres sería el primer gran paso para que la sociedad entendiera que es la igualdad. Los verbos que debemos utilizar siempre son exigir, lograr y cambiar. La violencia es la forma de someter por la fuerza a aquellos a los que muchas veces tenemos miedo. Las mujeres damos miedo porque nuestra forma de ver el mundo haría de él un lugar mejor ya que no habría seres privilegiados por su sexo. Hay muchos que piensan que solo su forma de actuar es la buena e impedir los cambios es su manera de protegerse. No queremos ser el saco de los golpes de una sociedad injusta. Cuando algo está mal se cambia. Si ese algo es una sociedad entera pues el proceso será más largo, pero se cambiará.

Viñeta

- La violencia de género e un bulo feminzazi. ¿Verdad cariño? No te oigo mi amor. O te lo tengo que explicar otra vez... (Viñeta de Elkoko)

– La violencia de género e un bulo feminzazi. ¿Verdad cariño? No te oigo mi amor. O te lo tengo que explicar otra vez… (Viñeta de Elkoko)

 

Ver más

*** interior.gob.es PDF Sistema de seguimiento integral en los casos de Violencia de Género (Sistema VioGén)

elpluralo.com ¿Por qué se celebra el 25 de noviembre el Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer? 25-11-2018

elpais,com  Por qué el día contra la violencia de género es el 25 de noviembre 25-11-2016

antena3.com Las cifras de la violencia de género en el mundo 10-06-2019

elconfidencial.com Por qué Japón prohíbe a las mujeres llevar gafas en el trabajo 12-11-2019

elespanol.com Guerra al aborto en EEUU: de la ‘ley del latido’ a la pena de muerte para las ‘madres homicidas’ 2-06-2019

bbc.com El drama de las mujeres y niñas vendidas en China y violadas “hasta que se quedan embarazadas” 22-03-2019

Artículos relacionados en la-politica.com

Las Trece Rosas españolas y las Tres Mariposas de la República Dominicana, origen del 25N, víctimas de Conesa, policía de Franco y de la Democracia

España es el país con más esclavas sexuales de toda Europa. “Las mujeres invisibles”

Libros de Belén Moreno

"El espejo" de Belén Moreno

El Espejo

En 1935 Leonor llega a un pequeño pueblo de Segovia para ser maestra. Lleva consigo sus libros, su ilusión y su ideología. Los acontecimientos se desbordarán irremediablemente para ella y para los demás vecinos del pueblo. Conocerá a las personas que sin quererlo ella serán decisivas para el resto de su vida. El amor, la política, el rencor, la envidia y el horror de una guerra, tomarán las riendas de la vida de todos los habitantes de Hornillos de la Sierra. Incluidas las de las generaciones futuras.

Las maestras republicanas intentaron llevar la luz de la cultura y la educación a todos los rincones más escondidos de nuestro país. Esta novela está escrita por su memoria, que no podemos olvidar; por su esfuerzo, que jamás será recompensado y por su ilusión, que es el motor de la docencia.

¿Te ha parecido interesante? Pues aquí te dejamos el enlace para poder comprarlo 😉

Tuits y posts