Tiempo de lectura: 2 minutos
FERRETERÑIA GARCÍA. - Aquí tiene el cartel que pidió. ¿Una firma? (Viñeta de Tres)

FERRETERÑIA GARCÍA. – Aquí tiene el cartel que pidió. ¿Una firma? (Viñeta de Tres)

 

Viñeta y texto de Tres@satirizina

 

El enésimo sector afectado por la crisis del coronavirus es el comercio local. Mientras los datos reflejan que Amazon, la macro plataforma predilecta de venta por internet, ha incrementado en un 31% las ventas en España la Confederación Española de Comercio (CEC) calcula que unas 67.500 tiendas no han vuelto a abrir después del confinamiento (esto es un 15% del comercio minorista). Y el drama podría ser bastante mayor a finales de año.

Vale, comprar desde casa puede ser comodísimo, si yo no digo que no. Pero en época de consumismo navideño casi impuesto por decreto ley conviene recordar que el propietario de Amazon, Jeff Bezos, parece un malo de James Bond, gana unos 10 millones de euros el minuto y hace los artificios financieros que sea necesario para pagar el mínimo de impuestos; que esta multinacional aprovecha su posición predominante para hacer lo que quiere con sus trabajadores, con sus propios clientes y con los precios que pone; que los envíos rápidos a domicilio contaminan mucho más (se calcula que el movimiento generado por Amazon este año es similar a la contaminación de todo Suecia); y que, encima, empobrece y degrada tu barrio.

Personalmente prefiero una calle con tiendas que una calle con furgonetas mal aparcadas, colonialismo digital y Mad Max de marca blanca.

Ver más

lavanguardia.com El efecto Amazon amenaza al comercio local 3-12-2020