Artículo y viñeta Ramón Nzé Esono, JamónyQueso – Instagram @jamonyqueso89

Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia respecto a España el 12 de octubre de 1968 y es para muchos de nosotr@s una gran desconocida que iremos descubriendo con el dibujante ecuatoguineano de Mikomeseng, Ramón Nzé Esono, que a pesar de haber estado preso en su país, Guinea Ecuatorial, por sus ideas, lo sigue amando profundamente. 

Según Human Rights: Desde 1968, el año en que Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia del gobierno colonial español, el país ha sido dirigido por una sucesión de dictaduras represivas. Hasta mediados de la década de 1990, fue uno de los países más cerrados del mundo; en general, el pequeño comentario internacional que atrajo fue su lamentable historial de derechos humanos. Pero todo cambió cuando se descubrieron importantes reservas de petróleo frente a las costas del país en 1995. Como uno de los puntos críticos de petróleo más nuevos del mundo, Guinea Ecuatorial atrae la atención mundial como una valiosa fuente de recursos naturales. Después de un sangriento golpe de estado el 3 de agosto de 1979, Guinea Ecuatorial ha estado bajo el control del presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo durante unos 30 años, quien, junto con su familia y asociados cercanos, mantiene un control casi absoluto sobre la vida económica y política del país.

Conoceremos lo que sucede en Guinea Ecuatorial y su visión de lo que acontece también en España a través de sus dibujos y sus #CartasLocasEsono.

 

Caricaturas no inteligentes

El humor es diferente en todas partes. El de Guinea Ecuatorial, el de España, el de EE.UU. Es preciso entenderlo en su cultura y contexto.

Si hay “puertas giratorias”, la solución es cerrarlas. No dejarse arrastrar por su imán atrapa humanos de gran solvencia intelectual.

“Los hermanos, armas de guerra en mano, accedieron a la redacción en el corazón de París de Charlie Hebdo…”

Ups!, perdonen. no era eso…

Más País, de Iñigo Errejon, no consigue sacar el pecho que se necesita para tener la llave. Ni la clave. Logra asomar la cabeza como partido nuevo. Pero solo para que nos demos cuenta que pareciera que solo Errejón y nadie más, es el partido.

Pablo Iglesias, de Unidas Podemos, que está muy señalado por personas relevantes como Errejón como “el partido es él. Él es el partido”, sí tiene una clave. También la llave. Ambas cosas le podrían llevar a Moncloa partiendo desde las aulas de una universidad que salió a la calle un 15M para dejar claro que si hay “puertas giratorias”, la solución es cerrarlas. No dejarse arrastrar por su imán atrapa humanos de gran solvencia intelectual.

Con dos entradas así, muchos de ustedes ya pueden decirme: ¡bah! Ramón, eso ya lo sabemos.

Pedro Sánchez fue quien le dijo a Évole que los poderes no querrían que Unidas Podemos se metiese en el sarao, que él mismo podría haber conformado mucho antes de que creciera el pasto verde que cubre cuán manto el Reino. Pero lo dijo, y no salió con el pecho en alto para luego demostrar que no hacía falta dejar de llamar a los jardineros para que ahora en un efusivo abrazo con Iglesias, se piense en que al jardín lo tenían abandonado. Y el verde ha crecido. Obligando a ambos líderes que viven rodeados de jardines, a abrazarse y reconocer que hace menos de un mes, se les escuchaba decir palabras como “traidor”, “desleal”, “miedo”, etc., etc., para referirse entre ellos. Como si ellos, como le ocurre a Errejón o a Albert, fuesen “los únicos”.

Si lo fueran, entonces hablan en nombre de cientos de miles que les eligieron la “traicionera deslealtad que da miedo porque parece más personal que de equipo”.

Pablo Casado, líder del Partido Popular. Por más que cambie de discurso, por más que lo suavice, no deja de tener esas pintas de Aznar pidiéndote votos. Y los que votan por amor al líder, votan también por amor a sus derivados. Si el líder hizo trampas alguna vez para mantenerse, entonces sus derivados son capaces de hacer más trampas. Y de trampa en trampa, al final el sistema que dicen democrático acaba por ponerse en marcha. Así llegamos a la conclusión de los jueces que determinaron lo que determinaron sobre el PP. Por más votos que obtengan arriba o abajo. Esa sentencia es la que es. Como un Título que jamás estuvo. Pero que te da alas para ser buen pupilo de quien es cada uno. Una.

Con estas siguientes, ustedes dirán que ya sabían todo eso.

Yo ya no sé qué ofrecerles para que… ¡esperen!

Tengo algo.

Si se rebobinase mi vida vivida, o si naciera de nuevo con opción a elegir, y pensando en que podría alcanzar la edad que tengo intentando explicar sobre política a mucha gente entre la que se encuentra una gran mayoría que no se entera de la misma, elegiría tener la capacidad intelectual de Errejón.

Ya se que eso para algunos jóvenes inmersos en políticas del Reino, suena a “traidor desleal que da miedo”. Pero sinceramente me parece que se dirá lo que se quiera decir, Errejón es inteligente. Y a mi me hubiese gustado ser igual de inteligente.

¿De qué me iba a mí interesar ser inteligente como Errejón?

No lo sé. Pero al menos me habría ayudado a explicar con más sencillez cosas de la cultura política que si bien al votante “bajo” ni le vienen ni le van, nadie quita que al votante “alto” no le calen hondo. Y siendo la cosa como una rueda que se propulsa desde el motor del sistema, para que el resto vaya enterándose de que el sistema se mantiene o se desmantela, no sería mi intención ser la parte que solo ejecuta lo dicho por el motor del sistema con mi “derecho a votar” desde lo más “bajo”. Y sin enterarme de las palabras inteligentes de los que van más cerca y hacen funcionar el motor del sistema.

¿Me pillan?. ¿No?

Miren, es más bien así… creo que ya dije en varios momentos que crecí leyendo TEBEOS. Por ejemplo Mortadelo y Filemón. Para las risas de un muchacho que solo mira los dibujos (donde la violencia es tratada con estilo), los dos personajes no pasan de “humorístico”. Hasta que ese muchacho comienza a tener canas. Y en un momento de tratar de dormir a su hija, está le pregunte: Papá, ¿qué quiere decir EMPEACHMENT?

Allí es donde entraría el modelo intelectual de Errejón que yo quiero. Explicarle a mi hija de 8 añitos, que ve en un tebeo de humor “violentamente tratado con estilo”, que se hable de IPEACHMENT!, no es fácil. Pues explicar por qué se le hace IPEACHMENT a un “BIG BOSS”, no es moco de pavo.

No le vas a decir que es “humor, nada más”. Porque si así fuera, estarías “diluyendo” la parte del humor que señala a Donald Trump. Que entre otras lindeces, no está bien visto por las mujeres republicanas.

¿A qué viene todo esto?

Viene a que al igual que es mi intención mostrarles un poco del “humor de ese único país que en África habla español como si hubiesen sido parte de la mismísima España”, necesito que muchos españoles entiendan lo duro que es aprender “del humor español” con el que crecí.

Pues aprendí a hacer lectura de lo que los TEBEOS de humor me aportaban. No fue fácil. No tengo estudios (por eso no ejerzo mi derecho a voto. No me entero de las órdenes del motor del sistema). Aprendí que España, por ejemplo, no era solo Zipi y Zape y sus locuras. Aprendí muchísimo del humor español con todos los maestros del humor en versión española. A medida que iba leyendo Carpanta, más me interesaba conocer la época en la que en España se pasaba hambre (de verdad. Hambre de verdad). Pepe Gotera y Otilio, dos personajes que no conocen de su importancia los “intelectuales de mi país” que adquirieron su “inteligencia” leyendo a Miguel de Cervantes. O a Roberto Bolaños. Pero que no entienden que tras el humor de Gotera y Otilio, hay un mundo que te lleva a mejorar tus conocimientos de aquella España que salía a demostrar que estaban dispuestos a trabajar duro para tener lo que hoy sus nietos e hijos tienen.

Es mucho sobre España lo que me dio el humor español. Sí, repito, con la violencia tratada con estilo. Siempre.

Y como España no es el único lugar en el mundo donde la “inteligencia puede hacer humor”, y de ahí a obtener sátira (¿verdad?), comencé a tratar de entender lo que encerraban TINTIN, Spirou et Fantasio junto al Marsupilami. Asterix y Obelix, con Idefix. Horas y horas le dediqué yo a todo ese humor que me llevaría desde el Congo Belga, hasta planetas como Marte. O incluso bucear los fondos marinos que me enamoran hasta hoy.

Mafalda con su humor me hizo sentar mi poca cabeza para captar cada palabra escrita en sus globos. Y después preguntarme yo “¿por qué es argentina si puede ser perfectamente uruguaya?”. Y era Argentina porque no todos iban a entender al Eternauta. Que no es humor del todo. Pero si eres Errejón y no Abascal en las formas, también podrías explicarlo con “humor negro”.

Finalmente AKIRA. No se puede ser más inteligente para tratar de dibujarnos el futuro.

¿A qué viene todo esto?, repiten.

Ayer algunos empezaban a preguntarse del porqué emito siempre caricaturas escatológicas. Penes, y más penes, y más penes, y más penes…

En primer lugar, quiero señalar que el machismo no es lo que persigue el Metoo. Va más allá de eso. Es LITERALMENTE tan profundo que imagina el hecho de que la pederastia no es tratada con el rigor social-judicial inteligente que merece. Porque es ALTAMENTE PELIGROSO. Dadas las estructuras de poder que manejan a los más “famosos”. La gente que vota a VOX saben que es de corte racista. Y los vota igual.

Esos votos que se emiten a cualquier partido en España, queridos votantes, y queridas votantes, si mal emitidos están, entonces hacen daño más allá de las fronteras del Reino donde votan libremente. Tal es así que en mis cartas locas aquí publicadas, hay un mensaje de entrada que les habla de GUINEA ECUATORIAL.

Y el humor que proviene de ese país, posiblemente no es un humor como el que conocen ustedes. O al que están acostumbrados. Es un humor que les ha llegado como el suyo nos llegase a nosotros en su día. Y del cual aprendimos a lidiar. A entender. El nuestro humor es “fálico”. Deja de ser humor cuando en lugar de falo, pondríamos “conchas”. Pues el machismo son detalles del día a día.

No el ruido de la prensa todopoderosa.

En G.E mis caricaturas me han aportado demasiados enemigos. Y de los más poderosos del país. Y ello por tocarles su hombría. No por hacer uso de mi cabeza y retratarlos como lo haría El Roto. Nadie entiende a El Roto sin usar la cabeza. Por más español o española que sea. En mi tierra los TEBEOS son para hacer reír. No ponen “comida en la mesa”. Ni parecen aportar más chicha al cerebro (o lo hacen. Pero quedan años para descubrirlo). Así que, cuanto más cojones dibujo, más me aman peligrosamente.

En España, los cojones repetitivos no son humor. Dan repelús. Como si les llevase a una era en la que no eran civilizados.

El humor es diferente en todas partes. No puedes caricaturizar negros en USA de cualquier manera… por más utilizadores de drones para aniquilar personas que sean esos negros.

¿No entienden, verdad?

Pues nada, digamos que yo tampoco entiendo.

Habrá que tomarse unas vacaciones. Se me debido calentar el cerebro.

 

Viñeta

(Viñeta de JanónYQueso)

(Viñeta de JanónYQueso)

Tuits y posts