Tiempo de lectura: 3 minutos

Viñeta de Lex

 

Viñeta de Lex – @LLexadas

Artículo Francisca García Algarra

 

La reciprocidad es el eco que nos devuelve aquello que es posible, incardinado en un principio de realidad.

Siempre condición de posibilidad para crear y construir.

El yo y el otro.

Al fin, parece que la vida no es sino un transcurso donde despejar incógnitas que, después, convertimos en realidades.

Por ello, la creencia más inteligente que se puede abrazar, es la que nos encamina hacia lo posible.

Lo recíproco está vivo, nutre en su movimiento a la esperanza, proyecta un haz de voluntades en dos sentidos.

De lo contrario, caminamos a ciegas sobre un suelo estéril.

En nuestras interrelaciones personales, estas premisas nos trasladan a la misma constante: ecuanimidad o abuso.

Es decir, sin la necesaria correspondencia y por mucho que nos la inventemos, es imposible que exista ningún tipo de relación cierta.

Al discurrir a través del tiempo, encontramos atracciones, deseos, caprichos, enamoramientos y demás contingencias de nuestras hambres pulsionales.

Mas nunca así encontraremos el amor, ya que el amor es un proyecto mutuo que se construye a partir de la decisión y la voluntad, del conocimiento y la pasión.

Será otra cosa, pero no amor.

Espejismos de lo aparentemente razonable, guaridas donde se pudren miedos no resueltos, infiernos compartidos de renuncias a la plenitud.

Por semejantes motivos, existen múltiples representaciones del amor, engaños y autoengaños, puestas en escena de lo que, aun sin serlo, pretendemos.

Tanto sentimos que lo necesitamos que, en su ausencia, preferimos inventarlo moldeándolo conforme a nuestras más pueriles expectativas.

Falaz narcisismo que se confunde con la autoestima.

Cualquier cosa antes que enfrentarnos a la temible soledad existencial.

Pero esas fábulas tienen una duración predecible.

El tiempo todo lo desdice.

El deseo no se sustenta solo con el propio deseo, aunque en la etapa de enamoramiento así lo parezca.

Esa es su trampa.

La curiosidad por lo desconocido es como el frescor de una fuente que se agota.

Son las emociones auténticas, esas que nos tocan el alma, las que tienen el inmenso poder de mantener desnudo un candor de ida y vuelta.

“Amor” a cualquier precio significa huir hacia delante en una compulsión fría y dependiente, interesada.

Después, todo ello se convierte en un gran vacío sordo y doloroso, donde se pierde el amor propio.

Y de nuevo desembocamos en la necesidad de no matar al pensamiento libre y crítico, no permitir que nos aplasten sobre moldes creados ad hoc que nos condenan a invisibles cárceles de oro, donde los reos son nuestros verdaderos deseos y la capacidad de ser nosotros mismos.

Solamente la lucidez alcanza lo profundo.

Viñeta de Lex

 

ETIQUETAS: Amor - Reciprocidad

 

Libros

BAHIA DE UN CUERPO - FRANCISCA GARCIA ALGARRA - 3Bahía de un cuerpo

Francisca García Algarra.

En las templadas orillas de los cuerpos, de cada cuerpo, tienen su morada los deseos.
Es un espacio invisible y luminoso, donde se despierta de un sueño; donde el propio sueño es el único camino para llegar hasta él.
Un cuerpo se olvida en otro, por ello no existe mayor esperanza que la de olvidar.
Cuerpos anhelados, distantes, indiferentes; anudando día tras día su núbil consistencia, su momentánea eternidad.
Sueñan la verdad que más tarde no recuerdan.
La vida entera agotarán después buscándola.
Conscientes en ocasiones de su inconsciencia, repetirán una y otra vez los signos que les devuelvan al primer hechizo, el don de ser.
Somos el cuerpo que pensamos, y el que sin pensar, en la ráfaga de un instante dejamos de ser.
La única guarida que nos cobija, el único abandono que podemos evitar.
El tiempo procede de un cuerpo, y en él se agota.
Allí, donde el corazón tiembla, llora y ríe; fin y principio de su provisionalidad.

 

Si te gustan los artículos de Francisca G. Algarra, seguro que te encantará su libro 😉

Puedes comprar el libro enviando un email a: 62fga62ARROBAgmail.com