Viñeta ElKoko – @Elkokoparrilla

Adelina Ibáñez lleva 44 años buscando a su hijo robado, desde que dio a luz en Santa Cristina y fuera atendida por Joaquín Botija con la intervención de Sor María.

Tiempo de que Iglesia y Estado dejen de ocultar información.

Concentración de apoyo Audiencia de Madrid 10:00h.

Introducción

Uno de los primeros artículos que publicamos en la-politica.com fue sobre los bebés robados, en junio de 2017: Las víctimas vivientes del franquismo y de una laxa transición democrática: “Los Bebés Robados”Este artículo es uno de los más visitados de nuestra publicación y tras conocer personalmente a estas familias rotas por la injusticia y la desidia de la democracia, decidimos abrir un espacio en el que publiquemos artículos que den visibilidad a la tragedia de estas madres, padres, hermanas, hermanos, hijas e hijos, con la intención de ayudar a que por fin nuestra sociedad se responsabilice de los crímenes cometidos y no castigados y haga justicia con los cerca de 300.000 bebés que se estima fueron robados y separados de sus familias con la connivencia de Iglesia y Estado.

La Comisión de Peticiones de Parlamento Europeo (PE) pidió en el 2017 al Gobierno de España que tomase medidas urgentes para resolver todos los casos de Bebés Robados y de adopciones ilegales que tuvieron lugar durante la dictadura y comienzos de la democracia. Entre las peticiones, destacaba la creación de un banco de ADN a nivel nacional que permitiese cruzar los datos de las víctimas. Todavía es una proposición de ley pendiente de tramitarse en el congreso. Estamos esperando…

Ante la desidia mostrada por las autoridades españolas, al igual que sucediera con la “Querella Argentina” para las víctimas del franquismo enterradas en fosas comunes, las asociaciones de “Bebés Robados” se han visto empujadas a buscar soluciones fuera de España, en concreto en los bancos de ADN de Estados Unidos, y en su afán de encontrar a sus seres queridos nos explican a continuación cómo lo están llevando a cabo.

Ya es hora de que se haga Justicia, que su sufrimiento y lucha no sea silenciado, y que la Iglesia y el Estado dejen de ocultar información.

Ahora os dejamos con un nuevo artículo de esta sección de “Bebés Robados” de Pedro Centeno que busca a su arrebatada hermana.

El acusado, su cómplice y el centro sanitario que sirvió de escenario

Adelina  Ibáñez lleva 44 años buscando a su hijo robado, desde que diera a luz en el hospital Santa Cristina de Madrid, centro que ya ha aparecido en múltiples historias de bebés robados. En este caso de nuevo aparece la monja Sor María como en otros tantos casos de bebés robados, que falleció antes de que fuese juzgada.

El acusado, en esta ocasión, es el ginecólogo Joaquín Botija, para quien la Fiscalía pide la absolución al considerar que, hasta el momento, no se han presentado pruebas que demuestren que el citado médico interviniera en el parto.

Mañana viernes 18 de octubre se inicia este juicio que se puede calificar como hecho histórico en la democracia española.

Familiares de Bebés Robados que se concentran en Sol, Madrid, el primer domingo de mes. Adelina Ibáñez, la tercera por la derecha.

Familiares de Bebés Robados que se concentran en Sol, Madrid, el primer domingo de cada mes. Adelina Ibáñez, la tercera por la derecha.

Adelina Ibáñez, una madre luchadora, víctima de los Bebés Robados

Artículo de Pedro Centeno Erro – @PedroGa78361241

Adelina Ibáñez Mezcua quedó embarazada a principios del año 1975 tras mantener una relación no matrimonial y ella no figuraba de alta en la Seguridad Social. Tras encontrarse desamparada por este motivo solicitó ayuda y le comentaron que fuera a hablar con la asistenta social del Hospital “Santa Cristina”, que allí sería atendida muy bien.

La asistenta era una conocida monja, a la cual expuso su problema. En un principio se ofreció a ayudarla, le mando a un reconocimiento médico y después ella le dijo que lo mejor era dar a su bebé en adopción, a lo que Adelina se negó en todo momento.

Llegado el momento de dar a luz, ingresa de beneficencia la madrugada del domingo al lunes, del 26 al 27 de octubre de 1975. Recuerda que la llevaron a una habitación roja, en la cual no había nadie. Tuvo un parto rápido, estando sola. En ese instante tocó el cuerpecito del bebé, que nació vivo, y pidió ayuda. Al llevarla al paritorio el médico estaba de lado. Una enfermera le puso una mascarilla y la anestesiaron,

Al despertar notó que la pincharon para hacerle un análisis de sangre. Preguntó por el sexo del bebé, y por qué fue anestesiada, ya que ella sabía que el bebé había nacido. El médico le comentó que el bebé no había nacido, sino que lo que notó era la placenta previa. Tras negar su comentario e indicar que llegó a tocar al bebé, le dijeron que había tenido un niño, pero estaba en la UCI, porque había nacido con el factor RH negativo y había que cambiarle la sangre.

Al solicitar ver al bebé, se lo negaron, alegando un supuesto constipado. Insistió en verlo aunque fuera a través de los cristales, pero se lo volvieron a negar, que lo dejara para el día siguiente, lo cual provocó su enfado. Entonces recibió la amenaza del médico y en ese instante apareció la monja con una supuesta autorización para la transfusión de sangre, la cual firmó sin llegar a leerla.

Al poco tiempo le dijeron que el bebé había fallecido. Al día siguiente volvió y esperó en la puerta del despacho de la monja, poco antes de las 13 horas, con la intención de ver a su hijo. Vio salir a un señor del despacho y detrás a una señora con un cesto debajo del brazo. Acto seguido salió la monja, que puso muy mala cara al verla allí. Le preguntó que hacia allí tan pronto y se fue detrás de la pareja.

Tras conversar con la señora, las dos se volvieron a mirar a Adelina mientras se dirigían hacia la salida. Entonces, Adelina decidió salir del despacho y observó como salía el matrimonio por un portón con el capazo. La monja, tras darse cuenta que Adelina observaba, apresuró a la pareja para que se subieran a un coche grande que había cerca de la entrada, que al poco tiempo arrancó y se fue.

Adelina y la monja volvieron al despacho, después de que esta última cerrase el portón de malas formas. Adelina sostenía que el niño del cesto era su hijo y que la habían engañado con las firmas, pero la monja insistió que su hijo murió la noche anterior y tras asegurar que el niño que se llevaron no era el suyo amenazó a Adelina. También le comentó que era joven y tendría más, y al próximo le podría poner el nombre de Bruno, que era el nombre que Adelina había elegido para su hijo.

Adelina pidió informes y el certificado de defunción, pero otra monja le dijo que con estos niños no había nada. También solicitó que le entregaran el cuerpo para enterrarlo, pero se lo negaron porque supuestamente ya lo habían enterrado en una zona del patio de “Santa Cristina” que tenían para esos casos.

Transcurridos más de 35 años, al saltar la trama de bebés robados, Adelina se convenció que lo que siempre había sospechado era una realidad, y que lo que ocurrió era algo institucionalizado. Otras personas ya habían decidido que Bruno debía ser criado por otra familia. Así que interpuso la correspondiente denuncia. A pesar de las evidencias de los delitos de sustracción de menores o detención ilícita, suposición de parto y alteración de paternidad, además del de falsedad en documento público, fue archivada.

Finalmente, gracias al recurso de apelación que ha presentado la Asociación SOS Bebés Robados de Madrid, la Audiencia Provincial de Madrid ha ordenado al juez que dicte un auto de procesamiento contra el médico que supuestamente fue el principal responsable de todos los delitos citados anteriormente.

Este viernes día 18, todos estaremos con Adelina. Un ejemplo de coraje, siempre dando la cara en las concentraciones a pesar de su precario estado de salud. Todos los afectados pedimos justicia, verdad y que se reencuentre con su hijo Bruno.

Más no se puede hacer. Incluso ha recurrido a los test de ADN de los laboratorios americanos, para ver si su hijo le está buscando por esta vía. Ya sea por medio de la justicia o porque un día su hijo decida conocer sus orígenes, esperemos que el reencuentro se haga realidad. Es todo un ejemplo para tantas y tantas familias afectadas por esos crímenes que a día de hoy siguen impunes. Gracias a su empuje, tal vez sea el comienzo del fin.

¡Bravo Adelina! ¡Mucha suerte! ¡Muchas gracias!

Concentración

Mañana viernes se ha convocado una concentración a las 10 de la mañana en la Audiencia Provincial de Madrid, en apoyo a Adelina

Convocatoria de apoyo a Adelina Ibáñez. Bebés Robados

Convocatoria de apoyo a Adelina Ibáñez. Bebés Robados

Viñeta

- ¿Dónde está mi hijo?. Creo que le oigo llorar - ¡Por Dios! ¿Qué locura dice? Su hijo murió al nacer. Ya se puede ir - Buaaa Buaaaa (Viñeta Elkoko)

– ¿Dónde está mi hijo?. Creo que le oigo llorar – ¡Por Dios! ¿Qué locura dice? Su hijo murió al nacer. Ya se puede ir – Buaaa Buaaaa (Viñeta Elkoko)

Ver más

elsaltodiario.com La Audiencia Provincial juzga el caso de Adelina Ibáñez, el segundo de bebés robados que llega a juicio 17-10-2019

ELDIGITALCASTILLALAMANCHA.ES Ana Belén Pintado, la ‘bebé robada’ de Castilla-La Mancha que ha logrado conocer a su madre real

infogenes.es VÍCTIMAS DE ROBO O SEPARACIÓN FORZOSA DE BEBÉS

Artículos relacionados en la-politica.com

Las víctimas vivientes del franquismo y de una laxa transición democrática: “Los bebés robados”

Un domingo con “Bellas y Valientes Mujeres” que no se desalientan en la búsqueda de la familia que les arrebataron

Los “Bebés Robados” durante la dictadura y la democracia encuentran sus orígenes fuera de nuestras fronteras, a través del ADN en laboratorios de EEUU

Tuits y posts