Artículo y viñeta Ramón Nzé Esono, JamónyQuesoInstagram @jamonyqueso89

Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia respecto a España el 12 de octubre de 1968 y es para muchos de nosotr@s una gran desconocida que iremos descubriendo con el dibujante ecuatoguineano Ramón Nsé Esono, que a pesar de haber estado preso en su país, Guinea Ecuatorial, por sus ideas, lo sigue amando profundamente. 

Según Human Rights: Desde 1968, el año en que Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia del gobierno colonial español, el país ha sido dirigido por una sucesión de dictaduras represivas. Hasta mediados de la década de 1990, fue uno de los países más cerrados del mundo; en general, el pequeño comentario internacional que atrajo fue su lamentable historial de derechos humanos. Pero todo cambió cuando se descubrieron importantes reservas de petróleo frente a las costas del país en 1995. Como uno de los puntos críticos de petróleo más nuevos del mundo, Guinea Ecuatorial atrae la atención mundial como una valiosa fuente de recursos naturales. Después de un sangriento golpe de estado el 3 de agosto de 1979, Guinea Ecuatorial ha estado bajo el control del presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo durante unos 30 años, quien, junto con su familia y asociados cercanos, mantiene un control casi absoluto sobre la vida económica y política del país.

Conoceremos lo que sucede en Guinea Ecuatorial a través de sus dibujos y sus #CartasLocasEsono.

 

Dictaduras modernas

Guinea Ecuatorial, una sociedad moderna que de moderna solo tiene los nuevos y las nuevas ladrones subidos al carro de un régimen que no debería de ir más allá del 2020.

Estos días en los que ando quitándome de encima cualquier atisbo de red social (paulatinamente), no he podido evitar acordarme de mis primeros pinitos en los foros de yahoo hace más de 20 años. Por aquel entonces yo merodeaba por una oficina casi propia en el ICEF Malabo. Y como tenía un ordenador que luego tendría acceso a internet, que era una novedad muy costosa y un lujo, aproveché para investigar en las redes. Y es fruto de esa investigación que hoy, precisamente, me estoy barriendo de las redes. Ya me cansé. Pero sobre todo, no me gusta ser eterno adicto a nada.

Bien, antes de quitarme de Instagram, que es el penúltimo paso antes de quitar también WhatsApp que sería el último, me gustaría dedicarle esta carta loca a mucha gente nacional. Sobre todo a los que no han alcanzado los 50 años, y que son más vulnerables a caer en la tentación de ayudar al régimen dictatorial a seguir haciendo lo que es su fama: Hacer el mal y evitar el bien.

Estos últimos días anduve por BARCELONA por razones “profesionales”. Y en una de esas en el MACBA, me entero que Bocamandja, un grupo de teatro de Malabo, tiene proyectado un vídeo junto a los hermanos y hermanas del top manta que habían logrado salir de la calle para enfrentarse a los desafíos empresariales de los que son nuevos en el negocio. Me fui allá, y seguí todo lo que se hizo ese día. Al final de las proyecciones, siguió un turno de preguntas. Yo que soy dado a cuestionarlo todo, me atreví, no a preguntar, a añadir algo a lo dicho por Rous, que era la persona que encargaría Bocamandja para representarles. En frente mío estaba Ramón, mi tocayo. Y a mi lado derecho, estaba Juan Tomas Avila Laurel, escritor nacional y tal… y es casi por él que escribo esto hoy. Y al izquierdo Remei Sipi, mujer poderosa.

Aunque, comencemos a lo loco.

La “falomentacion” política nacional es grave. ¿Qué es “falomentacion”? Pues mire usted, se dice falomentacion política nacional porque, entre otras delicias solo apto para “pescadores de río revuelto”, el país se dirige en base a lo que desee el falo del “Primer y Mejor Hombre” existente en el país. ¿Porque ustedes saben lo que es un falo, cierto?.

Pues es con esa idea de ir todos tras el falo del “amo” de nuestras miserables existencias nacionales con la que encontramos uno de los mayores problemas que nuestra sociedad deberá lidiar en algún momento, llegado el momento. Valga la…

Y todo ello porque el nacional tiende a no reflexionar ni mucho menos sobre lo que es lo que se espera de nosotros para nuestros futuros y futuras. ¿Qué nos espera?

Pues nos espera lo que sembremos hoy. Y hoy estamos sembrando el falonismo hasta en nuestras “vidas profesionales”. He ahí que no puedas toparte con ningún ecuatoguineano de menos de 50 años que sepa diferenciar entre “un Presidente Vitalicio” y un “Presidente de paso”. Tampoco es que puedas encontrarte con intelectual nacional alguno con capacidad para generar debates, aportar soluciones, y como poco, opinar sin esconderse. Todos, todas, giran en torno a la falomentacion que promueve la momia portadora del falo mandón.

Y si ya es así la cosa, ¿qué país moderno, sociedad moderna, pueblo moderno, vamos a dotarle a nuestros retoños?

¿Una sociedad que siga falocitando cualquier atisbo de libertad y derechos, que son elixir para un desarrollo equiparable a las sociedades modernas?. Estos días también he podido leer a Marta Colomer en su informe sobre la situación nacional de los DDHH. Y como era de esperar, se ha notado que el falocentrismo aupado por no pocos jóvenes nacionales que encuentran en el régimen el mejor sustento para calibrar sus efímeros cerebros con algo de formación académica, es todavía la tónica reinante en el país donde un tonto podría fácilmente gobernar a los que se sienten inteligentes (o al menos se lo dicen otros). Según dicho informe, los ACTIVISTAS, y otros elementos de la sociedad civil, siguen sufriendo la falodemonizacion que es el primer paso que le hacen a alguien que no va a dejarse llevar hacia el PDGE. Para luego, como parece ya hasta normal, dejarlo a merced de cualquier miserable con pistola. O con un familiar que responde “sí amo” cuando habla el falocentrico Jefe de Estado Dictatorial. Y con este asunto tenemos un buen ejemplo en Paysa Alo Ayeto, que sigue hasta hoy metido en un lugar del cual no sale porque como digo, ni su Padre es Ministro del Régimen, ni está casado con una española defensora de la MARCA ESPAÑA, ni parece saber dibujar como para que cientos de miles de otros y otras dibujantes le hagan la ola y pueda reunirse de nuevo con su hijo (único y pequeño). No hay más que añadir.

La falonizacion del nacional también tiene sus puntos altos en cuanto nos ponemos a hablar de feminismo.

Es que es África, dirán cuando ya noten que el faloestado podría sucumbir a la chochonizacion del Poder Central.

Pero, tranquilos, falomanes. Al menos hasta donde podemos ver, las mujeres de Guinea Ecuatorial todavía están lejos de dar apoyo a otra mujer en política (no hay Leonor salida del falomayor a la vista). Y tiene su explicación, precisamente, en cómo los de menos de 50 años que se dejan cepillar por el régimen a cambio de ellos y ellas arrimar el hombro para “joder más” a los súbditos del falobase, y ganar un poco de dinero que encima es considerado como BMA (Biens Mal Aquis). Por decirlo de otra manera: el feminismo nacional tiene tan poco recorrido que cuando vayan a tener algo más concreto, el falocentrismo ya habrá robado hasta las esperanzas de nuestras hijas de no acabar bajo el falotontodelpueblo que llaman “Patrón”.

Yo es que cuando asisto online (en live no sería posible porque me la suda esa gentuza) a las falocidades mentales del hijo del faloboss, me confirmó en mi idea de que nadie que se mueva tras de esos faloladrones de la familia Obiang puede tenerme detrás suyo. Y no lo digo por galonizarme, no. Lo digo porque sin haberme mamado yo sikulu (haber estudiado), mi “parcour around the world” me convierte en alguien al que nada puede poner detrás del hijo farlopin del falopoderoso dictador. Sería un insulto a mi malograda Madre enterrarse que para yo serle útil a la Nación Africana, debo arrastrarme tras de un niñato mimado al que aduladores de todos los niveles le ríen las gracias para que el falopapá “te tenga en cuenta” a la hora de repartir esas prebendas que te llenan la nevera y te ponen gasolina en el auto. Pero que nadie diría que te aportan al cerebro. Salvo que te lo digas a ti mismo, misma, y claro, ya con eso te puedo mandar a la mierda con todo lo que lleves en la cabeza. Por malo, por miserable, y porque no me gusta aguantar el asco ante lo asqueroso.

Mi Madre, en cambio, sí hubiese estado orgulloso de mi si por mi país yo fuese Trifonia Melibea, por ejemplo. ¿Por qué ella?

Ella porque es mujer, activista, escritora, defensora de los DDHH, y en especial de los más vulnerados de esa “sociedad falónica” que por testiculación, son capaces de convertir a las personas que no piensan, ni actúan, ni viven como ellos en un verdadero infierno, que luego se silencia a niveles de las instituciones a base de disimular una sociedad moderna que de moderna solo tiene los nuevos y las nuevas ladrones subidos al carro de un régimen que no debería de ir más allá del 2020. Y porque para mi, la línea política marcada por los falocentristas agolpados como sanguijuelas en el trasero del hijo tonto del faloSenior, o de cualquier miembro de la familia de ladrones de los OBIANG, no hace más que convertir a mujeres como ella en verdaderas luchadoras. En las verdaderas protagonistas de un mundo nuevo que tendrá una de sus patas en nuestro pequeño y verde país.

La mencionó a ella como podría mencionar a otras tantas. Pero esas otras tantas o faloegocentralizan sus propuestas de mujer o simplemente están tan cagadas de miedo como cualquier falonio sin personalidad, pero con un falo.

Y aquí es donde retomamos lo de Juan Tomas AVILA Laurel. Fue en dicho momento en Barcelona cuando al pedir yo el micro, me sale a mi derecha el escritor ann0bones y lanza un “tú, sí tú, que hablas mucho”. Le faltó poner “…y dice poco”. Aunque no crea yo realmente que esa fuera su intención final. Pero da para reflexionar sobre qué vamos a cosechar mañana después de la siembra de hoy. ¿Por qué lo digo?

Lo digo porque ese día, pese a que se habló de Bocamandja, tanto el escritor nacional y yo, dibujante nacional, ambos contrarios al régimen, hemos leído la LA PESADILLA DE OBI. Yo en Guinea Ecuatorial, o fuera de ella, no necesito hablar. Hablo porque soy un ser sociable y porque puedo, y me gusta. Poco o mucho, nadie habla por mi. Y por eso también, a diferencia del escritor, y mira que soy fan, hijo de, y llevo una “carrera” dedicada al activismo de la forma más adaptada a lo que vi en otros lugares, a diferencia del escritor, a mi nadie me aconseja regresar a casa a saludar de vez en cuando a mis seres queridos. Recuerdo cuando el escritor se declaró en huelga de hambre allá por el 2010. Me gusta recordarlo porque para un activista, otro activista no habla mucho. Actúa mucho. Y así fue que mi actuación, y la de mi pareja, estuvo a la altura de la exigencia que tenía en su base el derecho y la libertad de cualquier nacional a rebelarse contra la falocentralidad que jode. Lo que hiciera en su día el escritor que ese día creo que ni me escuchó decir al público presente las razones por las que dos de mis coautores del cómic contra el régimen, DEBÍAN mantenerse en anonimato riguroso. Siendo yo que puedo permitirme el lujo de ser yo hasta la muerte, el que hable por mi, y por ellos. ¿A que la “fama” me ha pillado solo? Pues eso. Ese día solo añadí ese detalle. Ni me interesaba hablar mucho. Ni luego me interesó quedarme junto a gente que sabe que solo por mis dibujos, me he labrado un enemigo que centra su poder miserable en su falo moderno.

La pregunta a mis nacionales al final de toda esta locura es: ¿podría haber perdido, a raíz de sus múltiples viajes a casa, el escritor, el mismo gen luchador que dicen los falopositores nacionales que perdió el CPDS que al “permitírsele” actuar en casa participando en farsas faloelectorales, con un pletórico, pero enfermizo falodictador, todavía en plaza?.

No lo sé. Pero sé que me gustaría ser annobones, escritor, y poco hablador. Pues eso permite que pese a ser activista contra el régimen, al menos de vez en cuando visites a tus seres queridos sin que nadie te someta a la ley de BlackBeach por “escribir mucho”.

He ahí el modernismo que yo digo que ya tenemos en casa. Gente de toda índole arrimándose al falo como si de un faro se tratase. Los que van con su codicia hasta la cocina nacional, y de quienes el pueblo joven no espera ya nada que no sea el faloparlanchinismo que tanto mal hace. Y los que no se arrimarán tanto con su ego a la faloperia del Estado que en mí encontró al dibujante que va a dibujar el falo del miserable dictador.

Y si, cueste lo que cueste, yo voy a ir también a ser moderno en casa.

“…aunque sea a título póstumo…”

“…Ah, se me olvidaba!. Pregunta, ¿si VOX pudo sacar votos en la moderna España del medieval Rey, con toda la modernidad de la que presumen los sucesivos gobiernos españoles, qué provocará que la falonizacion nacional desaparezca una vez se muera OBIANG?

Viñeta

«Dictaduras modernas» #CartasLocasEsono Artículo #RamonEsono Viñeta #JamónyQueso

Viñeta de JamonyQueso

Tuits y posts