Artículo y viñeta Ramón Nzé Esono, JamónyQuesoInstagram @jamonyqueso89

Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia respecto a España el 12 de octubre de 1968 y es para muchos de nosotr@s una gran desconocida que iremos descubriendo con el dibujante ecuatoguineano Ramón Nsé Esono, que a pesar de haber estado preso en su país, Guinea Ecuatorial, por sus ideas, lo sigue amando profundamente. 

Según Human Rights: Desde 1968, el año en que Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia del gobierno colonial español, el país ha sido dirigido por una sucesión de dictaduras represivas. Hasta mediados de la década de 1990, fue uno de los países más cerrados del mundo; en general, el pequeño comentario internacional que atrajo fue su lamentable historial de derechos humanos. Pero todo cambió cuando se descubrieron importantes reservas de petróleo frente a las costas del país en 1995. Como uno de los puntos críticos de petróleo más nuevos del mundo, Guinea Ecuatorial atrae la atención mundial como una valiosa fuente de recursos naturales. Después de un sangriento golpe de estado el 3 de agosto de 1979, Guinea Ecuatorial ha estado bajo el control del presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo durante unos 30 años, quien, junto con su familia y asociados cercanos, mantiene un control casi absoluto sobre la vida económica y política del país.

Conoceremos lo que sucede en Guinea Ecuatorial a través de sus dibujos y sus #CartasLocasEsono.

 

Dictándome mis sueños

Sé que resultaría bastante complicado explicarlo todo a estas alturas de la película, pero no puedo no intentar al menos tratar de hacerlo del modo más breve posible. Porque al final de todo, las películas a veces están inspiradas en hechos reales. Tan reales que ahora mismo voy a contarles una breve, pero muy real tanto en lo que siento contándolo como lo vivo, como que también la pueden contar otros y otras que ayudaron mucho en la confirmación de lo que hoy es la historia que debo contar.

La pequeñez dentro de la grandeza del espíritu de los portadores del don del dibujo, me significa que os diga primero a todos GRACIAS.

Cuando naces en la Guinea Ecuatorial de Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, no son precisamente las oportunidades las que vas a aprovechar con un lapicero en la mano y muchas historias épicas no bíblicas que contarles a otros. En dicha Guinea Ecuatorial, si superas el nivel  mínimo exigido para que nadie alcance la tontería mental del patroncito hijo inútil de su padre y su madre, ya llamaste al conflicto a tú vida. Así es como, si en lugar de dedicarle horas al dibujo, le hubiese dedicado a cambio horas a cantarle loas, alabanzas, y o adular al “Máximo Tonto del Pueblo”, hoy sería algo más que un pobre dibujante “enfadado con el sistema dictatorial” dentro del cual se mueven como peces en el agua los jóvenes y las jóvenes que ya perdieron toda suerte de “reflexión mental”, y por lo tanto, son todavía más complicados que el propio dictador y su familia de ladrones y ladronas.

Pero yo dedico varias horas a tratar de mejorar un poco mi trazo. Los resultados de la historia de un chaval que nace en un país que no valora jamás a los del don del dibujo para un desarrollo más adaptable a nuestra “pequeñez” de cara a salir al mundo a competir, son evidentes.

De momento quiero dar las gracias a todas y a todos los que hicieron posible mi liberación. Dibujantes y dibuixantas, de todas partes del Mundo volcados en la idea de quitarle de sus fauces de criminal, la carne del Loco dibujante de Nkoannen Yebecoan.

De un pueblo tan remoto y olvidado entre los grandes pueblos de mi comunidad bantu-pamue, a una Malabo que conoce los sacrificios realizados en pro del dibujo como única elección más efectiva para decirle al mundo porque tenia yo las tripas revueltas y el cerebro calentado por limitaciones nacionales obligatorias y tendenciosas que a mi desarrollo no aportaban nada. Por lo tanto, no me permiten a mi ser parte del desarrollo de mi comunidad.

De Malabo al mundo.

Siempre buscando saber. Siempre soñando entender. De correr a por El Jueves cada vez que alguien lo traía y matarme de risa con Mackinavaja. A verme dibujado en el Mongolia, y en el propio El Jueves, por artistas a los que los sueños solo me repetían: son tan humanos como tú.

Humanos en el esfuerzo y en la solidaridad, y en la magia del trazo. Gente que me llevaba a rellenar los formularios del CCC que aparecían tras de las revistas que venían de España, y que hablaban de programas de formación profesional en “diseño gráfico”. Y en los que yo por falta de estudios para optar, jamás pude participar. Cada vez que me veía imposibilitado para optar a esos cursos, más alejado se me iba el sueño de dibujar algún día como lo hacen mis admirados artistas caricaturistas, del tebeo, y la ilustración.

Pero hoy no estoy ni lejos ni cerca. En la galería lavapieseña llamada “Habitar la Línea”, conocí a muchos y muchas a los que dediqué un trozo de mi proyecto de dibujo personal con el cual quiero decir que yo también puedo formar parte de un lugar pequeño en donde su gente tiene grandes ideas para hacer un mundo menos adecuado a criminales como los OBIANG de Guinea, y sus socios que les ayudan a mantenernos lejos de nuestra idea de aportar a otros.

Así es como en pocas palabras voy a agradecerle también a mujeres tan especiales como lo son mis hermanas Nenuca, Mama, Miniña, Africa…

Tres personas que saben que sin los dibujantes y las dibujantes del mundo, esta historia tan corta se hubiese contado a “título póstumo”.

Y si así no fue. Entonces hay que contarla “en vivo”.

Lo que ya significa claramente que los vivos, y los dibujantes del mundo, vamos a derrocar al dictador africano de la M.A.O.

Al amigo del Rey que dicen que ya no reina.

Gracias.

Artículos relacionados en la-politica.com

Barcelona celebra el 70 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos con la obra de Ramón Esono en el metro de Diagonal

Exposición de Ramón Esono Ebalé: La pesadilla de Obi

¡El Humorista Gráfico Ramón Nse Esono fue puesto en libertad! #FreeNseRamon

Tuits y posts