Tiempo de lectura: 4 minutos
Elegir un verdugo. Elegir una víctima. (Viñeta de Lex)

Elegir un verdugo. Elegir una víctima. (Viñeta de Lex)

 

 

Viñeta de Lex – @LLexadas

Artículo Francisca García Algarra

 

Los depredadores machistas no cesan de asesinar mujeres a su estilo, esa forma sádica y desapegada con la que también matan a sus propios hijos o les hacen presenciar la muerte de su madre (que es otra manera de asesinarlos).

Estos inefables depredadores son tan extremadamente dependientes y faltos de autonomía que, cuando la relación se ha acabado, no son capaces de seguir su camino o de buscarlo.

Les aterroriza la soledad por su inmadurez integral.

Son tan zoquetes y analfabetos emocionales, que no saben hacer el esfuerzo de no perder el control y respetar a quien un mal día decidió estar con ellos.

Algo tan sencillo, digno y recomendable como irse cuando las cosas se acaban, quitarse de en medio, hacer la maleta y cerrar una situación, no entra en sus cálculos criminales.

Sus cerebros reptilianos no piensan ni toleran el dolor o la frustración, no conocen el significado de la compasión ni de la generosidad.

Jamás han amado ni amarán, no tienen capacidad para hacerlo.

En su impulsividad cabe toda la frialdad del mundo.

Viven para dañar.

Sobran.

¿Y ellas?

Abducidas, pasivas sin autoestima, sin poder de decisión, autoengañándose cada minuto para no ver que tienen los días contados.

Justificando a la bestia con la que duermen, debilitándose más y más.

El miedo es un mal consejero.

Quizá el primer insulto o el primer golpe sea difícil de evitar, pero a partir de ahí es responsabilidad de cada uno vivir o no con golpes e insultos.

Quien continúe en esa loca dinámica, tiene sin duda perfil de víctima.

No existen relaciones de pareja que no sean complementarias, y de hecho, lo pueden ser en la destrucción.

La complementariedad significa que cada parte obtiene una ganancia del intercambio mutuo, aunque sea negativa.

Esas «ganancias» son las que sostienen las relaciones patológicas.

Cada uno está ahí para reforzar y confirmarse una creencia íntima, por ejemplo: «jamás seré amada» o «voy a perder la cabeza».

Profecías autocumplidas.

Los depredadores se sienten atraídos por víctimas y las víctimas por depredadores.

La atracción hacia otra persona nunca es casual.

Romper con esos roles infelices es el primer paso para la autonomía.

Solo se recoge aquello que se siembra.

 

Mujeres víctimas mortales por violencia machista. 2003 - Marzo 2021

Mujeres víctimas mortales por violencia machista. 2003 – Marzo 2021

 

Ver más

rtve.es 2020 acaba con un total de 45 víctimas de violencia de género tras confirmarse los casos de Torrejón y Canarias 2-01-2021

violenciagenero.igualdad.gob.es MUJERES VÍCTIMAS MORTALES POR VIOLENCIA DE GÉNERO EN ESPAÑA A MANOS DE SUS PAREJAS O EXPAREJAS. DATOS PROVISIONALES.

epdata.es Violencia de género – datos y estadísticas por comunidad autónoma 

rtve.es Cinco mujeres han sido asesinadas en España en lo que va de 2021 15-03-2021

La pandemia provocó una caída del 10% de las denuncias por violencia de género en 2020. “No es un dato que pueda llevarnos al optimismo, pues no equivale a un descenso real en número de casos”, señalan.

 

 

Libros

BAHIA DE UN CUERPO - FRANCISCA GARCIA ALGARRA - 3Bahía de un cuerpo

Francisca García Algarra.

En las templadas orillas de los cuerpos, de cada cuerpo, tienen su morada los deseos.
Es un espacio invisible y luminoso, donde se despierta de un sueño; donde el propio sueño es el único camino para llegar hasta él.
Un cuerpo se olvida en otro, por ello no existe mayor esperanza que la de olvidar.
Cuerpos anhelados, distantes, indiferentes; anudando día tras día su núbil consistencia, su momentánea eternidad.
Sueñan la verdad que más tarde no recuerdan.
La vida entera agotarán después buscándola.
Conscientes en ocasiones de su inconsciencia, repetirán una y otra vez los signos que les devuelvan al primer hechizo, el don de ser.
Somos el cuerpo que pensamos, y el que sin pensar, en la ráfaga de un instante dejamos de ser.
La única guarida que nos cobija, el único abandono que podemos evitar.
El tiempo procede de un cuerpo, y en él se agota.
Allí, donde el corazón tiembla, llora y ríe; fin y principio de su provisionalidad.

Si te gustan los artículos de Francisca G. Algarra, seguro que te encantará su libro 😉

Puedes comprar el libro enviando un email a: 62fga62ARROBAgmail.com