Artículo y viñeta Ramón Nzé EsonoJamónyQueso

Sobre la situación de Guinea Ecuatorial

Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia respecto a España el 12 de octubre de 1968 y es para muchos de nosotr@s una gran desconocida que iremos descubriendo con el dibujante ecuatoguineano de Mikomeseng, Ramón Nzé Esono, que a pesar de haber estado preso en su país, Guinea Ecuatorial, por sus ideas, lo sigue amando profundamente. 

Según Human Rights: Desde 1968, el año en que Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia del gobierno colonial español, el país ha sido dirigido por una sucesión de dictaduras represivas. Hasta mediados de la década de 1990, fue uno de los países más cerrados del mundo; en general, el pequeño comentario internacional que atrajo fue su lamentable historial de infración contra los derechos humanos.

Todo cambió cuando se descubrieron importantes reservas de petróleo frente a las costas del país en 1995. Como uno de los puntos críticos de petróleo más nuevos del mundo, Guinea Ecuatorial atrae la atención mundial como una valiosa fuente de recursos naturales. Después de un sangriento golpe de estado el 3 de agosto de 1979, Guinea Ecuatorial ha estado bajo el control del presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo durante unos 30 años, quien, junto con su familia y asociados cercanos, mantiene un control casi absoluto sobre la vida económica y política del país.

Conoceremos lo que sucede en Guinea Ecuatorial y su visión de lo que acontece también en España a través de los dibujos de JamónyQueso (Ramón Nzé Esono) y sus #CartasLocasEsono.

 

¿Eres racista?

Los racistas si no actúan tan públicamente es porque aparte de la democracia que a muchos “aprisiona para no exponer su mierda”, la cosa es rechazada por sus sociedades, y también viene a ser que toda, tod0, racista es un cobarde.

No existe vacuna para la ignorancia. Para el racismo sí. Y se llama cultura.

Como se supone que es “normal”, el Vicepresidente Primero en el Reino de España es blanco. Y por supuesto, dentro de esa “normalidad”, el de la República de Guinea Ecuatorial es negro.

Según una imaginaria encuesta con esta pregunta de base: ¿eres un/una racista de mierda? El resultado dio como respuesta mayoritaria el NO. A secas. Sin “peros”.

Otra parte añadió los “peros”. Y sabemos todos el resultado de la siguiente cosa a decir.

Luego están los racistas de mierda que no van por allí escondiendo que lo son. Si no actúan tan públicamente es porque aparte de la democracia que a muchos “aprisiona para no exponer su mierda”, la cosa es rechazada por sus sociedades, y también viene a ser que toda, tod0, racista es un cobarde

Pero hoy no toca hablar de racismos. Que es un tema de calado profundo para “el mundo que no vemos”. Sobre todo porque muchas veces, la gran mayoría prefiere “mirar para otro lado”.

Otra, ¿minoría?, simplemente espera “a que les toque a ellos para reaccionar en contra del racista de mierda, y su racismo de mierda”.

Hoy toca hablar de varios puntos. Usted que sabe que servidor escribe “para que usted sufra”, debe leerme esto “sin sufrir”. Pues no quiero hacerle más insoportable la cuarentena. Esta es una locura que irá por puntos.

P1

Cuando la primera diputada española “de color” accede al parlamento donde Monasterio e Irene se sientan junto a sus parejas para enfocar el asunto común desde la prisma femenina que jamás será la visión masculina que siempre esgrimirán sus chicos, más allá de sus ideas o ideologías muy claramente diferentes, cuando accede esa mujer de color marrón oscuro tirando a chocolate en semilla de cacao de Bioko, tostado en secadero español, lleva en su pecho un amuleto. De fabricación artesanal. Los colores están más que bien seleccionados. Quien viva del cuento “es una podemita negra que se cree progre”, me temo que no entendería el significado. Nosotros que somos de Bioko sí. Y mucho. Pasa que en Guinea Ecuatorial, de donde proviene ella, una dictadura nos impedirá preguntarle en casa sobre la razón principal del uso de ese amuleto aquel día. Pero más todavía, sobre los colores que lo adornan. En España, preguntarle eso llevaría a que tanto la pregunta, como la respuesta de la preguntada, como ambos en la entrevista, acaben en el olvido en el momento que sale publicada. Y es que en España, el racismo de mierda parece campar a sus anchas. Y si fuera solo cosa de calle, se podría tildar de “gamberrismo”. Pero también está en los comunicadores. Desde los que viven el profesionalismo con profesionalidad. Hasta los que hacen de la profesión del periodismo una profesión peligrosa tanto para la democracia, como para ellos mismo que no parecen entender que el racismo solo lleva a que te quiten más rápidamente lo que es lo que llamas tuyo. “Tus tierras”. Todo. Ella debe preguntarle a sus compañeros por si no existen negros africanos caricaturistas en el Reino. Que caricaturicen Europeos y Africanos del poder. Con eso se me captará.

P2

Vamos a empezar a dejar claro a las autoridades coaligadas en el Gobierno Español (a quienes aplaudimos por esa forma de gestionar tan complicada de hoy) que existen ciertos perfiles de “afroespañoles” que NO NOS REPRESENTAN. En primer lugar porque todas las generaciones que supuestamente preparó España, al llegar a Guinea Ecuatorial, se les ha metido que son como ese “blanco que aparece en el planeta de los simios”. Cuya frustración era más que evidente al darse cuenta que podía comunicarse con los “animales” tan avanzados que tenía en frente. Ese mismo blanco ya hizo de DESTROZADOR de los 10 Mandamientos esos que hasta los africanos parecíamos respetar. Si no fuere porque vamos descubriendo cosas. Entre ellas, que Samuel Eto’o y Didier Drogba solo hablan francés. De otra forma, si hablasen en sus lenguas, posiblemente no se entenderían. O sí. Porque Camerún y Costa de Marfil son de la cosa Bantú. Y serán los bantúes los que decidan si son cobayas de “la françafrique ou pas”. ¿De que perfiles hablo cuando digo que no nos representan? Demos tiempo a la ciencia echar al Covid-19. Luego pasemos a disponer de espacios para señalar. Luego, debatir.

P3

He buscado sobre Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Santiago Abascal. Dejando de lado a Pablo y Santiago, me quedo con Pedro para destacar que si vas buscando “sus raíces”, te encontrarás con sorpresas. Grandísimas sorpresas. De ese tipo de sorpresas que hacen que los “muy españoles”, de izquierdas o de derechas, se topen con que su racismo tiene una sola base: fueron educados por tiempos pasados muy presentes en su día a día. Al llegar a ellos de tal forma, se creyeron que esas tierras les pertenecen porque Dios, el de Roma, claro, lo dice así. O porque así lo dicen los obreros que también votan a la derecha para castigar a veces a la izquierda. Sánchez es como Bertrand Ndongo. En eso de ser español. Solo que el Presidente debe ser moderado. Y Bertrand parece aspirar a ser tu Mondongo.

Si unimos los tres puntos, quedaría la cosa así: ÁFRICA SIEMPRE GOBERNARÁ LA PENÍNSULA IBÉRICA. HASTA LOS CONFINES DE ORIENTE MEDIO.

Pero claro, usted recuerde que es una locura. Cosas mías que puede comprobar por ejemplo indagando el árbol genealógico de la familia Abascal Conde. O Iglesias Centurión.

Estos días, por llamar “hermano” a Ndongo, algunos pavos y pavas con internet me han querido “llamar la atención” porque no entienden que un camerunés y un ecuatoguineano se llamen hermanos. Creen que por ser los dos negros y yo llamándole hermano ya soy de “votamos como votan muchos y muchas españoles”. Incluso deben de estar penando que un “chaval del Reino” nacido en finales de los 90 puede dar lecciones del tándem político España-GE a los que nacieron en los 60.

Y es que no existe vacuna para la ignorancia.

Para el racismo sí. Y se llama cultura.

Mucha fuerza y suerte. Sobre todo coraje. Se vienen tiempos “peores”.

Viñeta

Viñeta de JamónYQueso (Ramón Nzé Esono)

Viñeta de JamónYQueso (Ramón Nzé Esono)

 

**Sobre derechos de reproducción de las viñetas y el texto del artículo.