Viñeta de JamónyQueso (Ramón Nzé Esono)

 

Viñeta de  JamónyQueso – @RamonNse

Artículo Ramón Nzé Esono – @RamonNse

 

Bertrand es español. Muy español. De los que en verano sacarán la banderita como debe ser. Y disfrutará de la naturaleza veraniega española como si de Joaquín, uno rubito de Bélgica, se tratara.

Para definir lo que quiero escribir hoy en mi particular locura, debo volverme algo machista.

Bueno, soy machista a tramos. En reciclaje, pero progresamos hacia el fin del automachismo. Así que trataré de no herir sensibilidades con esta locura.

Se agradece la comprensión.

En VOX no tienen lo que hay que tener para ser hombres. Bueno, en realidad la palabra sería Machos.

No tienen los machos, ni las pelotas, ni los huevos. No están a la altura de lo que presumen sus “hombres votantes cuyas mujeres les animan a sacar pechito de pollo mojao y sin gallinero en donde soltar el kirkirikí de los Nnôm Kúp”.

Me explico.

Si no fuere porque muchos negros en España son de rezarle al Dios que rezan todos los reinados, creyentes, bajo VI, Phillipe, de España, a lo mejor el sueño de “gobernar bajo el Rey”, siendo negro o negra, sería realidad. Pues España es un conjunto de culturas diversas que hacen rica su historia. Una historia bien definida en los libros de texto que leen, sin excepción de colores, credo, o demás, los y las, niños españoles.

Por ejemplo, ¿acaso es de extrañar que existan negros que votan a la derecha? ¿Acaso es extraño que existan negros racistas? ¿Acaso es raro que existan en España negros que pueden votar a Aznar o a Cayetana Álvarez?

Negros en España hay para los gustos de todos.

He aquí donde decimos que pese a que parezca raro, en VOX son machitos jugando a tenerla igual de grande como Bertrand.

Basta mirar y escuchar al joven camerunés apodado “el negro mondongo de…”, para darnos cuenta que tiene todo lo que les falta a sus compañeros machos del partido de extrema derecha española. Tiene un físico natural, sin gimnasios. Es guapo de cara. Tiene seguramente un pene wuassap. Habla con más negros y negras españoles que todo el team Power de vox juntos. Lo que le da más amplitud, para vox, que Smith. ¿Como sería entonces imposible que si los negros africanos o no, en España que son de derechas, no vean en él, como lo ven algunos blancos de derecha, a la persona que debe hacer que se inscriban en vox a raudales, y con ello presionar para que sea Bertrand, y no el poco hombre de Abascal, quien dirija ese partido hacia una extrema derecha que incluya a todos, blancos y negros?

Posiblemente lo que molesta a los negros y negras antiprogresistas de izquierdas comunistas y masónicas, de España, es que están muy “dados a pensar que el Dios de Abraham, de Jacob y de Isaac” solo prefiere a los blancos en la cabeza de un Gobierno en España.

Pero entonces, ¿como fue posible que OBAMA gobernase un país donde matar negros parece todavía la actividad más normal de ese país tan democrático y modelo a seguir por casi toda África, Europa, y demás?

Lo que es verdad, si queremos un OBAMA español, aunque sea votante de derechas y sea un extremista radical en ideologías, hay que empezar a lograr que todos y todas las negras se olviden de que Dios decidió que España solo la pueden gobernar blancos. Si hay negros como Bertrand, cuyo perfil de MACHO MAN BLACK ESPAÑOL es más aceptable (física y mentalmente) que el de sus compañeros a la cabeza, entonces mejor votarle a él que a sus pipiolos compañeros.

No sé para qué debemos desanimar a los negros y negras de derechas en España con que Bertrand no es Floyd. Bertrand no necesita ser Floyd. Bertrand es español. Muy español. De los que en verano sacarán la banderita como debe ser. Y disfrutará de la naturaleza veraniega española como si de Joaquín, uno rubito de Bélgica, se tratara. Eso sí, con mascarilla para no contagiar españoles y españolas.

Lo dicho, yo comienzo a creer que los negros y negras que hoy lloran a Floyd desde España, deben hacer más fuerte a Ndongo.

Así, si Ndongo gana, la policía española se dejará de “a por ellos oeee”.

Saludos a todos y todas los españoles. Habéis demostrado gran valor ante la crisis sanitaria que ha obligado a todos a estar en casa. Gran lección de coraje que el mundo de los cuerdos no racistas copiaremos.

Fuerza…

Ver más

20minutos.es Bertrand Ndongo, el ‘negro de Vox’ que critica la inmigración ilegal y el “feminismo nazi” 26-04-2019

Wikipedia Muerte de George Floyd

Sobre la situación de Guinea Ecuatorial

***Verás este texto en todos los artículos de Ramón Nzé Esono, con el objeto de que se conozca la situación por la que pasa la población de su país Guinea Ecuatorial”

Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia respecto a España el 12 de octubre de 1968 y es para muchos de nosotr@s una gran desconocida que iremos descubriendo con el dibujante ecuatoguineano de Mikomeseng, Ramón Nzé Esono, que a pesar de haber estado preso en su país, Guinea Ecuatorial, por sus ideas, lo sigue amando profundamente. 

Según Human Rights: Desde 1968, el año en que Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia del gobierno colonial español, el país ha sido dirigido por una sucesión de dictaduras represivas. Hasta mediados de la década de 1990, fue uno de los países más cerrados del mundo; en general, el pequeño comentario internacional que atrajo fue su lamentable historial de infración contra los derechos humanos.

Todo cambió cuando se descubrieron importantes reservas de petróleo frente a las costas del país en 1995. Como uno de los puntos críticos de petróleo más nuevos del mundo, Guinea Ecuatorial atrae la atención mundial como una valiosa fuente de recursos naturales. Después de un sangriento golpe de estado el 3 de agosto de 1979, Guinea Ecuatorial ha estado bajo el control del presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo durante unos 30 años, quien, junto con su familia y asociados cercanos, mantiene un control casi absoluto sobre la vida económica y política del país.

Conoceremos lo que sucede en Guinea Ecuatorial y su visión de lo que acontece también en España a través de los dibujos de JamónyQueso (Ramón Nzé Esono) y sus #CartasLocasEsono.

 

**Sobre derechos de reproducción de las viñetas y el texto del artículo.