Artículo y viñeta Ramón Nzé Esono, JamónyQueso – Instagram @jamonyqueso89

Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia respecto a España el 12 de octubre de 1968 y es para muchos de nosotr@s una gran desconocida que iremos descubriendo con el dibujante ecuatoguineano Ramón Nsé Esono, que a pesar de haber estado preso en su país, Guinea Ecuatorial, por sus ideas, lo sigue amando profundamente. 

Según Human Rights: Desde 1968, el año en que Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia del gobierno colonial español, el país ha sido dirigido por una sucesión de dictaduras represivas. Hasta mediados de la década de 1990, fue uno de los países más cerrados del mundo; en general, el pequeño comentario internacional que atrajo fue su lamentable historial de derechos humanos. Pero todo cambió cuando se descubrieron importantes reservas de petróleo frente a las costas del país en 1995. Como uno de los puntos críticos de petróleo más nuevos del mundo, Guinea Ecuatorial atrae la atención mundial como una valiosa fuente de recursos naturales. Después de un sangriento golpe de estado el 3 de agosto de 1979, Guinea Ecuatorial ha estado bajo el control del presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo durante unos 30 años, quien, junto con su familia y asociados cercanos, mantiene un control casi absoluto sobre la vida económica y política del país.

Conoceremos lo que sucede en Guinea Ecuatorial a través de sus dibujos y sus #CartasLocasEsono.

 

¿Llegarán a un acuerdo morados y rosados, todos con base roja, para estabilizar los sueños que tiene el Reino de España de proteger el medioambiente?

Gota fría histórica

Creo que en las Altas Instituciones Españolas es más que sabido que “no existe ecuatoguineano, ecuatoguineana, alguna”, como yo, por ejemplo, que pueda mínimamente provocar que la Comunidad Ecuatoguineana en el Reino sea consciente del enorme problema que tenemos ambos países.

El problema es que pareciera que pese a hablar el mismo idioma, ni españoles, ni nosotros somos capaces de enfrentarnos a nuestra condición de, por parte de España ser la única en el continente europeo que habla español. Por la nuestra, ser los únicos en el continente africano que defendemos el español pese a que fue impuesto (la palabra impuesto se puede leer en la R.A.E. Que vela porque ningún negro, asiático o americano hable mal el español de tal forma que en el Reino no se les entienda).

Como entenderán, es entonces para nosotros un verdadero y jodido problema.

Pero no escribo esto para realizar yo un análisis experto (que tampoco yo podría. Pues experto no seré en nada). Lo hago porque creo que igual que el español es nuestra lengua común entre los reinados en España y nosotros los dictadorizados de Guinea Ecuatorial, me temo que también el CAMBIO CLIMÁTICO nos debería unir más que nos separan políticos como José Bono.

¿Cambio Climático?, ¿en serio?.

Pues sí. Y muy en serio.

¿Acaso pudiera haber, siglo XXI, nada que le pueda interesar a las instituciones españolas de hoy y mañana, en Guinea Ecuatorial, que no sea usar el supuesto poder de su democracia, para al menos “ayudar” a los ecuatoguineanos en la formación e información que lleven a que sepamos cada vez más manejar mejor nuestro entorno no político? Digo yo que al Reino de España posiblemente le interese el estado actual de los ecuatoguineanos. Pero la historia que jamás miente, demuestra que ese interés pasa por “no hacernos caso” cuando denunciamos que no podremos los ecuatoguineanos conseguir logros en campos vitales que ayuden a nuestras futuras y actuales generaciones a tener en cuenta el tema grave que asola a la humanidad como es el cambio climático, si para nosotros sigue siendo IMPOSIBLE opinar libremente. Vamos, expresarnos libremente. Para al menos decir las cosas que podemos decir, por ejemplo, sobre nuestro Ministerio de Agricultura, Pesca, Medioambiente, etc, etc…

Querido lector, seguro que no le sirve a usted nada de lo leído hasta aquí.

Cambiemos pues de enfoque.

¿Qué está ocurriendo ahora mismo en la España Política?

Pues ocurre que desde el 2015, un grupo de gente joven decide ROMPER el bipartidismo reinante en el Reino. Y para ello van tomando control del espacio que no atienden los que ya como “héroes de la transición del 78” fueron abandonando para vivir una vida de “tarjetas blacks”, “Gürtels”, yates y áticos de lujo, y demás cosas que ni falta hace que sea yo quien las recuerde (para eso está la TVE que ya no es N.O.D.O Style)

Ese atrevimiento de esos jóvenes que además van acumulando experiencia porque en el fondo también se beneficiaron de dicha transición del 78 (España después de Franco es otra España en la superficie), y sus incursiones en la siempre española “América Latina” como asesores bien formados en occidente, les lleva luego a fundar partidos políticos que hoy tienen en vilo a los Bertín Osborne, a los Germán Terch, a Marta Sánchez y sí, también a Felipe González, que quieren recordarles a los españoles y a las españolas que “el Reino es obra de Dios”.

No cosa de rojos.

Pero igual, esos jóvenes meten sus manitas todavía limpias en el corazón y las tripas de un Estado que haga lo que haga, sabe que desde 2015, nada volverá a ser igual como les fue del 78 al 2014.

Dicho atrevimiento, lógicamente, no podría aportarles “facilidades”. No. Son conscientes de su “inmadurez” (que no tienen nada que ver con su inteligencia y conocimientos de lo que dominan). Saben que si quieren cambiarlo todo, al menos en la superficie, deben lidiarla con el verdadero PODER que no parece ser REAL. Así, animándose, sacan de la manga a UP, C´s, VOX, etc… todos partidos políticos que han puesto sobre el tablero español de gestión un toque definitivo que como se dice: está y vino para quedarse.

Y he ahí que yo titulo mi carta loca de hoy como la titulo. Pues el agua tienen que ver con el cambio climático. Al igual que el frío. ¿No se dice que si se derritieran los polos, aquí no se salvarían ni los tripulantes de la Estación Espacial Internacional? Pues eso. Si van aumentando las gotas frías, podría acabar la humanidad en otra “guerra fría”. O en una inundación al estilo Arca de Noé (para jolgorio de los que creen en esas cosas). No se salvaría nadie si seguimos aumentando las gotas frías.

¿Qué tienen que ver la gota fría con todo esto?

La verdad es que no lo sé. Pero veo en la tele que un Presidente en Funciones, incapaz de llegar a un acuerdo con sus socios ideológicos, ha viajado a la Comunidad Valenciana para darse cuenta que si bien “es bueno no alcanzar pactos de Estado”, nada impide que sin esos pactos, ese tipo de catástrofes se puedan gestionar si tan siquiera el propio país es estable a nivel institucional. Ese Presidente necesitará más que su presencia en los lugares damnificados. Necesita ahora mismo algo que le mantenga a él y a sus políticas en la Moncloa para llevar a cabo los proyectos que tiene España. Por ejemplo en los temas que a medioambiente se refieren.

Y para ello, creo entender, necesita al líder de los morados.

¿Llegarán a un acuerdo morados y rosados, todos con base roja, para estabilizar los sueños que tiene el Reino de España de ayudar al resto del planeta en su intento de reducir las causas que provocan las gotas frías que podrían derretir los polos y aumentan el plástico en el estómago de todos los seres vivos?.

La pregunta se responde sola.

Yo, si me preguntasen, diría que “no lo tengo tan claro”. Aunque con el conjunto de españoles nunca se sabe. De repente ahora son muy monárquicos, como mañana son demasiado republicanos. Pero sea lo que sea que sean en cada momento, los españoles deben tener claro que si les requieren de ir a votar de nuevo, deben ir. No discutir o meterse a especular con el hartazgo de estar votando todo el rato por culpa de unos líderes que no parecen saber manejar sus anhelos emitidos con sus votos. Saben que la única forma que tienen para no entrar en la “sangre fría” que caracteriza a los países que prefieren no votar para cambiar sus líderes, sino matarse para decidir quién es más guapo, es votando. Así pues, visto lo visto entre los supuestos actores con ganas de pactos, tendrán que ir otra vez a las urnas las veces que hagan falta. Aunque les cueste ser el hazmerreír del enclave continental. Pero deben ir sin rechistar.

O en su caso, hacer como dicen que hacemos en África cuando ya nos han tomado bastante el pelo con eso de Votez, Encore et Encore, sans rien voir de claire chez nous.

Además, sinceramente, si yo fuera Pablo Iglesias, y después de todos los golpes envenenados recibidos por parte de la “Comunidad Chuchi” española, no le pondría facilidades a Pedro Sánchez. No. Encima con cloacas intactas y poderes bancarios dando lecciones de quien manda de verdad en el Reino. No. No pactaría dando muchas facilidades. Ya lo dijo el líder morado en la sexta: ya casi nos dicen que nos hemos bajado los pantalones ante nuestra última oferta.

Y claro, no parece que el establisement español quiera solo ver bajadas las faldas (ojo!, es UNIDAS podemos) de los atrevidos y nuevos políticos españoles con opciones reales de mandar si se descuidan los poderes internos. Quieren que se quiten hasta las bragas. Y una vez quitadas, claro, meterles algo por el… ejem… y luego soltarles migajas. Un gesto que para los casi 5 kilos de almas que conforman lo nacido en el año 2015 en las calles de todo el Reino, provoque que pierdan “el poder de convicción” sobre el resto del país.

Eso mismo hace OBIANG, con apoyo de las instituciones españolas salidas de la T78, cuando habla de multipartidismos. Pero luego apoyado en potencias internacionales, comienza a buscar que los actores políticos nacionales se vayan bajando los pantalones (y las bragas). Y una vez desnudos, ponerlos ante el pueblo como:

¿VEN LO QUE LES DECÍA, QUERIDO PUEBLO, LO VEN? ¿VEN QUE SOLO POR OBTENER SILLONES, ESTOS JÓVENES INEXPERTOS SON CAPACES DE DEJARSE CEPILLAR?

… hala! Me he perdido.

Lo dejo aquí.

(Importante: esta carta no fue corregida. Así que debe contener millones de faltas ortográficas. Por favor, quédense conque llevo escribiendo español toda mi vida en detrimento del fang que deberían aprenderse todos los españoles que en 200 años estuvieron en mi tierra. Gracias.)

Viñeta

Tuits y posts