Viñeta El Koko – @Elkokoparrilla

Artículo de Doctor Kolimari – @DKolimari

 

Ratzinger ignora las conclusiones alcanzadas en la cumbre del Vaticano del Papa Francisco y apunta a otras causas el problema de la pederastia.

En una institución tan jerárquica como la Iglesia Católica, este suceso puede interpretarse como una señal de rebelión interna.

Los sectores ultraconservadores amenazaron con un cisma dentro de la Iglesia.

El pasado 11 de abril vio la luz un escrito de Joseph Ratzinger, actual Papa Emérito, en el que compartía sus reflexiones sobre la problemática de la Iglesia y los abusos sexuales. Este hecho no tendría mayor trascendencia si no fuera porque surgió unas semanas después de la cumbre anti-pederastia organizada por el Papa Francisco. El escrito de Ratzinger ignora las conclusiones alcanzadas en la cumbre del Vaticano y apunta a otras causas del problema. En una institución tan jerárquica como la Iglesia Católica, este suceso puede interpretarse como una señal de la rebelión interna a la que debe hacer frente el gobierno de Francisco.

Poco antes de iniciarse la cumbre anti-pederastia, un grupo de cardenales ultra-conservadores a los que se conoce como “los cardenales de la dubia” dirigieron una carta abierta a los participantes en la cumbre advirtiéndoles de que los males de la Iglesia provienen de una “plaga homosexual que se ha extendido dentro de la Iglesia (…) promovida por redes organizadas y protegida por un clima de complicidad y conspiración de silencio”.

Este grupo de cardenales, entre los que se cuenta a Raymond Burke (EEUU), Walter Brandmüller (Alemania), Joseph Zen (China), Athanasius Schneider (Kazajstán), etc. forma parte de los sectores ultra conservadores que se vienen enfrentando desde el primer momento a las reformas iniciadas por Francisco I. Hace un año, celebraron después de la Semana Santa un encuentro en Roma, en el que llegaron a afirmar que la autoridad del Papa no debe de respetarse si comete herejía. También amenazaron con la posibilidad de un cisma dentro de la Iglesia.

Los sectores ultraconservadores siguen luchando por apuntalar su poder en contra del Papa. Francisco se enfrenta a una verdadera cruzada en el interior de la Iglesia. El Papa Negro, como algunos lo llaman por ser el primer Papa de la Compañía de Jesús, despierta la animosidad de otras órdenes religiosas enfrentadas con los jesuitas como el Opus Dei. Básicamente, los ultra-conservadores opinan que el papado de Francisco se está apartando de la línea seguida por sus predecesores Benedicto XVI y Juan Pablo II y está poniendo en riesgo a la Iglesia. Las concesiones de Francisco a la modernidad atacan el dogma católico y abren fisuras en el interior de la Iglesia.

Por el contrario, los jesuitas defienden una reformulación del discurso de la Iglesia. Defienden un discurso más progresista y abierto a los tiempos modernos, que le permita a la Iglesia recobrar creyentes en feudos tradicionales del catolicismo, donde la Iglesia católica ha perdido millones de fieles en las últimas décadas, debido al avance de la secularización y la expansión de las iglesias evangélicas. En esta dirección, Francisco inició desde su llegada al trono de Roma en 2013 un ambicioso proceso de reformas internas.

A nivel interno, Francisco inició una reforma de la Curia Romana (el órgano de gobierno de la Iglesia que concentró mayor poder durante el pontificado de Juan Pablo II) y de los organismos financieros del Vaticano. Se trataba de asegurar una mayor transparencia financiera en el Vaticano y de descentralizar el gobierno de la Iglesia. Para afrontar esta ambiciosa reforma, Francisco creó un nuevo organismo, el Consejo de Cardenales.

El Consejo de Cardenales es un órgano consultivo. La decisión final recae en el Sumo Pontífice. En un primer momento, en 2013, formaban parte del Consejo el Papa y ocho cardenales. Por este motivo pasó a conocerse al Consejo como el C-9. Desde su comienzo, el Consejo encontró resistencias a sus reformas en el interior de la Iglesia. Los sectores conservadores de la jerarquía eclesiástica llegaron a reunirse con Benedicto XVI en 2014 para protestar, ya que creían que el Consejo estaba tratando de abrir la Iglesia a las nuevas realidades familiares.

Desde entonces, varios cardenales han tenido que abandonar su cargo en el C-9, como Laurent Monsengwo (Congo) y Francisco Javier Errázuriz (Chile). Este último dejó el cargo entre sospechas de encubrir casos de pederastia en su diócesis. Pero sin duda, el caso más sonado fue el de George Pell. El cardenal australiano fue hasta 2018 el Secretario de Economía del Vaticano y el número tres en la jerarquía romana después del Papa y el secretario de Estado. Sin embargo, ese año fue condenado por un tribunal australiano por crímenes de pederastia y en 2019 ingresó en prisión. La caída de Pell fue un duro golpe para el gobierno de Francisco.

Todo este baile de cargos y la profusión de escándalos sexuales está relacionado con la guerra interna que se vive dentro de la Iglesia Católica. Las acusaciones por abusos sexuales se han convertido en el arma favorita esgrimida por los dos sectores enfrentados por el control de la Iglesia. En medio de este ambiente de confrontación son muchos los que recuerdan los sombríos presagios cuando Benedicto XVI renunció. Entonces, crecieron los rumores de que vendría el Papa Negro, durante cuyo reinado sucedería el fin de la Iglesia y del mundo, como anunciaron las profecías de Nostradamus y San Malaquías.

Ver más

lavanguardia.com La caida de George Pell, de cardenal de confianza del Papa a prisión por pederastia 13-03-19

infovaticana.com La labor del Consejo de Cardenales no terminará con la reforma de la Curia 10-04-19

anrrompedia,fandom.com Profecía del Papa Negro 10-04-2019

telam.com.ar Francisco inicia el último tramo de su reforma de la constitución apostólica 8-04-2019

laizquierdadiario.com Cuatro años de Francisco: ¿una reforma efectiva e irreversible de la Iglesia católica? 14-03-2017.

vidanuevadigital.com ¿Contradice Benedicto XVI a Francisco en su postura sobre los abusos? 12-04-2019

eldiario.es Una cumbre de cardenales ultracatólicos declara su desobediencia al Papa tras acusarle de hereje 11-04-2018

Artículos relacionados en la-politica.com

Es preciso que la Iglesia, los gobiernos y la sociedad den respuesta a la pederastia cometida dentro de las órdenes de Los Maristas, Jesuitas, los Claretianos, los Capuchinos o los Benedictinos de la Abadía de Montserrat

Nombran responsable de la comisión antipederastia de la Iglesia católica de España a Juan Antonio Menéndez, cuestionado por su actuación en los casos de abusos de La Bañeza y Puebla de Sanabria

Estoy harta de la Iglesia

Pensilvania y la «puta» de Babilonia

¿Es la pederastia un mal endémico de la Iglesia? 1.000 casos en Pensilvania, 30.000 en Irlanda, más de 500 en el Vaticano, incontables en Chile…

Hecho histórico: La política hasta ahora de encubrimiento de la pederastia en la Iglesia hace dimitir a todos los obispos de un país, Chile

 

*** Más artículos sobre la Iglesia ***

Tuits y posts