Tiempo de lectura: 2 minutos
- ¿La izquierda de Madrid no tiene armas, no? - ¿Pero por qué preguntas eso? - Me quiero asegurar de que no se pegará un tiro en el pie.(Viñeta de Pat)

– ¿La izquierda de Madrid no tiene armas, no? – ¿Pero por qué preguntas eso? – Me quiero asegurar de que no se pegará un tiro en el pie.(Viñeta de Pat)

 

Viñeta de Pat – @loscalvitos

Artículo Pat Art. – @loscalvitos

 

He tenido un sueño, seguramente más modesto que el de Martin Luther King.

He soñado que Mónica García, la que ha sido un ejemplo en la lucha contra la pandemia y la que ha hecho mejor oposición a Isabel Díaz Ayuso en estos dos años de legislatura, era seguida por un ejército de votantes fieles.

He tenido un sueño.

He soñado que Pablo Iglesias se inmolaba y dejaba la vicepresidencia para evitar el riesgo cierto de que Unidas Podemos se quedara por debajo de ese 5% imprescindible para entrar en la Asamblea de Madrid, y así lograba que ni un solo voto de izquierdas acabara en la basura. He soñado que también movilizaba a muchos votantes de izquierdas que querían quedarse en casa.

He tenido un sueño.

He soñado que Ángel Gabilondo había hecho cuentas y había llegado a la conclusión de que el mero trasvase de votos entre los partidos de izquierdas no alcanzaría para formar gobierno. He soñado que había decidido captar votantes de Ciudadanos diciendo que no quería pactar con “este” Pablo Iglesias. He soñado que él sabía que los votos que podría perder por esta estrategia irían a la izquierda, y que los que ganaría vendrían de la derecha, subiendo así el número de votos que sumaría el bloque.

He tenido un sueño.

He soñado que las diferencias eran una estrategia para la galería. He soñado que, por una vez, la izquierda había hecho sus cálculos electorales, y que todo era un plan para estar unida después de las elecciones.

He tenido un sueño. No me despertéis hasta el 5 de mayo.

 

Vídeo