Hitler alcanza el poder “gracias” al Vaticano

Hitler consigue la aprobación de la Ley Habilitante que le confiere plenos poderes gracias al Vaticano, a cambio de la firma de un suculento Concordato.