Tiempo de lectura: 3 minutos

Viñeta Nani – @magolapeluda

Artículo Nani Art. – @magolapeluda

 

¿Estamos más o menos indignados que en otras épocas? Nani nos da su opinión. ¿Cuál es la tuya?

Maruja llega a la carnicería y entabla una larga charla con la dependienta, se queja del clima, de la contaminación, de los sueldos, de Trump, de las injusticias sociales, de su salud, de todo. Debe estar rondando los 65, es una señora como cualquier otra, que está formando un atasco monumental en el supermercado, pero que necesita desahogarse. La mayoría de la gente que espera en la fila asiente con la cabeza, e incluso inician pequeñas nuevas conversaciones en torno a alguno de los temas que Maruja ha propuesto y en los que opinan, pueden profundizar un poco más.

Algunos de los clientes muestran su desespero por lo lento que va el tema de la compra de la carne, la carnicera no solamente le sigue la conversación, además, para de cortar cada vez que quiere agregar o contestar algo al tema. El ritmo se hace eterno, insufrible, los mayores se muestran empáticos pero los más jóvenes que están pendientes de ir a recoger los niños a la guardería o al colegio, están llegando a su límite.

Alguien que se encuentra en el puesto número cinco de la fila dice en voz alta ¿Señora, usted no tiene redes sociales? Algunos ríen, otros  se enfadan y hacen ver la falta de educación y sensibilidad de quien protesta.

Doña Maruja no se corta, sigue con su conversación porque ha llegado a un punto muy importante que no piensa abandonar justamente ahora: La falta de valores y de modales en la sociedad actual. Ahora ya son varios los compradores que discuten sobre el tema y miran de reojo al que preguntó sobre las redes ¿Qué clase de hijos estarán educando si así se comportan los padres? La carnicera ha dejado definitivamente de cortar, ha puesto el cuchillo sobre la tabla y participa activamente en la conversación/regaño.

Finalmente, el indignado padre se marcha no sin antes despotricar en voz alta ¡señores, algunos tenemos una vida y no podemos tirarnos aquí toda la mañana!

Basta con acercarse a una obra en curso para encontrarse con cuatro cinco jubilados, deseosos de  que alguien escuche lo que tienen que acotar sobre cómo está preparado el cemento. Igual que hacemos todos en el trabajo cuando en “petit comité” nos declaramos jueces de la forma de hacer las cosas de los demás.

No, la sociedad no está hipersensible, está igual que siempre; ese padre llegará a su casa y mientras pone las verduras, entrará en una de sus redes sociales a criticar a los mayores que se toman los supermercados como sitios de tertulia, entorpeciendo la ajetreada vida de los estresados nuevos padres, otros padres se sentirán identificados y le darán la razón, algún machista le dirá que eso le pasa por ser amo de casa, que se amarre los pantalones, entonces saldrá una feminista a defenderle y el atareado padre sentirá que ha triunfado porque su publicación tiene ya ocho comentarios.

Usted que entra en las redes indignado, critica, insulta, despotrica, se ríe, trolea y suelta todo lo que lleva dentro, usted es igual a doña Maruja, es más usted es doña Maruja 2.0.

 

Viñeta

- No es que la sociedad está más indignada... Es que ahora nuestras quejas llegan más lejos. (Viñeta Nani)

– No es que la sociedad está más indignada… Es que ahora nuestras quejas llegan más lejos. (Viñeta Nani)