Israel, otra vuelta de tuerca

El primer ministro Netanyahu está acusado de cuatro casos de corrupción, lo que puede hacer que radicalice su actuación contra los palestinos para desviar la atención.