Tiempo de lectura: 4 minutos
NUEVA REFORMA LABORAL. TASA COVID-19 PARA RICOS Y FORTUNAS. (Viñeta de LEx)

NUEVA REFORMA LABORAL. TASA COVID 19 PARA RICOS Y FORTUNAS.

 

Viñeta de Lex – @LLexadas

Artículo de Puño en alto – @puno_en

 

En los genes de la derecha está siempre el poder mandar y, por eso, llevan muy mal lo de no poder ordenar.

Cuando los resultados electorales no benefician a la derecha o pueden poner en cuestión sus privilegios, pretenden deslegitimar al Gobierno, así como, recurrir a toda clase de maniobras con las que erosionar a esos gobiernos.

Hay quien defiende que la fiereza contumaz, en el fondo y las formas, con que la derecha se está empleando contra el gobierno del país responde a que solo ellos se ven legitimados para gobernar y todos los demás son gobiernos ilegítimos hagan lo que hagan, propongan lo que propongan. En los genes de la derecha está siempre el poder mandar y, por eso, llevan muy mal lo de no poder ordenar.

Del mismo modo, hay quien cree que la escalada en la crispación política es debida a que la derecha está compitiendo entre ellas para ver quién es más duro e implacable con este gobierno PSOE-UP. Si para ello tienen que entrar en gruesos descalificativos personales y familiares pues se entra como un elefante en una cacharrería y si tiene que utilizar medios rayando la ilegalidad o manipular con falsedades y bulos, lo hacen sin pestañear porque se sienten legitimados para ello.

Es cierto que la gestión de la pandemia da unos números socialmente inasumibles y económicamente más que preocupantes. La derecha, sin ninguna alternativa, está utilizándolos de manera nauseabunda para agudizar el acoso y derribo al gobierno, lo que demuestra que esa derecha patriotera, fundamentalmente PP y Vox con algunos esporádicos latigazos de Cs, poco les preocupa el drama personal, familiar y sus consecuencias sociales y económicas que hay detrás de esos números, salvo para ser utilizados como arma política arrojadiza con la que atizar al gobierno.

No obstante, hay dos datos que en gran medida han espoleado a la derecha a elevar más, si cabe, la crispación hasta niveles insospechados, aunque han pretendido ocultarlo con su crítica por la gestión de la pandemia. Estos no son otros que el anuncio de la propuesta de Unidas de Podemos de crear un impuesto sanitario a las rentas más altas con el objetivo de paliar en gran medida los efectos de la pandemia y, por otra parte, ver en negro sobre blanco la voluntad del gobierno de derogar la nefasta reforma laboral del PP de 2012.

Basta que se diga que se quiere derogar la reforma laboral para que se desate la madre de todas las tormentas políticas. Digan lo que quieran decir las derechas, pero más que apareciera un acuerdo del gobierno con EHBildu, a quienes llaman herederos de ETA, la realidad es que más les ha debido preocupar (y a la élite empresarial y económica que los ampara) es que se visualice la voluntad del gobierno de acabar con la reforma laboral del PP que tantos pingües beneficios ha dado a esa élite empresarial y tanta calamidad laboral ha ocasionado en la clase trabajadora. De ahí la furibunda reacción de la derecha política y económica y sus voceros en los medios de comunicación contra el gobierno al respecto, pronosticando toda clase de males y malos augurios de llevarse a cabo tal pretensión, aunque la hayan pretendido maquillar con la excusa de la pandemia. El el amago que hicieron los presidentes de CEOE y de la CEPYME de abandonar la Mesa de la Concertación recién constituida va en esa línea.

Por otra parte, la decisión de Unidas Podemos de llevar a la Comisión de la Reconstrucción la propuesta de crear una tasa COVID 19 del 2%, en sustitución del obsoleto e inservible impuesto del patrimonio, para los más ricos y grandes fortunas, con el objeto de conseguir recursos con los que sufragar los gastos, especialmente sanitarios, originados por la enfermedad, así como, luchar contra la desigualdad que supone que el 1% de la población con mayor patrimonio acapare una cuarta parte de la riqueza del país, mientras que el 20% más pobre solo posee el 0,1%. Esto ha soliviantado a esa élite económica privilegiada y a eso responde en gran parte las concentraciones y caceroladas contra el gobierno, curiosamente en los barrios más ricos de la capital, así como, de otras ciudades del país. Hemos podido escuchar a algún que otro economista tertuliano, muy neoliberal y muy probablemente en nómina de los medios de comunicación controlados por esas mismas élites económicas, manifestar que con esa medida apenas se recaudaría más que con el impuesto sobre el patrimonio, además de originar una huida de capitales fuera del país.

Con estos hechos queda patente, una vez más, la hipocresía y el escaso arropo moral y ético de una derecha que por activa y pasiva no acepta los resultados electorales, salvo cuando le beneficia a ella y aquellos para quienes sirven, los que desde bambalinas mueven los hilos para que establezcan políticas afines a sus intereses que en nada coinciden con los intereses de la mayoría social. Y que cuando esos resultados electorales no les benefician o pueden poner en cuestión sus privilegios, pretenden deslegitimar al Gobierno, así como, recurren a toda clase de maniobras con los que erosionar a esos gobiernos. El caso del coronel de la Guardia Civil cesado por el ministro del Interior tras haber dado por bueno y entregado a una jueza un informe con datos falseados y testimonios modificados para relacionar el 8M con la pandemia es una buena muestra de hasta donde son capaces de llegar para conseguir su único objetivo, recuperar cuanto antes el poder, aumentar sus beneficios y privilegios para posteriormente perpetuarse en el mismo.

Tuits de interés

Ver más

boe.es Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral.

Wikipedia Reforma laboral en España en 2012

publico.es La creación de una ‘tasa covid’ a las grandes fortunas, propuesta fiscal clave para superar la crisis 7-05-2020

 

**Sobre derechos de reproducción de las viñetas y el texto del artículo.