La guerra que viví yo 3. Dos años, ocho meses y quince días

Tiempo de lectura: 8 minutos La defensa de Madrid fue posible, hasta que dejó de serlo, por el ardor del pueblo, frente al acoso fascista, con todo su poder militar de legionarios y regulares africanos y armamento alemán e italiano.