Viñeta elkoko — .@Elkokoparrilla

Artículo de Caracola – @carolacaracola5

 

La nueva sentencia de 9 a 15 años acaba con tanto despropósito, nos deja más tranquilas y con la satisfacción solidaria de pensar que la víctima se sentirá aliviada.

Llegó por fin la resolución del recurso al Tribunal Supremo y le llamó a las cosas por su nombre. A lo que siempre fue una violación, el alto tribunal lo califica de violación y, en consecuencia, la condena asciende de 9 a 15 años.

Me gustan las historias que acaban bien. Esta nueva sentencia acaba con tanto despropósito, nos deja a todas más tranquilas y con la satisfacción solidaria de pensar que la víctima se sentirá aliviada. Esta chica ha sufrido demasiadas violaciones, no solo las sucedidas en aquel portal de Pamplona sino también la violación judicial de sus derechos, de su dignidad y de su intimidad. Al menos se sentirá más aliviada y compensada.

Más tranquilas y aliviadas estamos, sí, aunque tampoco eufóricas. Se ha hecho justicia y punto. A nadie se le ha regalado nada. Además, las mujeres de este país sabemos que “un grano no hace granero” y hay muchos casos, muchas manadas y muchas luchas por ganar y por pelear, que la calle tendrá que seguir siendo lugar de lucha y de expresión.

Y más ahora que con la entrada de la ultraderecha en las instituciones de todos los niveles, tenemos representantes políticos que con indisimulado descaro exhiben en sus declaraciones su ideología machista e misógina, lo que viene a dar alas a la población más retrógrada en materia de igualdad.

El magistrado Ricardo González

Por otra parte, desde que salió la sentencia del Supremo no dejo de pensar en Ricardo González, el magistrado de Pamplona cuya mirada sucia solo le dejaba ver “jolgorio y regocijo” en los vídeos de la violación de los Sanfermines. No vio ni dolor ni asco en la víctima, solo excitación sexual en la escena. Hace falta tener la mirada muy sucia, la mente muy pervertida y ninguna empatía. No me parece un error menor, al contrario, me parece muy preocupante. Mucho más cuando este hombre ya es responsable de otras sentencias polémicas en casos similares.

En 2015 absolvió a un padre acusado de violencia sexual sobre su hija para el que la acusación pedía 7 años de condena. Justificó su sentencia absolutoria en que la niña “no mostró signo alguno de encontrarse o sentirse incómoda, intranquila, inquieta o perturbada”. En 2017 revocó la prisión provisional, dictada por otro juzgado, de un hombre acusado de violar a una niña de 13 años y resolvió ponerlo en libertad provisional.

¿Este hombre seguirá “impartiendo justicia”? ¿Nadie va a cuestionarse la idoneidad de su trabajo? Mientras Ricardo González siga siendo magistrado de la Audiencia Provincial de Navarra las mujeres de su jurisdicción están doblemente en peligro. En peligro y además indefensas. Y esto es un asunto muy serio que alguien debería revisar.

La reforma del Código penal

Desde que la sentencia de la Manada creó tanta polémica y popularizó el conocimiento de los delitos sexuales tipificados en el Código penal ─el abuso sexual y la agresión sexual─, las mujeres supimos que solo habría agresión sexual, es decir violación, si el tribunal tenía constancia de nuestra resistencia, en caso contrario, se nos daba por consentidoras y la violación quedaría reducida a un abuso sexual.

En consecuencia, en caso de que una mujer caiga desmayada o inconsciente, ya sea por burundanga o no, nunca será víctima de una violación porque no se hallará en situación de mostrar una enérgica defensa. He leído titulares terribles de niñas tan pequeñas, tan inocentes que no serían ni consciente de lo que les estaban haciendo y como no se resistieron, su violador pasó a ser un abusador sexual porque no quedó probada la resistencia de la víctima. Terrible. Estoy hablando de este país y del año 2017.

Afortunadamente, la reforma de la ley está en marcha. Se recuperará el término “violación” y desaparecerá el de “abuso sexual”, por lo que se tipificarán la agresión y la violación, y parece ser que ya no nos exigirán ser heroínas ante nuestros agresores. Ya no harán falta los imprescindibles “no” verbalizado y la resistencia probada.

Ya está tardando en llegar esa necesaria reforma en la que nuestras masivas movilizaciones en la calle tras la primera sentencia de la manada habrán servido de presión al legislativo. El día que entre en vigor serán otro motivo de satisfacción, será otra batalla ganada pero las mujeres de este país seguiremos sin tener motivos para la euforia.

Ver más

Diario16: El reincidente negacionismo de la violencia machista del juez que vio “jolgorio” en el caso de La Manada 21-06-2019

ElMundo.es: Veinte ‘manadas’ investigadas en los últimos 12 meses 06-01-2019

RTVE.es: La reforma del Código Penal cambiará las multas por penas de cárcel en las agresiones sexuales  23-01-2019

ABC.es: Un juez no aprecia violencia en el abuso sexual a una niña de 5 años «porque no opuso resistencia» 25-09-2017

 

Artículos relacionados en La Política

Condena a “La Manada” por abuso sexual, no violación, a 9 años de cárcel. Múltiples ciudades se suman a las manifestaciones en contra de la condena

La indignación social tras la sentencia de La Manada obliga al Gobierno a valorar la necesidad de reformar el Código Penal

Una manada de jueces

Exceso de testosterona en el órgano superior colegiado de asesoramiento al Ministro de Justicia: La Comisión General de Codificación

Un 8M para no olvidar

Tuits y posts