- Señor presidente... Es una nota de Díaz Ayuso, dice que no podrá participar en la videoconferencia, porque su perro se ha comido la intervención que había preparado. (Viñeta de Pat)

– Señor presidente… Es una nota de Díaz Ayuso, dice que no podrá participar en la videoconferencia, porque su perro se ha comido la intervención que había preparado. (Viñeta de Pat)

 

Viñeta de Pat – @loscalvitos

Artículo Pat Art. – @loscalvitos

 

¿Cuánto se pagará en las inmorales casas de apuestas el acierto de la excusa de Ayuso para escaquearse el próximo domingo de la reunión de presidentes?

El domingo pasado, antes de la videoconferencia de Pedro Sánchez con los presidentes autonómicos, publiqué un tuit en el que ponía “¿Ya hay excusa oficial de Ayuso para llegar tarde o para irse pronto?” Más allá de la evidente nula predisposición de la presidenta de la Comunidad de Madrid para participar en estas reuniones, confieso que no la creía capaz de hacerlo de nuevo.

Dos semanas antes, había llegado tarde para hacerse la foto con uno de los dos aviones llegados desde China, un millón de días después del anuncio a bombo y platillo de su arribo. Por cierto, nunca sabremos si llegaron con retraso o si se trataba de otras aeronaves. Nunca sabremos el destino de aquellos 23 millones de euros por los dos aviones que llegarían en las “próximas 48 horas”. En ese mismo período en el que en Madrid aterrizaron esos únicos dos aviones, a la Comunidad Valenciana, gobernada por PSOE, Unidas Podemos y Compromís, llegaron nada menos que catorce. Y, hasta donde se sabe, Ximo Puig no se ausentó ni un minuto de las videoconferencias para hacerse una foto.

La semana pasada, la excusa fue una misa en la Almudena, regada con rímel de ese que se corre con las lágrimas, porque se necesitan fotos impactantes. Luto, mucho luto, y fotos, muchas fotos.

Lo cierto es que Ayuso lo volvió a hacer. Esta vez, para acudir a la Puerta del Sol. Sí, una foto más. La del minuto de silencio, que por alguna razón tenía que hacerse a la misma hora de la reunión de presidentes. Luto, mucho luto, y fotos, muchas fotos.

Pablo Casado se queja, día sí y día también, de enterarse por la prensa de las decisiones del Gobierno. Es lo que tiene saltarse las reuniones en las que los presidentes autonómicos se informan, discuten, y pueden plantear sus necesidades. Lo importante para Casado son las banderas a media asta y las corbatas negras. También las fotos artísticas en el baño. Luto, mucho luto, y fotos, muchas fotos.

¿Cuánto se pagará en las inmorales casas de apuestas el acierto de la excusa de Ayuso para escaquearse el próximo domingo? Se cae por su propio peso que lo que ocurre es que la presidenta de la Comunidad de Madrid es una analfabeta política. Y digo solo política, por ser suave. Cuando se desvía un milímetro de lo que le han escrito, no tiene ni idea de lo que tiene que decir y, por ende, cuanto más tiempo se exponga, más probabilidades hay de que meta la pata gravemente. El tiempo máximo que le ha dado su equipo para las videoconferencias es de unas dos horas, cuando las mismas tienen una media de duración de cuatro. Por eso es que también rehuye a las ruedas de prensa -¿cuánto hace que no se somete a una?- y solo acepta entrevistas masaje, de esas que le hace Ana Rosa Quintana.

Así y todo, no se puede tapar el sol con un dedo, y entonces nos regala momentos que, si la situación no fuera dramática, serían para partirse de risa, como la increíble intervención en la Asamblea de Madrid, a cuenta de los vergonzosos menús escolares. O su explicación de por qué en el sarao de IFEMA no se pueden haber producido contagios. Para rematar, ha explicado sus razones para la oposición a la prórroga del estado de alarma: “Todos los días hay atropellos y no por eso prohíbes los coches”.

Pablo Casado, el presunto abogado con presunto máster, no se muestra muy hábil, pese a su envidiable formación, a la hora de armar su equipo. Como cualquier hijo de vecino, es fiel a los leales, pero se le olvida que hay muchas posiciones posibles dentro de los partidos, como para poner a dedo a cualquiera en cualquier puesto, sin tener en cuenta si está mínimamente capacitado para el mismo.

Así es que su primera portavoz fue Dolors Montserrat, una persona que no sabe hablar en público; su actual portavoz es Cayetana Álvarez de Toledo y Peralta Ramos, una persona que no sabe hablar si no es desde el púlpito; y su número uno en Madrid es Díaz Ayuso, una persona que no sabe… una persona que no sabe, y punto. Pero que nunca falten luto, mucho luto, y fotos, muchas fotos.

 

Tuits de interés

 

Ver más

lasexta.com De marcharse de una reunión de presidentes para ir a misa a dar pizza a los niños: las hazañas de Ayuso para combatir el coronavirus 4-05-2020

publico.es Los 100.000 test comprados por la Comunidad de Madrid hace un mes no son fiables 6-05-2020

 

**Sobre derechos de reproducción de las viñetas y el texto del artículo.