Tiempo de lectura: 4 minutos

Viñeta de JamónYQueso (Ramón Nzé Esono)

 

Viñeta de  JamónyQueso – @RamonNse

Artículo Ramón Nzé Esono – @RamonNse

 

La realidad brilla suficiente como para que en la ONCE sean capaces de “sentir” que caricaturistas africanos brillan por su “ausencia” en la “a veces oscura España”.

La última vez aquí hice una pregunta que llevo haciendo “a medio broma” en mis redes sociales.

Supongo que muchos y muchas, sobre todo africanos en Europa, curados en luchas activistas contra el racismo y demás “enfermedades mentales humanas no declaradas oficialmente”, pensarían que era una broma. Algo de mis locuras. Pero no.

La realidad brilla suficiente como para que en la ONCE sean capaces de “sentir” que caricaturistas africanos brillan por su “ausencia” en la “a veces oscura España”.

Adelanto que la siguiente locura, aquí, se la dedicaremos a la INVIOLABILIDAD del Ex.

Hoy busco otro asunto con el tema “anterior” de las caricaturas esas que “no veo” en el Reino.

Veamos…

Me gusta dibujar. Así que me dicen que soy dibujante desde que tengo capacidad de entender por qué me lo dicen. Dado que para mí lo primero es vital: me gusta dibujar. Luego está lo más a eso: me gusta ver dibujar. Ya ni digo, ver un dibujo.

Así pues, me gusta dibujar. Y mucho.

Me estoy haciendo mayor dibujando. Todavía creo que puedo sorprender “haciendo otra cosa que no sea dibujar”. Pero las cosas están como están con la gente “sin formación” como yo. Así que, aprovecho para seguir dibujando. Gracias a la Diosa.

En mis principios, alguna gente, sobre todo en lugares públicos, prensa, o libro, aparecían y me daban ejemplos de dibujos y dibujantes. Muy pocos son los que prestaron atención a mi intención de dibujar y nada más. Así que me traían lo que podían con dibujos. Hasta los pesados periódicos con rostros de “grandes personalidades de todas las capas sociales”, traía dibujos.

Pero ocurría una cosa curiosa.

Todos esos dibujos estaban hechos por gente externa a mi mundo. En mi mundo, una islita africana del Golfo, no habían, o yo no tenía edad de encontrar, Maestros y Maestras del dibujo. Así que como el resto de chavales conmigo, NUESTROS REFERENTES eran los Maestros de otros lugares. Así era como por ejemplo Picasso se volvió “el grado que debe tener un Niño fang, o Bubi, o Ndowe, o annobones, de referencia, si quiere SER RESPETADO COMO DIBUJANTE”. Os parecerá poco. Pero no.

No lo es. Si ya de por sí tus propios dibujos ya merecen el esfuerzo mental de crearlos, imagínate que tu comunidad, pese a tus esfuerzos, solo VENDE el nivel de Picasso, para que te respete.

Parece una broma. Pero no. Toman de referencia a Picasso porque el hombre sale en la tele, en la prensa, vive en París, se codea de adinerados, reyes, reinas, modistos, es hombre, es europeo…

De su arte, nadie, absolutamente nadie que te “quiere a su nivel” te hablará.

Tus dibujos, ante esa exigencia, pasan al grado de “garabatos”. Cosas “de niños”. Ya puedes evolucionar el trazo en 35 años. Ya puedes haberte documentado para saber qué quieres hacer… la realidad sigue siendo la misma en Guinea Ecuatorial:

O eres Picasso. O no sirves para ningún tipo de desarrollo para tu comunidad.

De allí al: ME VOY A DONDE ME VALOREN MI PASIÓN.

He aquí que comienza el otro calvario “negro dibujante”.

Como el africano no es “famoso por dibujar”, ni en Europa, y por ende no puede ser referencia para millones de niños y niñas africanos, entonces algo se pierde dentro del “valor añadido de cada ser humano africano”.

En Europa he visto algo que no me quita nadie en la cabeza. Y es que cada vez que voy siento que entro en una “competición al nivel deseado de todo dibujante amateur”. Siento que aunque no exponga en Madrid, hay pequeños pueblos en donde si me esfuerzo, puedo destacar como dibujante. Es decir, si he de vivir en Europa, que sea como dibujante. Pues si he de dejar de dibujar para “dedicarme a otra cosa que lleve pan a casa”, entonces prefiero regresar a mi isla, junto a mis hermanas, y seguir pintando de colores los lugares que me dejen. Pues yo ante todo quiero Dibujar. No desvivirme por sobrevivir. Que también se puede. Pero sin dejar de dibujar por “obligación”.

Hablo en mi caso. Soy dibujante. No ingeniero agrónomo, o técnico administrativo. O futbolista. O médico.

Es un trauma para muchos dibujantes africanos vivir VIENDO como hasta los propios africanos prefieren los “estándares” marcados por la “educación colonial”. Desde los angelitos en las biblias hasta Disney. A la primera que le digo a mis brothers and sisters en Yúrop que si les parece bien que podamos hablar de ciertos asuntos que deben hacerse en casa… la respuesta suele ser el silencio.

¿Por qué silencio?

Pues por la misma razón por la que los africanos en España, por ejemplo, no caricaturizan ni al Emérito en horas bajas.

… lo dicho, es la siguiente locura.

Sobre la situación de Guinea Ecuatorial

***Verás este texto en todos los artículos de Ramón Nzé Esono, con el objeto de que se conozca la situación por la que pasa la población de su país Guinea Ecuatorial”

Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia respecto a España el 12 de octubre de 1968 y es para muchos de nosotr@s una gran desconocida que iremos descubriendo con el dibujante ecuatoguineano de Mikomeseng, Ramón Nzé Esono, que a pesar de haber estado preso en su país, Guinea Ecuatorial, por sus ideas, lo sigue amando profundamente. 

Según Human Rights: Desde 1968, el año en que Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia del gobierno colonial español, el país ha sido dirigido por una sucesión de dictaduras represivas. Hasta mediados de la década de 1990, fue uno de los países más cerrados del mundo; en general, el pequeño comentario internacional que atrajo fue su lamentable historial de infración contra los derechos humanos.

Todo cambió cuando se descubrieron importantes reservas de petróleo frente a las costas del país en 1995. Como uno de los puntos críticos de petróleo más nuevos del mundo, Guinea Ecuatorial atrae la atención mundial como una valiosa fuente de recursos naturales. Después de un sangriento golpe de estado el 3 de agosto de 1979, Guinea Ecuatorial ha estado bajo el control del presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo durante unos 30 años, quien, junto con su familia y asociados cercanos, mantiene un control casi absoluto sobre la vida económica y política del país.

Conoceremos lo que sucede en Guinea Ecuatorial y su visión de lo que acontece también en España a través de los dibujos de JamónyQueso (Ramón Nzé Esono) y sus #CartasLocasEsono.

 

**Sobre derechos de reproducción de las viñetas y el texto del artículo.